icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Uva de mesa

17 de junio de 2021
Para este 2021 y futuras campañas

México, los retos del octavo proveedor de uva de mesa del mundo

México, los retos del octavo proveedor de uva de mesa del mundo

La producción y exportación de uva de mesa desde México venía experimentando una importante expansión en los últimos cinco años. Sin embargo, todo se frenó en 2018, a raíz de las tensiones respecto al comercio bilateral con su principal recibidor: EE UU. Estas volvieron a crecer un año más tarde, pero sufrieron un nuevo bajón en 2020 a causa del Covid-19. Si bien este año inició mostrando crecimiento, se advierte que los envíos podrían disminuir por una menor demanda estadounidense.

Luis Corvera, Director general de Fresh Fruit Perú

México es de aquellos productores de uva capaces de exportar la fruta todo el año. Sin embargo, los meses más importantes de su campaña se dan entre abril y septiembre, cuando incrementan sus envíos para atender la mayor demanda de su principal mercado de destino: Estados Unidos. Durante el 2020, las exportaciones de uva mexicana sumaron 204,130 toneladas por US$ 281 millones, 7% menos en volumen y 4% menos en valor en comparación al 2019.

A pesar de la contracción en los envíos, la uva se posicionó como la séptima fruta más exportada de México, con 4% de participación, desplazando a la sandía, fruta cuyos envíos disminuyeron 22% en comparación al 2019. A nivel internacional, con este resultado, México se posicionó como el octavo proveedor de uva en el mundo, con una participación de 3% (similar a la del año previo).

 
Revisar infografía en el siguiente link

Las exportaciones mexicanas de uva tuvieron un comportamiento errático en los últimos años. Entre el 2015 y el 2017, mostraron un crecimiento sostenido de 20% en volumen y 54% en valor hasta sumar 195,498 toneladas por US$ 246 millones. Pero el 2018 fue un año incierto, pues hubo tensiones respecto al comercio bilateral entre Estados Unidos y México. El Gobierno de Trump impuso nuevos aranceles a las importaciones de acero y aluminio mexicano. Como respuesta, México impuso medidas equivalentes sobre el comercio de algunos alimentos, entre estos la uva. Los envíos de la fruta sufrieron una contracción ese año: 146,830 toneladas por US$ 198 millones que se tradujeron en una caía de 25% en volumen y 19% en valor en comparación al año previo.

Las exportaciones se recuperarían en el 2019. Las exportaciones sumarían 219,499 toneladas por US$ 293 millones, 49% más en volumen y 48% más en valor, mostrando una clara recuperación. Sin embargo, el buen desempeño de la uva se volvería a cortar en el 2020, esta vez a causa de la pandemia del COVID-19 y de la tensión comercial con Estados Unidos.

Dinámica de la campaña 2020

En el primer trimestre del año, las exportaciones de uva de México sumaron 240 toneladas por US$ 608 mil, mostrando un crecimiento de 242% en volumen y 261% en valor con respecto a similar periodo del 2019. El buen inicio de la campaña estuvo acompañado de precios altos, pues la uva se cotizó en US$ 2.53 por kilogramo, 6% por encima de su cotización en el mismo periodo del año anterior. Durante estos meses, el principal comprador fue Belice, con 61% de participación, seguido por Panamá, con 21%. En Belice se pagó US$ 2.77 por kilogramo, mientras que en Panamá se pagó US$ 2.30 por kilogramo.

Gráfico 1.

Evolución de las exportaciones de uva mexicana (campaña 2020/2021)

Durante el segundo trimestre, los envíos mexicanos alcanzaron las 184,063 toneladas por US$ 251 millones, 8% más en volumen y 6% más en valor con respecto al año anterior. Como todos los años, el comercio de la fruta en este periodo fue impulsado por la demanda estadounidense. En estos meses, las exportaciones de uva se vieron restringidas por la pandemia, que ocasionó el cierre de fronteras, la disminución de los ingresos familiares, el cierre de comercios, la implementación de medidas restrictivas, entre otros factores. A pesar de la mayor oferta, el precio de la uva mexicana incrementó 3% hasta alcanzar US$ 1.36 por kilogramo. El destino más importante en este periodo fue Estados Unidos, al que se realizaron el 99% de los envíos. En este mercado, se pagó US$ 1.34 por kilogramo. El resto se envió a Japón (1%), en donde se pagó en promedio US$ 3.74 por kilogramo.

Gráfico 2.

Evolución de las exportaciones de uva mexicana (2010 – 2020)

A partir de julio, las exportaciones se contrajeron. Durante el segundo semestre, los envíos de la fruta sumaron 19,828 toneladas por US$ 29 millones, 56% menos en volumen y 52% menos en valor en comparación a similar periodo del 2019. En estos meses, Estados Unidos amenazó con frenar las exportaciones agrícolas mexicanas, en un contexto político incierto previo a las elecciones presidenciales del país del norte. Durante este periodo, el precio de la uva incrementó hasta US$ 1.48 por kilogramo, 9% más con respecto al año anterior. El mercado más importante para las exportaciones de uva en el segundo semestre fue Estados Unidos, con 92% de participación, el cual pagó un precio de US$ 1.42 por kilogramo. Cabe señalar que uno de los mercados que pagó más en esta época fue El Salvador, que pagó US$ 2.28 por kilogramo.

Gráfico 3.

Evolución de la campaña exportadora de uva (2020)

Dependencia de Estados Unidos

El 98% de las exportaciones mexicanas de uva se concentraron en un solo destino: Estados Unidos. En el 2020, se enviaron a este mercado 268,869 toneladas de la fruta por US$ 200 millones, 8% más en volumen y 5% más en valor con respecto al año anterior. En este destino se pagó un precio promedio de US$ 1.34 por kilogramo, 2% más alto en comparación al 2019 y 2% más bajo que el precio promedio del 2020.

La alta dependencia del mercado norteamericano fue el principal factor por el cual se vieron afectadas las exportaciones. Por ello, se vuelve clave la necesidad de diversificar destinos e identificar aquellos en los que se pueda obtener mejores precios.

En esta línea, Japón fue una opción interesante y poco explotada. Durante el 2020, las exportaciones al país asiático sumaron 1,309 toneladas por US$ 5 millones, 10% más en volumen y 20% más en valor con respecto al 2019. En este mercado, se pagó un precio promedio de US$ 3.46 por kilogramo, 9% más en comparación al año anterior y 152% más con respecto al promedio del año.

Expectativas de la campaña 2021

En el primer trimestre del 2021, las exportaciones de uva mexicana van sumando 750 toneladas por US$ 2 millones, 213% más en volumen y 202% más en valor con respecto al año anterior. El ligero incremento de la oferta ocasionó una caída en los precios de la uva de 3%, hasta cotizarse en US$ 2.45 por kilogramo.

A diferencia de otros años, el principal comprador de uva mexicana en este periodo fue Estados Unidos, con 80% de participación. Belice quedó desplazado al segundo lugar con 17% de participación. En Estados Unidos la uva mexicana se cotizó en promedio a US$ 2.49 por kilogramo, 13% más alto en comparación al 2019, mientras que en en Belice llegó a US$ 2.36 por kilogramo, 15% menor en comparación a similar periodo en el año anterior.

A pesar del buen inicio de la campaña, la Asociación de Productores de Uvas de Sonora advierte que Estados Unidos se muestra como un mercado lento, pues han tenido problemas para colocar los primeros envíos de uva mexicana en Estados Unidos. Incluso, la asociación estima que este problema se aplazaría, previéndose que entre mayo y julio (meses altos de la campaña), las exportaciones se contraerían 2% en comparación al 2020.

Asimismo, representantes de la división de uvas de Fresh Produce Association of the Americas consideran que el desafío más grande para este año es crear suficiente demanda. Los mercados minoristas anticiparon la menor oferta de uva, por lo que redujeron el espacio de la fruta en vitrina. Después del inesperado crecimiento de la campaña peruana, que concluyó en febrero, los consumidores tienen la sensación de que las uvas de los supermercados son el rezago de las importaciones peruanas.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados