icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Junio 2021 | Frutales

Las opciones del banano orgánico

Un crecimiento más bien controlado

El consumo de banano orgánico crece en EE UU y la UE, sin embargo, es un mercado que aún está en desarrollo y que podría seguir expandiéndose, aunque hay ciertas tendencias que indican su crecimiento no será tan explosivo.

Renato Manrique

Es la fruta más consumida en los principales mercados, posición que ha mantenido en los últimos años. Y es que cada año se comercializan en torno a 20 millones de toneladas banana en todo el planeta, según datos del Cirad (Centro Internacional de Investigación Agronómica para el Desarrollo). Concretamente en 2019, la cifra fue de récord: 21 millones de toneladas de una fruta donde el banano orgánico sigue escalando posiciones. Si bien representa un 6% del total (1.2 millones de toneladas), tiene una creciente demanda en la Unión Europea y EEUU, mercados donde aumentó el consumo en plena crisis del Covid-19, aunque para los expertos el gran desafío será ver la sostenibilidad económica del producto.

Actualmente, y si bien es difícil precisarlo ya que no hay cifras actualizadas, hay unas 50,000 hectáreas de banano orgánico versus las 500,000 hectáreas que hay de banano convencional. “Se puede decir que estamos frente a un nicho de mercado”, afirma Carolina Dawson, analista de investigación senior y especialista en cadenas de valor tropicales en el Cirad, sobre una fruta cuyo consumo está concentrado en la Unión Europea y EE UU. “Eso es una gran diferencia frente al banano convencional, que se come prácticamente en todo el planeta”, añade.

UNIÓN EUROPEA, MERCADO EN CRECIMIENTO

Sin embargo, para entender el desarrollo del banano orgánico en la UE hay que entender antes la evolución del sector orgánico en ese bloque económico. Se trata de un rubro que vienen creciendo de manera ininterrumpida desde hace 20 años, tanto de productos alimenticios como de aquellos que no lo son. Entre los productos alimenticios destacan el café, frutas, hortalizas y lácteos, entre otros. Asimismo, la industria de lo orgánico se ha venido desarrollando y ha tocado a todos los canales de distribución, “creciendo en supermercados y en la distribución especializada”, apunta y precisa que el banano orgánico se integra dentro de un movimiento de crecimiento global del consumo de estos productos, “no es simplemente que el banano orgánico esté aislado y sea un producto que haya tenido mucho éxito. Estamos hablando de todo un sector que ha progresado de manera muy importante”.

Sin embargo, el consumo orgánico está muy polarizado dentro de Europa. Es decir, todos los países tienen un desempeño similar, aunque hay cinco países que llevan la delantera: Alemania, Francia, Italia, Suiza y el Reino Unido. “El consumo se concentra en zonas del oeste de la UE, mientras que los países del este tienen un consumo que se mantiene muy al margen”, remarca y añade que los ‘retailers’ generalistas en los supermercados estándares son el canal de predilección para la venta de productos orgánicos, “están con ventas de más del 60%”. (ver gráfico 1).

La especialista del Cirad explica que es difícil hoy en día conocer las cantidades exactas de banano orgánico que entra a la UE porque en las aduanas de este bloque comercial no hay un código especifico que distinga al banano convencional del orgánico. Pero resalta que están frente a un mercado en crecimiento. “Estimamos que las ventas de banano orgánico dentro de la UE alcanzan el 12% del mercado, es decir, unas 750,000 toneladas que se comercializarían dentro de la UE, sobre un total de 6.5 millones de toneladas anuales”. (ver gráfico 2).

En tanto, el consumo del banano orgánico al igual que los productos orgánicos en general se concentra en los países del oeste del continente: Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Suiza; donde en alguno de ellos incluso alcanza una cuota de hasta un 20%. “Estos países son los motores del consumo de banano orgánico”, subraya Dawson. Asimismo, enfatiza que dentro de la UE hay un crecimiento que se ha acelerado en los últimos años y actualmente sobrepasa a EE UU.

República Dominicana es el principal proveedor de la UE, siendo el pionero en la producción y exportación de este cultivo. Le sigue Ecuador, que sigue teniendo un crecimiento muy importante. “Ecuador, en el último tiempo, ha apostado mucho por el cultivo orgánico”, sostiene la experta. Tras Ecuador siguen Perú, Colombia y, en menor medida, algunos países africanos que han comenzado a producir orgánicos de manera más reciente.

Revisa la infografía aquí

UN SOBREPRECIO ATRACTIVO, PERO QUE SE HA IDO ESTRECHANDO

Otro aspecto relevante es que el banano orgánico es un producto que se vende con precios por encima del convencional (ver gráfico 3). Sin embargo, Dawson añade que si bien hay un diferencial de precio, se observa en una serie larga que “este diferencial de precio se reduce cada vez más”. Y subraya que el banano orgánico al estar democratizándose y volverse más popular está haciendo que haya cada vez más competencia”. Así, entonces, el banano orgánico es un producto que se empieza a ver con mayor frecuencia en los mercados. “Eso podría ser hasta peligroso porque es un producto con costos de producción más elevados”, advierte.

EEUU, UN MERCADO MADURO PARA EL BANANO ORGÁNICO

Actualmente EE UU es el segundo mercado mundial para banano orgánico después de Europa, donde representa un 10% sobre el total de banano importado. Allí los volúmenes se han duplicado desde 2014, con 460,000 toneladas importadas en el año 2019. Sin embargo, la tasa de crecimiento ha bajado, pues entre los años 2017-2018 el crecimiento fue de un 7%, pero ya entre los años 2018-2019 el crecimiento ha sido solo de 1%. “Entonces ver una tasa que baja de esa manera hace que nos preguntemos si talvez estamos alcanzando ya una cierta madurez en ese mercado” (ver gráfico 4).

En cuanto a los mayores abastecedores de banano orgánico al mercado de EE UU, Ecuador es el principal origen, que en el 2019 tuvo una cuota del mercado de 44%, seguido de México. “Es muy interesante ver la evolución que ha seguido México porque hace algunos años el sector orgánico no estaba muy presente en este país y ahora vemos que ya es el segundo abastecedor a este mercado”. El banano mexicano ocupa una cuota de mercado de un 20%, seguido de Colombia y Perú, con un 18 y 17%, respectivamente. De esta forma -indica- México hoy en día ocupa un 20% del volumen de banano orgánico enviado a EEUU, le siguen Colombia con 18% y Perú con 17%. (ver gráfico 5).

Si bien hay un crecimiento del banano orgánico en EE UU y UE, hay países de este bloque económico que no están dispuestos a pagar más caro por un producto orgánico vs. uno convencional. A su vez, si bien en EE UU el crecimiento es continuo, la tasa de crecimiento ha experimentado una baja. “Nos alerta un poco sobre un cambio en la tendencia”, advierte y añade que como en todo producto cuya oferta se diversifica y cuyo consuma se democratiza, comienza a haber mayor competencia y también estrategias de precios más bajos, que a larga pueden representar un problema de sostenibilidad económica sobre todo para un producto cuya producción contempla mayores costos.

CONSUMO DEL BANANO DURANTE LA CRISIS DEL COVID-19

Dawson comenta que en la UE se produjo una explosión del consumo de banano durante el periodo del primer confinamiento (marzo y abril de 2020). Asimismo, entre los meses de enero y agosto del 2020 hubo un crecimiento de un 3% del abastecimiento. “Si lo miramos de manera mensual, sobre todo el crecimiento más fuerte se dio el mes de marzo en que tuvimos +12% comparado al año pasado y en el mes de abril hubo un crecimiento de +3% con respecto al año pasado”, precisa y puntualiza que en algunos países como Francia el impacto ha sido aún más fuerte porque en marzo y abril se han alcanzado tasas de crecimiento cercanas a 10%.

En EEUU también se vio el mismo fenómeno, es decir, una explosión del consumo durante la primavera del hemisferio norte en 2020. En concreto, entre los meses de marzo y junio del 2020 el abastecimiento neto del mercado progresó casi un 8% con respecto al año 2019. “El mes de marzo hubo un golpe de consumo muy importante”.

Para tener en cuenta

El banano orgánico es un sector en pleno desarrollo.

Entre las principales consideraciones respecto al banano orgánico.

Principales mercados: EE UU y UE (sobre todo en países del oeste).

Mayor oferta debido al sobreprecio sobre el convencional.

Ventas a largo plazo que permiten evitar la fluctuación de precios durante el año.

Comienza haber precios más bajos.

Ha habido polémicas de fraudes y equivalencia de certificaciones.

El efecto del Covid-19 se ha notado en que ha contribuido a dinamizar aún más las ventas en la UE y en EEUU, pero al parecer podría ser únicamente un efecto pasajero. Como pregunta final plantea: ¿cómo reaccionará la demanda ahora que la crisis sanitaria le cede el paso a la crisis económica en sus dos principales mercados? “Esto es algo que vamos a tener que observar de manera detallada y estar alertas también para ver si hay algún tipo de cambio en las tendencias”, sostiene Carolina Dawson.

¿Cómo se puede explicar este fenómeno? La analista considera que hay dos razones que explican este ‘punch’ súbito en el consumo de banano:

Imagen del producto: ha habido una elección voluntaria de consumidor. “Es decir, frente a una pandemia y frente a una situación sanitara de este tipo el consumidor que teme por su salud se ha volcado hacia productos con vitaminas, que vienen a ser las frutas”. Además, al ser una fruta que está protegida por una cáscara tiene una imagen de ser más higiénico que otras. “Eso ha jugado en favor de la elección del consumidor”, subraya. Asimismo, los consumidores redujeron la frecuencia a la que hacían sus compras. “En lugar de ir una o dos veces por semana al supermercado fueron únicamente cada 10 o 15 días, pues optaron por productos de conservación más larga y el banano entra en ese listado”, sostiene.

Reorganización cultural de los circuitos de distribución: Se concentraron las ventas en los supermercados lo que beneficia a productos que ya están muy presentes en ese sector. “Es el caso del banano, donde la mayoría de las ventas se realiza en supermercados”. Así también, los mismos supermercados, por preocupaciones de abastecimiento y mantener una cadena de suministro en un período crítico optaron por disminuir la gama de productos que vendían y concentrarse en los productos que consideraban básicos, como el banano. Dawson comenta que se ha visto un desarrollo muy importante en las ventas ‘on line’. Y un factor no menos importante es que el banano fue menos impactado que otros productos por el cierre de restaurantes.

La especialista manifiesta que a pesar de las múltiples dificultades que representó el Covid-19 durante este periodo la oferta mundial ha seguido creciendo en casi todas las regiones del mundo alcanzando niveles récords históricos. “Las cantidades que entraron a la UE, hasta agosto del 2020, fueron superiores a las de años anteriores”. Y, por otra parte, también ha tenido un impacto positivo en el consumo del producto y sobre todo en los productos orgánicos.

“Pero ojo, es importante no subestimar la importancia del impacto estructural, o sea, del cierre de restaurantes y de la concentración de las ventas en los supermercados, ya que puede ser un impacto mayor que el de la imagen que vincula al producto”, advierte y subraya que tras el segundo periodo de confinamiento en Europa (verano y otoño 2020), que no fue tan severo como el primero, “se observó menos el efecto estructural. Esa reorganización de los circuitos de distribución y, por ende, no vimos un ‘boom’ en el consumo como sí lo vimos durante el primer evento”, finaliza.