icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Internacional

15 de abril de 2020
En España, ya sea a nivel de ensayo o comercial

Producción de frutales subtropicales en Europa

Producción de frutales subtropicales en Europa

Además de los paltos y mangos, una serie de frutales originarios de América y Asia han encontrado su sitio en Málaga, España, la única zona de Europa continental donde hoy se producen especies tan diferentes como el café, cacao o pitahaya.

Rodrigo Pizarro Yáñez, desde Málaga, España

Málaga, en España, es el único sitio de la Europa continental donde se están cultivando una serie de frutales subtropicales, tanto a nivel de ensayo como comercial. Por sus condiciones climáticas (suaves temperaturas y ausencia de heladas), aquí están creciendo especies tan diferentes como la papaya, cacao, café, pitahaya, lichi, longan, mangostán y carambola; todas experiencias pioneras y, algunas de ellas, motivadas por la inquietud de empresas locales, con el objetivo de satisfacer a los clientes españoles y europeos.

Iñaki Hormaza, investigador de La Mayora.

Ese es el caso de la carambola que, al producirse allí se puede cosechar en el momento óptimo para destinarla a mercados cercanos. “Así, la fruta se puede recoger en el momento de maduración más oportuno, algo que no ocurre con la fruta que llega desde diferentes países de América y Asia y que no alcanza a tener el sabor adecuado”, explica Iñaki Hormaza,  investigador del Instituto de Horticultura Subtropical y Mediterránea La Mayora, sobre una fruta que se introdujo a España por su carácter decorativo.

En zonas de la costa malagueña se está cosechando esta fruta entre los meses de octubre y marzo, sobre todo porque se está trabajando con diferentes variedades. De hecho, en La Mayora trabajan con quince variedades y, si bien todas ellas poseen características diferentes en cuanto a sabor y textura, “hay dos de ellas que son más promisorias”, sostiene Hormaza. Entre los ensayos que están haciendo con esta fruta destaca el uso de coberturas, para evitar el golpe de sol que afecta fundamentalmente a las hojas.

PARA UN PRODUCTO ‘GOURMET’. A instancias de una empresa local, se está realizando un desarrollo de cacao.

POSIBLE NEGOCIO A FUTURO. Producido en las Islas Canarias, el café hoy está siendo ensayado en Málaga.

CAFÉ Y CACAO PARA UN MERCADO GOURMET

El único café que se cultiva y produce en Europa sale de unos huertos ubicados en Agaete, al noroeste de la isla de Gran Canaria, en España. En concreto, allí se produce la variedad Arábica Typica, que procede de Etiopía, que se introdujo en esta zona hace más de doscientos años, cuyas producciones se venden a 60 euros/kg. Pero hasta ahora, en la Europa continental no había registros de producción de café. Eso hasta hace unos años, cuando se instalaron las primeras plantas de las variedades Robusta (Coffea canephora) y Arábica (Coffea arabica).

“Son plantas de una colección que tenemos en el centro y que, si bien aún no hemos estado haciendo ningún proyecto al respecto, la idea es hacer un proyecto con el objetivo de conocer cómo se comporta el café bajo nuestras condiciones”, explica Hormaza sobre un cultivo del cual hoy tienen plantas en vivero, listas para ser trasplantadas al aire libre. Hormaza agrega que, como el café precisa de sombra, han planificado instalarlo cerca a chirimoyos, mangos y paltos. Si el programa tiene resultados positivos, podría abrirse la puerta a una nueva alternativa productiva para los productores locales que, como sus colegas de Gran Canaria, podrían posicionar el producto en el mercado gourmet.

Producir chocolates gourmet es el deseo de La Despensa de Palacio, una empresa que se dedica a la fabricación de este tipo de productos desde el año 1743. ¿Cómo? La idea de la firma es produciendo cacao en tierras andaluzas. Así es como recurrieron a los investigadores de  La Mayora, quienes han instalado plantas de diferentes variedades bajo invernadero, que han florecido sin problemas e incluso algunas dieron los primeros frutos.

Antes de dar un veredicto que, según Hormaza, podría estar listo en pocos años, el objetivo es estudiar bien la adaptación del cultivo a la zona, para evitar errores que han ocurrido antes con otras especies, de las cuales se introdujo variedades que no eran las adecuadas. Y, si bien aún faltan años para poder comer un chocolate hecho con cacao producido en España, en La Mayora están avanzando en ello. Uno de los desafíos es la polinización, ya que al ser una planta foránea, aquí no existen insectos nativos que puedan polinizarla. “Debemos estudiar qué insecto nativo podría adaptarse para polinizar las flores”, sostiene. El siguiente paso será determinar si el cultivo es rentable para la realidad española.

NUEVAS VARIEDADES. Los estudios se han basado en dar con variedades que en época de cosecha expresen mejor los grados Brix.

EN LA BÚSQUEDA DE PAPAYAS DE MEJOR SABOR

La papaya es uno de los cultivos que ya se está trabajando a nivel comercial Málaga, pero tiene un inconveniente en esta zona productora. La fruta que se obtiene tiene bajos grados Brix, lo que hace que su calidad sea inferior a una fruta producida en otras partes del planeta. Por ello es que especialistas de La Mayora están involucrados en un programa de selección de papayas de diferentes orígenes, que tiene el objetivo de conseguir mejor material, adaptado a las condiciones malagueñas. “Hay algunas interesantes”, afirma Hormaza. “La papaya que se cultiva normalmente es aquella hermafrodita, que tiene semillas dentro, pero también hemos seleccionado algunas hembra que sí dan fruta, en un trabajo que hemos realizado con marcadores de ADN. Estamos en ello, desarrollando material más adaptado a temperaturas bajas y de calidad”, añade.

CRECIMIENTO. El consumo de pitahaya se está extendiendo en España y Europa.

PITAHAYA CON BUENAS PERSPECTIVAS DE CONSUMO

La pitahaya es un cultivo que manejan desde hace dos años en La Mayora, donde debe estar bajo cobertura plástica o malla, a fin de evitar daños por lluvias. “La hemos puesto en un particular sistema de conducción, aunque hay quienes usan el eje central y ramifican”, indica Hormaza. Actualmente tienen diferentes variedades de los dos tipos que hay (roja y amarilla), provenientes de América y Asia. En Europa también hay producción en las Islas Canarias.

OTRAS ALTERNATIVAS

Guanábano: “Bajo nuestras condiciones puede sobrevivir en el exterior, pero sin la producción de fruta. Bajo invernadero la planta se da mejor y hemos visto fruta. Hoy estamos formando los árboles para tener una producción en condiciones en 2020. Hemos tenido fruta que se ha caído porque las ramas se han partido al estar aún débiles y un problema que hemos detectado es el oídio, pero es normal bajo invernaderos”, explica Hormaza porque la humedad es más alta.

EN ETAPA DE FORMACIÓN. Para Hormaza, el desafío es formar el guanábano para obtener una producción en condiciones este 2020.

Lúcuma: En La Mayora tienen una colección procedente de Perú, que lleva varios años produciendo en buenas condiciones. “Estamos intentando ver si alguna empresa se anima, porque es un frutal que bajo nuestras condiciones produce muy bien”, cuenta el experto. La campaña en España se extiende de agosto a noviembre y hoy la fruta que han cosechado la venden localmente para dar a conocer la lúcuma entre los consumidores. “Es interesante en el sentido de que la lúcuma da mucho juego en los postres. En Europa casi no se conoce, pero podría ser interesante para el mercado gourmet”, sostiene.

SABOR ADECUADO. El equipo liderado por Hormaza trabaja con variedades de carambola con las cuales se pueda obtener un sabor que requieren los mercados.

Chirimoyo: Hoy cuentan con unas 250 provenientes de Perú, Ecuador y Bolivia; la que es considera la colección más completa del mundo de un cultivo que ya está arraigado en Málaga. Si bien tuvo un máximo esplendor hace unas décadas, hoy a perdido peso frente al palto y mango. Hoy solo hay entre 2,500 y 3,000 ha produciendo. “Estamos trabajando en cambiar los manejos del cultivo. Lo que se hacía hasta ahora era podar mucho el árbol para que produjera muchas flores y poder polinizar manualmente. Hoy estamos haciendo una poda mucho más larga para que se sombree debajo y mantener vegetación alrededor del árbol. Hemos visto un aumento de la producción de flores, porque de esa forma permitimos que se mantenga la población de unos pequeños escarabajos, que son los que polinizan las flores. Hoy estamos trabajando con colegas de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, en Chile, porque allí  se está dejando su cultivo debido a los altos costos productivos, sobre todo en cuanto a la polinización”, explica el investigador.

Lichi y longán: En Málaga hay una pequeña producción y en La Mayora poseen una colección de 25 variedades de lichi, que tienen una ventana productiva desde agosto a octubre. Del longán tienen árboles desde hace más de 20 años, de una especie que tarda en entrar en producción cinco años. “Aquí producen bien y la fruta es de buena calidad. Como hay un mercado de asiáticos que viven en Europa hay gente que ha entrado a producir”.

 

Artículos relacionados