icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter
14 de octubre de 2022
A nivel global

Lo biológico no es una moda

Lo biológico no es una moda

Lo biológico es una realidad, tanto para la nutrición, como para la protección de cultivos, calculándose que para 2026 será un mercado de US$18.500 millones a nivel global. Todos, productores y empresas de agroinsumos, quieren sumarse a una tendencia que quiere hacer del sector agrícola, una industria sustentable.

Rodrigo Pizarro

Compras de empresas ‘bio’

FMC compró recientemente a la ‘startup’ danesa BioPhero, especializada en la fabricación de feromonas para el control de plagas. El monto de la adquisición fue por US$200 millones. Desde ahora en adelante, BioPhero pasa a formar parte del negocio de sanidad vegetal de FMC, empresa que espera que los ingresos de las feromonas y los productos de control de insectos basados en feromonas sean de unos US$1.000 millones para 2030.

A su vez, Syngenta compró a la empresa italiana de biológicos Valagro. Con sede en Atessa, Valagro produce bioestimulantes y nutrientes especiales que se utilizan en la agricultura, así como en la jardinería. Tras el cierre de la operación, continuará operando como una marca independiente bajo Syngenta Crop Protection. Valagro fue fundada en 1980 y en 2021 tuvo ingresos por US$175 millones. La firma tiene trece filiales en el mundo, con presencia consolidada en Europa y Norteamérica y dejando una huella creciente en Asia y Sudamérica.

US$18.500 millones

Ese es el valor que se pronostica alcance el mercado de insumos biológicos en 2026, frente a los US$10.600 millones que se estiman hoy en día. Esa es la conclusión de un informe publicado por Research and Markets, firma especializada en estudios de mercado. Este tipo de productos tiene una tasa de crecimiento anual compuesto (TCAC) prevista del 11,9% en los próximos cinco años. Según la firma, los productos que más crecerán son los bionematicidas.

Un biofertilizante para la agricultura a gran escala

SymTRX es un biofertilizante de la estadounidense Anuvia Plant Nutrients que, según sus desarrolladores, puede mejorar el rendimiento de los cultivos en las operaciones agrícolas a gran escala, al tiempo que repone el suelo y reduce las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Eso ha sido relevante para que hayan conseguido una inversión de US$65,5 millones, que se suma a otra por US$103 millones conseguida en 2021. Con esta última inversión, Anuvia tiene previsto aumentar la capacidad de sus instalaciones e investigará otros productos potenciales como biopesticidas y biofungicidas.

El principal acuerdo de 2021

La empresa estadounidense de insumos biológicos Pivot Bio, que ofrece una alternativa a los fertilizantes tradicionales mediante la ‘programación’ de los microorganismos del suelo para que produzcan más nitrógeno, cerró el año pasado una de las 20 mayores operaciones de inversión en tecnología agroalimentaria al recaudar US$430 millones en su ronda de serie D de julio, liderada por DCVC y Temasek.

‘Vigilantes moleculares’

Como tantas empresas, Robigo nació en un laboratorio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIP, por sus siglas en inglés), donde se conocieron sus dos cofundadores, con el objetivo de fabricar lo que denominan ‘un pesticida vivo sostenible’ que protege a los cultivos de diversas enfermedades. ¿Cómo? Llevando al laboratorio algunas de las ‘bacterias buenas’ que viven de forma natural en las plantas y el suelo, convirtiéndolas por medio de la bioingeniería en lo que llaman ‘vigilantes moleculares’. Esta ‘startup’ estadounidense, recaudó a fines de 2021 US$1,15 millones.

70 laboratorios de control biológico en México

Referencia y pionero en el uso y crecimiento del control biológico como herramienta sustentable. Así es México, un país donde las herramientas de biocontrol son clave para el manejo de ciertas plagas que afectan a la industria agrícola del país. Por ello, es que hoy en día se contabilizan unos 70 laboratorios que operan de la mano del Centro Nacional de Referencia en Control Biológico (CNRCB), que han permitido ser efectivos en el control de plagas como el pulgón marrón de los cítricos o la cochinilla rosada.

Interés en soluciones sostenibles

Las empresas emergentes de biotecnología agrícola recaudaron inversiones por más de US$2.600 millones en 209 operaciones en 2021, según el Reporte Agrifoodtech 2022 de AgFunder. En 2020, la categoría de biotecnología agrícola fue una de las que más creció en el sector de la tecnología agrícola, recaudando 1.600 millones de dólares en 173 acuerdos.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados