icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Agtech

29 de octubre de 2021

Tecnología y automatización impulsan la agroexportación

Tecnología y automatización impulsan la agroexportación

Para aminorar costos y mejorar los procesos productivos existe una serie de tareas que viene desarrollado el sector de la agroexportación relacionados a invertir en la automatización de los procesos y en la tecnología.

Manuel López Ortiz, director de la maestría de Dirección de Agronegocios del PAD de la Universidad de Piura.

Las compañías han estado trabajando en automatizar sus procesos mediante la mecanización de algunas etapas de la producción, especialmente, en las que demandan una mayor cantidad de mano de obra, entre ellas la cosecha y empaque, destaca Manuel López Ortiz, director de la maestría de Dirección de Agronegocios del PAD de la Universidad de Piura.

“En el tema del empaque es donde más mecanización se ha venido dando. Por ahí van algunos esfuerzos importantes de reducir los costos”, dice. Cita como ejemplo el caso de los arándanos, que necesitan de menor manipulación debido a lo delicado que es el cultivo. En esa línea, sugiere la implementación de sistemas de calibración en packing. “Eso podría reducir el maltrato del fruto en el proceso de empaque”, afirma.

En el caso del mango, comenta que se ha mejorado los procesos de calibrado y algunas empacadoras están estudiando prototipos para usar algunas cámaras hiperespectrales para calibrado.

De la misma forma, las compañías están enfocadas en mejorar su estimación de rendimientos, productividad y manejo de nuevas variedades a través del uso de la tecnología. “Sigue habiendo una necesidad de mejorar en las predicciones de cosecha, para poder tener programas de producción más precisos. Cuando hablamos de modelos de predicción, en algunos casos debemos partir de métodos estadísticos, que se suman con la tecnología de imágenes de drones, satélites o muestreos con lentes ópticos, los mismos que puedan identificar todos los momentos fenológicos de la planta. Las empresas están abiertas a buscar esas soluciones”, subraya. En el caso de cultivos como la uva de mesa, el principal reto es seguir afinando el manejo de nuevas variedades. A la par, se viene mejorando algunos procesos como el riego y el pre frío para darle mayor vida útil a la fruta.

El experto considera que una herramienta que podría solucionar muchos de los problemas actuales es la biotecnología. La biotecnología agrícola moderna comprende una variedad de instrumentos que emplean los científicos para comprender y manipular la estructura genética de organismos que han de ser utilizados en la producción o elaboración de productos agrícolas. “A través del uso de microorganismos nativos benéficos se podría controlar plagas y mejorar las condiciones de nutrición de la planta”, manifiesta.

TRANSFERENCIA DE TECNOLOGÍA A PEQUEÑA ESCALA

Manuel López Ortiz considera que la asociatividad de pequeños productores, a través de cooperativas, permitiría lograr una mayor oferta exportable y acceso a la tecnología. “Probablemente algunas asociaciones han tomado de 8 a 10 años para consolidarse acá en el valle de Chira. Es un proceso que toma tiempo, por lo que se necesita acompañamiento”, dice.  Recuerda que actualmente hay cooperativas que ya han logrado exportar directamente, sin la ayuda de un intermediario.  “Para eso ha habido mucha capacitación, asistencia técnica. En banano orgánico se demuestra que el pequeño agricultor puede vincularse al negocio agroexportador”, indica López.

Al respecto, refiere que uno de los principales desafíos que enfrenta el sector es la transferencia de la tecnología a pequeña escala. Pone como ejemplo el caso de productores de uva de mesa, quienes han optado por instalar cable vía. “Un productor que instala cable vía en 5 ha puede ser más eficiente en la cosecha. Ahorrar entre US$0.25 y US$0.35 por caja. Ese es un monto importante”, sostiene el experto. Esto sería una muestra de que la tecnología también puede adaptarse en campos de menor superficie.

PENDIENTES LOS PROTOCOLOS SANITARIOS

En la línea de las tareas pendientes en el sector, el especialista destaca que la agroexportación peruana aún tiene margen para continuar consolidándose en el mercado internacional, a través de cultivos con alto potencial como la palta Hass. Para el experto es necesario trabajar en algunos ejes claves: como reforzar los tratados de libre comercio (TLC), ser más eficientes, lograr precios competitivos y fortalecer las asociaciones y cooperativas.

Aunque los TLC han permitido que los productos ingresen a los mercados de forma más competitiva, indica que aún no se han desarrollado suficientes protocolos para el ingreso de determinados cultivos en mercados de América Latina. “En Argentina hay mucho por desarrollar, lo mismo con Brasil. Colombia también tiene una población importante. Nos hemos orientado bastante a Europa y EE. UU.”, sostiene. A la fecha, el país ha suscrito 18 acuerdos comerciales y hay dos que están por entrar en vigencia (Brasil y Guatemala). Asimismo, hay cuatro acuerdos que están en negociación: India, Turquía, El Salvador y Nicaragua.

López refiere que una de las ventajas del Perú es su diversidad biológica, lo que se traduce en un portafolio diverso de productos. “Podríamos tener algunas variedades que ofrecer. Hay productos que podrían ir a Chile cuando ellos no tienen cómo proveerse. Por ejemplo, ahora se exporta arándano peruano a Chile. Antes Chile era el principal proveedor de arándano”, manifiesta. Recuerda que cuando la uva peruana tuvo dificultad para ingresar al mercado estadounidense, se abrieron oportunidades comerciales en Colombia y Ecuador. Agrega que es importante que se brinde soporte de la visión comercial de los distintos países destino y se desarrolle el mercado.  “Se necesita identificar en qué momento podrían estar abiertos los mercados, con qué productos podríamos entrar, conocer también los canales”, complementa, tras destacar la labor de la National Mango Board.

López añade que el país debe mejorar su estrategia para aprovechar aún más los beneficios de los TLC. “Si bien los tratados comerciales nos permiten ingresar a nuevos mercados con condiciones más favorables, también debería permitirnos comprar tecnología e insumos para mejorar nuestros procesos”, explica.

Artículos relacionados