fbpx icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2020 |Alimentos

Transición hacia nuevo modelo es necesaria

Sistema alimentario de la Unión Europea es insostenible, según expertos

Los investigadores recomiendan una transición hacia un sistema alimentario más sostenible, que considere la economía circular e instrumentos como los impuestos.

Un grupo de investigadores advirtió que el sistema alimentario de la Unión Europea (UE) es insostenible debido principalmente a las emisiones de gases de efecto invernadero y el rápido crecimiento demográfico. Estimaciones de la ONU sugieren que la población mundial aumentará a alrededor de 9,700 millones para 2050, desde su nivel actual de 7,700 millones.

Vivir de manera sostenible en nuestro planeta es quizás uno de los mayores desafíos de nuestro siglo. La forma en que producimos y consumimos alimentos juega un papel importante para abordar este desafío”, subraya el informe A sustainable food System for the European Union, que acaba de publicar el Asesoramiento Científico para la Política de las Academias Europeas (SAPEA, por sus siglas en inglés).

Los exportes sugirieron que cualquier transición hacia un sistema alimentario más justo y sostenible requerirá de cambios en las normas de comercio internacional y nuevos criterios de gobernanza. También indican que se debe incluir a todos los niveles de gobierno y a la amplia gama de organizaciones que participan de la cadena de valor.

Visita el sitio web

Medidas a considerar

Tras una revisión de diversos instrumentos de políticas públicas, el grupo de trabajo concluyó que los instrumentos coercitivos, tales como impuestos, generalmente son la forma más efectiva para modificar el comportamiento de un consumidor. Por ejemplo, en Hungría se aplicó un impuesto a los alimentos preenvasados con alto contenido de sal, azúcar o cafeína. Ello derivó en que las ventas de dichos productos cayeran 27% y un 40% de empresas se viera obligada a reformular los alimentos. Del mismo modo, se resalta el empleo de esquemas de certificación y la política de etiquetados de alimentos.

También se remarca que es importante cambiar el modelo lineal de masa a una economía más circular: un modelo en el que el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantiene en la economía durante el mayor tiempo posible y en la que se reduce la generación de residuos. De hecho, solo la carga financiera de los alimentos desperdiciados se estima en 900 mil millones de euros en costos económicos. En esa línea, se destaca a la empresa social con sede en Irlanda, FoodCloud . Esta empresa desarrolló un sistema tecnológico para conectar a los minoristas que tenían excedentes de alimentos con grupos de caridad. Así se evita el desecho de toneladas de alimentos.

Por último, los investigadores remarcan que satisfacer la demanda mundial de alimentos en 2050 requerirá un cambio significativo en la dieta, así como grandes reducciones en el desperdicio de alimentos. Se indica, por ejemplo, que una reducción en el consumo de productos derivados de animales (particularmente carne roja) produciría cobeneficios significativos para la salud y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.