icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Agosto 2021 | Empresas

Manejo de quelatos en los cultivos de uva de mesa y palto

Una adecuada nutrición de los cultivos es clave para lograr altos rendimientos y calidad en los cultivos de uva de mesa y palto. En tal sentido, la fertilidad del suelo juega un papel fundamental para el adecuado suministro de los nutrientes que demandan las plantas. De la misma manera, el aporte de fertilizantes y su aprovechamiento es de suma importancia para mantener el adecuado suministro de nutrientes.

Lamentablemente, y debido a diferentes situaciones adversas en el suelo, el aprovechamiento de los nutrientes de los fertilizantes es bajo, en especial de los micromicronutrientes los cuales son bloqueados en condiciones alcalinas.

Cuadro 1

El uso de sales de micronutrientes bajo condiciones de suelos alcalinos y calcáreos son de muy baja eficiencia con alrededor del 10%. Por tanto, en muchos casos se hace necesario aplicar mayores cantidades, conllevando con ello a aumentos de la CE y, posiblemente, efectos de mayores niveles de metales pesados como el caso del cadmio.

En un muestreo realizado en diez lotes de sulfato de zinc heptahidratado (cuadro 1), se encontraron muestras que superaban los niveles críticos de zinc, que pueden ocasionar una acumulación de este metal pesado en la fruta. Derivado de esta necesidad surgen nuevas opciones en los fertilizantes. Entre ellos, los quelatos están considerados como una opción importante para mejorar la eficiencia en el suministro de micronutrientes, principalmente, tanto en aplicaciones al suelo como foliares. Para el caso del hierro se debe considerar el uso de un quelato que sea muy estable en condiciones fuertemente alcalinas.  Para ello se hace uso del quelato a base de EDDHA, como se observa en el cuadro 2, muchas fuentes de hierro no son estables, por tanto, no van a aportar este nutriente al cultivo.

Cuadro 2

Para el caso del zinc y manganeso, la fuente adecuada es base de quelato de EDTA. Las formas quelatadas tienen una eficiencia del 90%. Por ello, los quelatos de micronutrientes resultan en una alternativa agronómica de alta eficiencia en los cultivos, así como de proporcionar una mayor seguridad en la calidad de los productos.

Contacto

Victor Romano Saravia

[email protected]

+51 956258894

https://www.atlanticaagricola.com