icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Poscosecha

13 de enero de 2017

EL NEGOCIO ESTÁ EN SEGREGAR LA FRUTA

UNA A UNA. Los mercados son exigentes en cuanto a la calidad de la fruta que llega a destino. Las clasificadoras son esenciales a segregar las frutas por tamaño, color o algún defecto que puedan presentar.

 

El hecho de decidir si una fruta está apta o no para exportar a un
mercado ya no es cuestión del ojo humano, sino de precisas y
sofisticadas maquinarias de clasificación.

 

Por Renato Manrique

La firma neozelandesa Compac Sorting Equipment, fabrica desde 1984 sistemas de clasificación de alta velocidad y exactitud para frutas y hortalizas. Para ello, sus ingenieros desarrollan calibradores con la más sofisticada tecnología, que son usados por empresas agroexportadoras de países de los cinco continentes. América Latina es uno de sus mercados prioritarios, con presencia en Uruguay, allí posee una de las cuatro plantas de ensamblaje que posee en el mundo, desde donde brinda soluciones a Brasil, Argentina, Chile y Perú.

LA MÁS GRANDE DE SUDAMÉRICA.

Trigo explicó que próximamente instalarán en el sur del Perú una calibradora para cítricos de 16 líneas de proceso, la más grande de la región.

Jacinto Trigo, gerente comercial de Compac para América Latina manifiesta que entre las principales soluciones que brindan al sector agroindustrial destacan volcadores de cajas de frutas de campo, lavadoras, secadoras, enceradoras, túneles de secado y sistemas de paletizado automático. Y también de calibradores, máquinas que clasifican la fruta que ingresa al packing por peso, color, forma y densidad; que cuentan con sensores que permiten ver los defectos externos, así como la calidad interna de la fruta. “Con la nueva plataforma de clasificación Spectrim hemos duplicado la resolución de la toma de imágenes que permite separar la fruta adecuada de la defectuosa. Eso nos posiciona muy bien en los mercados donde trabajamos”, resalta. Este tipo de maquinaria, según cuenta Trigo, es clave para que una empresa pueda manejar la trazabilidad de su producción, posibilitando que el consumidor, dónde quiera que esté, tenga todo tipo de información de dónde se produjo y cosechó esa fruta. “Somos capaces de entregar una solución completa, que significa que nuestras máquinas reciben las frutas desde el campo y las deja listas dentro de una caja sobre un pallet”. Y es que los calibradores son máquinas esenciales para una empresa agroexportadora, ya que esa es una clasificación necesaria para llegar con un buen producto al mercado de destino. “Los compradores de frutas necesitan confianza y no se quieren llevar una sorpresa cuando abren el contenedor”, subraya Trigo y señala que conforme tienen un calibrador más consistente, más consistente es su caja.

Compac fabrica en la actualidad una amplia gama de calibradores y clasificadores: calibradores de una sola línea, doble línea y múltiples líneas, retrofit electrónicos, sistema de clasificación por color y defectos, tecnología NIR taste technology, sistemas de empaque y soluciones para plantas de empaque. Incluye calibrador de múltiples líneas, calibradores de doble línea, software de control V10, calibradores de una única línea, sistemas de empaque y pantallas de información. La innovación y el desarrollo son señas de identidad de esta compañía neozelandesa en la que trabajan 120 ingenieros, 100% dedicados a la investigación y volcados en el desarrollo de nuevas soluciones. “Digamos que cada seis meses sacamos una mejora de lo que tenemos”, subraya Trigo y precisa que todas las mejoras que se incluyen en las máquinas vienen por necesidad de los clientes. Un ejemplo de ello es la solución para detectar parámetros de calidad interna del fruto: grados Brix y acidez en los cítricos o porcentaje de materia seca en la palta.

EN PERÚ. Compac lleva desde 2009 en Perú. Aquí han trabajan con una veintena de compañías que producen y exportan paltas, cítricos, mangos y granadas.

 

PRESENCIA EN AMÉRICA LATINA

La empresa neozelandesa tiene una fuerte participación América Latina, especialmente en países del Cono Sur. De acuerdo al gerente comercial de Compac, en Chile vienen trabajando hace 14 años y tienen 35 clientes a quienes brindan varias líneas de procesos, especialmente para el trabajo en rutas como cerezas y ciruelas. En cuanto a la penetración en el mercado peruano, Compac tiene presencia desde 2009 y, según explica Trigo, han visto en los últimos dos años un crecimiento en los requerimientos de sus clientes para adquirir tecnología. Actualmente trabajan en el país con más de 20 empresas que producen y exportan mangos, cítricos, paltas y granadas; colocando máquinas que cumplen con los requerimientos de los clientes, cuyos precios van desde los US$ 50,000 hasta US$ 15 millones. El ejecutivo de la empresa asevera que han acompañado a varias empresas en su crecimiento, primero con maquinaria pequeña y después con maquinaria de un mayor tamaño.

LA CLASIFICADORA DE CÍTRICOS MÁS GRANDE DE LA REGIÓN ESTARÁ EN PERÚ

Asimismo, señala que este año han tenido un buen rendimiento en el mercado peruano. Eso les ha permitido seguir creciendo en el país y de hecho, están próximos a instalar maquinaria calibradora para  Perú. “Diría que es la línea clasificadora de proceso más grande de la región”, subraya. Respecto a otros países de la región, el ejecutivo ve con buenos ojos un probable crecimiento del negocio en Brasil, principalmente debido al aumento de sus exportaciones de frutas. Debido a ello es que necesitan de tecnología para clasificar de la mejor forma la fruta, y cumplir con los requerimientos de los compradores en los diferentes mercados de destino. De igual manera, Compac tiene presencia en Tucumán, Argentina, proveyendo tecnología a la industria limonera y, en el sur del sur del país, hacen lo mismo con empresas productoras y exportadoras de manzana y la cereza. Pero Compac es una empresa global que además tiene presencia en Australia y EE. UU. e incluso han puesto líneas en Sudáfrica, países europeos y asiáticos. Hoy son más de 700 personas trabajando en más de 40 países, poniendo a disposición de sus clientes tecnología de punta. Una empresa que no deja de innovar, quizás ese sea uno de los motivos por los cuales sus ventas crecieron 20%, ya que conforme crece la exigencia de los mercados exteriores, los productores necesitan hacer una correcta clasificación y “es ahí donde entramos nosotros a clasificar correctamente”, finaliza.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados