fbpx icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Marzo 2020 |Frutales

Envíos llegaron a las 15,000 toneladas

Las exportaciones de fresa congelada le dan una segunda vida a este cultivo

Los envíos de fresa congelada están en expansión. Según las cifras de la última campaña estos se incrementaron en un 72%, alcanzando los US$28.8 millones, teniendo un precio promedio de US$1.84/kg. En volumen, los envíos fueron de 15,000 toneladas, es decir, un 68% más que el 2018, teniendo a EE UU como el principal receptor de la fruta peruana, seguido de Canadá.

Este crecimiento se ha hecho sentir a partir del año 2019, lo que está marcando la pauta tanto en Perú como en el exterior. Este tipo de producto creció un 50% durante la última campaña, motivado por un incremento bastante agresivo en la comercialización.

Se trata de un rubro que genera ventas a nivel de global por US$1,100 millones.
Un tema interesante es que últimamente hay envíos desde Perú a Centroamérica, por lo que se prevé que la exportación seguirá creciendo, ya que cada vez se escucha más de empresas que están entrando a este negocio. Sin embargo, y a pesar de que las empresas cada vez demandan esta fruta, aún no hay un crecimiento significativo en la producción local.

Actualmente en Perú se siembran entre 2,800 y 3,000 ha de fresas cada año, y un 80% de esa área se concentra en el Norte Chico, cuyas producciones se destinan en un 40% al mercado doméstico, un 50% a la exportación y un 10% a los supermercados. El 20 % de la superficie restante se siembra en los diversos valles de la sierra peruana, la que se destina al mercado nacional, local y de Lima.

Para que siga en buen pie, y también el de la fresa en fresco, es necesario que más productores dejen la informalidad y pasen a trabajar con semillas certificadas.

* Lee el artículo completo, en la próxima edición de Redagrícola Perú.