icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Uva de mesa

10 de diciembre de 2021
Sistema de conducción Open Gable

Ventajas y retos en el manejo de la uva de mesa

Ventajas y retos en el manejo de la uva de mesa

Una agricultura moderna exige manejos y estrategias modernas de producción. Por ello, es que se ha propiciado un recambio varietal en uva de mesa y además se han ido ajustando y reemplazando los sistemas de conducción. Uno de los que ha tenido mayor penetración en el último tiempo es el Open Gable, que permite una serie de ventajas a los productores, sin importar la zona de producción donde esté ubicado el huerto.

En tiempos actuales, ahorrar en costos de producción es clave en cualquier proyecto de uva de mesa, sin importar la zona de producción donde esté ubicado. Por ello es que desde hace poco más de una década en California se inició un recambio varietal, que otros países han continuado, con un mayor o menor porcentaje de penetración, pero del cual no hay vuelta atrás, donde muchas de estas nuevas variedades requieren de menos labores. Casi al mismo tiempo aparecieron nuevos sistemas de conducción, como una alternativa al tradicional parrón español y parrón sudafricano, donde el trabajo manual es menos duro y complicado.

Usado con fuerza en Califfornia, México y con una penetración cada día mayor en Sudáfrica, Chile y Chile, el sistema de conducción Open Gable se ha transformado en una real alternativa para los productores de uva de mesa, no solo en los países antes mencionados, sino también en Brasil y Egipto, donde le han hecho ciertas adaptaciones en algunos huertos. Open Gable, es un sistema que consiste en un diseño independiente de hileras de plantación, donde en las que se disponen crucetas, que son unas estructuras de madera o de metal, que poseen diferentes ángulos de apertura, que es lo que diferenciará el sistema entre un ‘Open Gable Tradicional’ y un ‘Open Gable Flat’ o plano.

Prodac, pioneros en la  introducción de Open Gable

En el 2011, Prodac presentó en Perú el sistema de conducción Open Gable bajo el nombre de Sistema Tipo Y, luego de un arduo trabajo de desarrollo y estudios técnicos para adaptarlo a las condiciones de nuestro país.

Como en todo sistema, es importante cada componente para un buen funcionamiento en conjunto. Los brazos y crucetas metálicas deben ser de la resistencia adecuada para soportar la carga viva perenne de las parras y la carga de los frutos.

Es muy importante considerar que el sistema Open Gable está diseñado para que el follaje, los cordones y frutos mantengan una determinada distribución sobre los brazos.  El no realizar una correcta formación inicial de la planta y una poda adecuada afecta directamente la distribución de cargas sobre la estructura metálica.

Además, los alambres también son importantes. Deben tener la resistencia adecuada y con un recubrimiento (galvanizado) que soporte todos los factores externos a los que estará expuesto. Desde Prodac recomienda que todos los alambres sean de alto contenido de carbono (ACC) en 3 diámetros diferentes según la posición en la que se ubicarán a lo largo de los brazos.

Además, la empresa acompaña en todo momento a sus clientes, realizando días de campo durante las épocas más críticas como la poda de formación.  De igual manera, la correcta instalación de las estructuras es de gran importancia.

Desde Prodac se sienten orgullosos de haber sido los pioneros y haber podido ofrecer una solución que generó un cambio en el manejo del cultivo de la uva de mesa en nuestro país.

Si bien en un comienzo esta estructura (el eje central y los dos brazos) eran de madera, a medida que fue evolucionando este sistema de conducción, fueron siendo reemplazadas por estructuras metálicas, últimamente de hierro galvanizado. Tradicionalmente, el ángulo que forman los brazos  ser suele entre 125° y 135°, sin embargo, algunos productores para bajar el vigor de ciertas variedades decidieron probar y trabajar con ángulos más extendidos, como trabajan en México o California.

Una de las principales ventajas de este sistema de conducción es que permite un ahorro de mano de obra, porque los racimos están al alcance las manos de los trabajadores, sin la necesidad de usar pequeñas escaleras o caballetes lo que, al mismo, tiempo, genera una menor incidencia de accidentes. Por lo mismo, las prácticas culturales bajo este sistema son de menor dificultad. “Está demostrado en un parrón conducido con Open Gable se consiguen ahorros de un 20%#, afirmaba hace un tiempo en una entrevista publicada en Redagrícola el asesor, especialista en uva de mesa, Fabrizzio Vercellino. “La clave está en cómo se haga el ángulo, en cómo se forme la planta, de que se plante a tiempo, de tener un buen sistema radicular y de tener una buena formación. Hay campos donde a los catorce meses les hemos sacado 3,600 cajas /ha, sin que la planta se resienta”, añadía.

Otro tema que es importante para los productores es el área foliar que, en este caso, es superior a aquella que se pueda encontrar en el parrón español que, si es controlado, permite una mayor producción de fruta, aunque eso es algo que se debe cuidar de acuerdo a la variedad que se esté produciendo.   No son las únicas dos, ya que el sistema permite que la fruta también esté mejor expuesta al momento de realizar aplicaciones. Asimismo, un fácil manejo de la luz y ventilación permite que la fertilidad sea más prometedora en ciertas variedades, por ejemplo, en Thompson Seedless. Otro punto a favor es que, ante una eventualidad climática, como, por ejemplo, las lluvias que afectaron a inicios de año en la zona central de Chile, esta es una estructura que, de caerse, lo hace por hileras y no toda la estructura por completo.

Al momento de elegir o diseñar un huerto con un determinado sistema de conducción, se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Se debe maximizar la cantidad de área foliar expuesta a la luz.
  • Se debe separar la fruta del follaje y los alambres.
  • Se debe maximizar el retorno sobre la inversión, sobre todo cuando el objetivo central pasa por una mejora de la producción y la rentabilidad.
  • Se debe aumentar la productividad de cada uno de los trabajadores en el huerto.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés