icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Frutales

01 de marzo de 2021
Inka’s Berries y la Universidad de Georgia se unen para creaciones genéticas

Salvador: Una variedad que empieza a despegar

Salvador: Una variedad que empieza a despegar

Desarrollada por la Universidad de Georgia, Salvador es una variedad que no  solo está siendo cultivada en Perú,  sino que además ya ha sido instalada en huertos de Marruecos, Namibia, Sudáfrica, Portugal, España, México y EE UU.

Gabriel Gargurevich Pazos

En el 2012, la empresa peruana Inka’s Berries y la Universidad de Georgia (UGA) firmaron un convenio para desarrollar nuevas variedades de arándanos con estándares de clase mundial. En el marco de esa colaboración científica nació Salvador, una selección que brinda arándanos de alta calidad, incluso durante los meses de octubre, noviembre y diciembre, cuando otras variedades muestran fruta cansada, de poco calibre y con falta de ‘bloom’.

Carlos Gereda, gerente general de Inka’s Berries.

Son más de diez las compañías peruanas que han instalado Salvador en sus campos o que están esperando para plantarla. Asimismo, Inka’s Berries ya la ha comercializado en países como Marruecos, Namibia, Sudáfrica, Portugal, España, México y EE UU, siendo la representante de esta variedad en todo el mundo.

Salvador es una selección desarrollada por la UGA y validada para condiciones peruanas bajo el programa de ‘breeding’ de Inka’s Berries. Fue lanzada al mercado a finales del 2017 y su productividad es superior a los 3 kg/planta.

“En nuestros campos comerciales, hemos tenido cosechas de 10 t/ha en el primer año y al segundo proyectamos cerrar con más de 23 t/ha. Al ser una variedad erecta, Salvador permite aumentar la densidad y no perjudicar la cara de la planta. Hoy tenemos campos propios con 10,000 plantas/ha, que tienen un potencial productivo de más de 30 t/ha”, comenta Gereda.

PRODUCTIVA. Salvador fue lanzada al mercado a finales del 2017 y su productividad es superior a los 3 kg/planta.

400 HA PROPIAS EN 2022

El director ejecutivo de Inka’s Berries informa que de las 140 ha productivas que la empresa tiene plantadas actualmente, 40 corresponden a Salvador. A finales de 2020 incluirían otras 60 ha. Para el 2021, prevén sembrar 100 ha adicionales y, para el 2022, proyectan sumar 200 ha más. En total, serán 400 ha de una variedad que, según la opinión de los especialistas de los mercados donde ya se está cultivando, destaca por su sabor, con un Brix promedio de 13 y un punto de acidez bajo y agradable. “Otra característica que gusta mucho a los recibidores es su gran firmeza. Antes de lanzar la variedad, certificamos en un laboratorio independiente una vida útil de 52 días”, subraya Gereda.

 

Planes ambiciosos

Los planes de Inkas Berrie’s para los próximos cinco años son ambiciosos, pues planean llegar a sembrar 1,000 ha en tres localidades diferentes del Perú, siempre con genética desarrollada por la empresa. “Tenemos el objetivo de lanzar una variedad al menos cada dos años, y somos muy responsables en este punto, ya que ninguna variedad que lancemos al mercado tiene menos de cinco años de estudio en nuestros propios campos. Con esto buscamos trasladar a nuestros clientes soluciones y genética 100% validada para las condiciones peruanas”, señala con optimismo Carlos Gereda.

OTRAS VARIEDADES EN EL HORIZONTE

El programa de Inka’s Berries con la Universidad de Georgia se extiende por tres generaciones de variedades. La primera generación tiene a Salvador y Matías como protagonistas. Este último es un arándano muy temprano, de gran sabor, calibre y firmeza. “En esta etapa del programa, desarrollamos una genética de gran calidad y con un royalty solo sobre las plantas; la fruta se vende libremente y sin regalías”, apunta Gereda.

En la segunda generación, Inka’s Berries contará con variedades como Abril y Alessia, las cuales estarán disponibles en los próximos tres años. En este caso, los interesados deberán pagar royalties tanto para la planta como para la fruta, la cual podrán vender libremente.

“La tercera generación contempla genética exclusiva para las siembras de Inka’s Berries y la de nuestros aliados comerciales. En esta generación, contaremos con Blue Dan, una veriedad de calibres superiores, sobre los 25 mm y LIN, una variedad altamente productiva, con producciones por sobre los 5 kg/planta, ambas con un sabor excepcional”, cuenta Gereda. Con estas variedades el modelo de negocio será diferente, ya que quienes las quieran tener deberán pagar royalties por las plantas y también por la fruta. La venta deberá hacerse a través de los canales comerciales de Inka’s Berries.

Características de Salvador

“Salvador es un arándano muy firme, de excelente ‘bloom’ y con un calibre superior a los 18 mm en más del 60% de su producción”, explica Carlos Gereda, presidente ejecutivo de Inka’s Berries, quien bautizó esta novedosa variedad en honor a su hijo. “Todas estas ventajas están empezando a ser conocidas y reconocidas por nuestros clientes y consumidores, quienes ven en Salvador un arándano distinto que, sin duda y tal cual nos lo comentan, ha venido a quedarse”, añade Gereda. Eso sí, el empresario recomienda a sus clientes ser muy disciplinados en el fertirriego para que la variedad exprese todo su potencial.

2021, EL OBJETIVO DE DUPLICAR LAS VENTAS

Inka’s Berries cerró el 2020 con una facturación superior a los US$12millones; es decir un 20% más que el 2019. Y para el 2021 estima duplicar sus ventas hasta alcanzar los US$24 millones de facturación, gracias a las nuevas siembras y venta de plantas.

“Si bien este año ha sido atípico por la coyuntura del Covid-19, podemos rescatar y sacar como lección que tanto la salud como la alimentación son necesidades que deben priorizarse por sobre otras cosas. En esa misma línea, es importante mencionar que la agroexportación peruana ha demostrado que hoy en día es una de las principales dinamizadoras de la economía nacional, la cual avanza bajo un marco jurídico ‘ad-hoc’ y que lleva trabajo formal a cientos de miles de familias del país”, declara Carlos Gereda.

Él señala que el desarrollo agroexportador nacional necesita de otros socios estratégicos, como las instituciones bancarias y fondos de inversión, quienes aún observan a la agricultura como un sector demasiado riesgoso, informal y lento, argumentos que el contexto actual ha demostrado como falsos.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados