fbpx icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Octubre 2020 | Empresas

Distribuido por Agroklinge

Nemitz mantiene las raíces saludables de la vid

Una de las plagas que genera graves daños en la uva de mesa y en otros cultivos de exportación es el nematodo, debido a que daña raíces en su fase inicial de crecimiento, generando efectos irreversibles en la planta. Para ello, el nematicida Nimitz de la firma Adama, que se distribuye por Agrokingle, resulta una solución eficaz en el control y manejo de los nematodos con una mortalidad en la plaga entre 24 a 48 horas.

La erradicación de los nematodos no es posible, pero sí es viable tomar algunas acciones para obtener una masa radicular sana que resista a los ataques de la plaga. Como parte de esa labor de cuidado, el nematicida Nimitz entrega una excelente sanidad de las raíces en las etapas iniciales del cultivo (las de mayor susceptibilidad), lo que permite la adecuada y completa expresión del potencial genético de las plantas.

“Ningún producto erradica los nematodos, porque por unidad de suelo son demasiados, y porque existen poblaciones más profundas que pueden subir con el agua, a lo que llamamos repoblaciones o reinfecciones. Lo recomendable es enfrentar este problema de manera preventiva. Eso significa bajar la población para que la planta en crecimiento tenga una masa radicular sana”, comenta Carlos Ramos Barreto, research and development manager/marketing de Adama.

Nimitz ha sido elaborado con un ingrediente activo llamado Fluensulfone que no se utilizaba antes en la actividad agrícola. Este compuesto ofrece el tiempo necesario para que los cultivos de trasplante o que están empezando su ciclo productivo puedan establecerse en un ambiente con baja densidad de nematodos, permitiendo a las raíces crecer y tener acceso a los nutrientes.

Una de sus principales ventajas es que el espectro de control es muy amplio, pues existen muchas especies de nematodos que atacan los cultivos. Nimitz afecta a las cinco especies de nematodos más importantes en la agricultura, entre ellos, a Meloidogyne, que origina muchos problemas al desarrollo de la uva de mesa.

Efectos de los nematodos en planta

Los síntomas visibles por el daño de la actividad de nematodos pueden incluir retraso en el crecimiento de la planta, amarillamiento de hojas y marchitez en días calurosos debido a que las plantas luchan por extraer humedad del suelo. Altos niveles de actividad de nematodos en las etapas tempranas de desarrollo de la planta y la raíz pueden resultar en la pérdida total del cultivo.

En líneas generales, Nimitz origina el cese de la alimentación del nematodo. Después de una hora de contacto, los nemátodos cesan su alimentación y son paralizados; entonces, entre las 24 y 48 horas, se presenta la mortalidad de la plaga. Además inhibe la oviposición, la eclosión y reduce la viabilidad de los huevecillos. “De hecho, una de sus grandes fortalezas es su efecto sobre estructuras reproductivas, aunque también tiene efecto en juveniles J1, que están todavía dentro del huevecillo, y en J2 que es el estadio que parasita las plantas. Nimitz mata a todos esos”, refiere.

Asimismo, este producto afecta en menor medida a los nematodos saprófitos o los llamados benéficos. “El Fluensulfone causa efectos precisamente en el órgano que genera el movimiento del estilete, es decir, de la bomba bucofaríngea del nematodo, a través del cual parasitan a las plantas o las atacan. No todos los nematodos tienen estiletes. Los fitopatógenos  que afectan los cultivos si lo tienen a diferencia de los saprófitos”, explica Carlos Ramos.

ENTRAR EN LA FASE INICIAL DEL CULTIVO

El representante de Adama comenta que el nematicida se aplica en la fase inicial de los cultivos, porque el problema de esta plaga es que empieza a poblar las raíces desde el principio del ciclo, es decir, cuando rompe el letargo en el caso de las uvas o cuando recién se realiza el trasplante en el caso de los vegetales; solamente que los efectos se perciben muy avanzado el ciclo del cultivo. Por esa razón, refiere que los productores pensaban que el ataque se producía luego de la floración, cuando en realidad recién se nota el efecto, porque la planta demanda mayor energía y más alimento y enfrenta el proceso con las raíces dañadas.

Por ello, el mejor momento para iniciar un programa de nematodos siempre será en la fase inicial: si es un cultivo anual, como es el caso de un vegetal, se hace 10 días antes del trasplante; se aplica al suelo porque se busca matar las poblaciones nematodos. En el caso de la uva de mesa, la recomendación es la aplicación del producto durante la programación del riego a darse en el inicio del brotamiento de la campaña de producción. Dependiendo del manejo del fundo, se emplea como mínimo 45 m3 de agua/ha.

“Por medio del sistema de riego se mete el producto con agua abundante, para que alcance la mayor superficie posible, se cubra la mayor cantidad de suelo y quede con la menor cantidad de nematodos posibles. Este es un producto de contacto, mata por contacto, no se evapora, no gasifica como los biocidas. Este producto llega hasta donde llega el agua -donde se ha disuelto- por eso es tan importante el hecho de incorporarlo bien en el suelo”, menciona.

Entonces, el principal objetivo del producto es limpiar la base de la planta que es el suelo, para que se desarrolle bajo una menor presión de la plaga. “Cuando se generan agallas en una raíz se afecta bastante el funcionamiento regular de la estructura de absorción, eso quiere decir que ya se comprometió el desarrollo de la planta”, indica. De allí deriva la importancia de un inicio del ciclo lo más limpio posible y eso se logrará con el uso de Nimitz, comercializado en la actualidad en el Perú para uva de mesa y el melón.