icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Capsicum

20 de septiembre de 2021
Hay espacio para seguir creciendo

Importaciones de páprika peruana se consolidan en EE UU

Importaciones de páprika peruana se consolidan en EE UU

El espacio perdido por China debido a las restricciones derivadas de la ‘guerra comercial’ con EE UU ha favorecido el crecimiento de los envíos de páprika desde el Perú. La demanda continúa con una tendencia ascendente y existe la oportunidad para aumentar las importaciones de capsicum en el mercado estadounidense, a través de la incorporación de variedades como el chile guajillo y chile ancho. Así lo piensa Jorge Mendoza, CEO de Overseas Products & Spices, firma que también se abastece de productos de otros orígenes, como la India y México.

Miriam Romainville Izaguirre

Si hace más de una década, la entrada de China en el sector de la páprika mermaba la sostenibilidad del producto de origen peruano, hoy el espacio dejado por el gigante asiático en EE UU, debido principalmente a las secuelas de la guerra comercial, abre un conjunto de oportunidades para el sector. El Perú vuelve a estar prácticamente solo en el mercado americano, tal como lo estuvo hasta la campaña 2008/09.

Jorge Mendoza, socio fundador CEO & owner de Overseas Products & Spices.

“Hoy la páprika viene principalmente de Perú y es muy raro encontrar productos de China. Existen condiciones de contexto internacional y político que juegan a favor del producto peruano. Esto representa una oportunidad para los productores locales, siempre y cuando  se enfoquen en las ventajas comparativas que tienen”, sostiene Jorge Mendoza, socio fundador y CEO de Overseas Products & Spices, una de las principales importadoras de capsicum deshidratado para el mercado estadounidense y que además de trabajar con proveedores peruanos, lo hace con indios y mexicanos desde hace once años.

El gigante asiático se ha visto golpeado por las tensiones derivadas de la ‘guerra comercial’ con EE UU. Si bien los dos países firmaron en enero de 2020 un acuerdo destinado a poner fin a este episodio, no se tiene previsto levantar en el corto plazo los aranceles impuestos durante la administración de Donald Trump a los productos chinos. “Los aranceles para poder entrar a este mercado son bastantes altos y lo vuelven menos competitivo. Además, hoy el flete marítimo desde China es impagable, aunque algunos lo están pagando por necesidad”, explica. Adicionalmente, China enfrenta problemas de residuos y contaminantes, especialmente pesticidas, de acuerdo con el presidente del Comité de Capsicum de la Asociación de Exportadores (Adex), Walter Seras. “Hoy en día China no puede competir con el Perú, era algo que no se pensaba hace tiempo”, indica Mendoza.

PapriQueen y Papriking son las principales variedades de páprika sembradas en el Perú.

El experto anticipa que se trataría de un fenómeno que no duraría poco, por lo que sugiere aprovechar los vientos a favor para que la páprika peruana consolide su posición, aun cuando China vuelva a competir en dicho mercado. “Mientras dure, hay que aprovecharlo. Como dicen, el que pega primero pega dos veces. Si uno abastece bien un mercado, cumple con las condiciones, tiene precios razonables, uno se consolida en dicho mercado”, ratifica Mendoza, quien antes de radicar en EEUU trabajaba en una agroexportadora peruana y contaba con experiencia en transformación agroindustrial de capsicum.

Otro fenómeno favorable es el crecimiento constante de la demanda en EE UU. “Es una tendencia en el mercado americano”, precisa el CEO Overseas Products & Spices, firma que en 2020 importó unos 300 contenedores de capsicum.

El Perú es el único proveedor de páprika para la mayoría de los importadores estadounidenses.

Esta expansión del consumo se debe básicamente a la población hispana, que tradicionalmente ha consumido ajíes y pimientos. “Inicialmente fue México, pero luego este se vuelve un producto que se va generalizando en su uso, entre consumidores de diferentes orígenes”, destaca. De acuerdo con datos del 2020 de la Oficina del Censo, división del Departamento de Comercio de Estados Unidos, el número de hispanos a nivel nacional asciende a 62.1 millones, el doble que hace tres décadas. “Esa es la tendencia, creciente”, afirma.

Existen condiciones favorables para la producción de páprika en el Perú.

Mendoza refiere que EE UU, el mayor mercado doméstico de consumo en términos de poder adquisitivo, valora muchos aspectos, tales como la apariencia visual del producto y la rapidez del tránsito. “La producción peruana puede llegar a un puerto de EE UU en solo 11 días, en algunos casos. México tiene una posición incomparable para ser proveedor natural, sin embargo, México tiene otro tipo de problema. Hoy hay exportadores de Perú que lo están haciendo bien, esa tiene que ser la tendencia a seguir”, comenta.

OPORTUNIDAD DE NEGOCIO PARA ATENDER

Overseas Products & Spices importa una amplia gama de productos procesados del género capsicum, con el objetivo de atender a industrias como la de embutidos y de orden culinario. “Lo nuestro son especies en general, los capsicum son nuestro producto estrella porque finalmente su aplicación es variada, desde el uso para colorantes, hasta su utilización en productos de farmacias o en las industrias de los embutidos, cárnica; hasta el consumo directo para hacer salsas”, explica.

Los productos son importados bajo a granel, aunque una vez en destino se empacan para poder distribuirlos a diferentes cadenas de supermercados. “Normalmente lo distribuimos y lo vendemos, dependiendo del cliente, en la presentación que nos solicite”, agrega, sobre productos que, además de Perú, arriban desde la India y México.

Cuadro 1. Un acercamiento a los Capsicum producidos en el Perú.

“Uno habla de la India y es productor de muchas especias. Tienen capsicum muy interesantes para este mercado, pero no compiten directamente con Perú porque la variedad que tienen ellos no la tiene Perú y viceversa. Tampoco son complementarios, algo que sí pasa con productos que vienen desde México. Cuando hay escasez de algún producto de México, como, por ejemplo, el guajillo, se incrementa la demanda del producto peruano”, manifiesta.

El año pasado la compañía importó unos 100 contenedores de páprika.

Actualmente, el Perú es el principal proveedor de páprika de la empresa, aunque hasta hace un tiempo también importaban producto directamente desde China. “Perú es el único proveedor de páprika hoy, no existe otra fuente de abastecimiento para nosotros y para la mayoría de importadores de páprika”, añade.

Hasta antes de la ‘guerra comercial’, la páprika peruana venía año a año perdiendo posición por el ingreso de capsicum de buena calidad y bajos precios de China a los mercados de EE UU y Europa. “Nos hemos ido reduciendo porque aparecieron otros competidores, sin embargo, no hemos desaparecido y ahora se dan las condiciones para poder consolidar. Hay que aprovechar esa condición”, ratifica. Para el experto, el Perú debería enfocarse en la producción de otras variedades de capsicum, de forma similar como lo hace México, para verse menos expuesto al riesgo.

La páprika importada por la compañía es distribución a diferentes cadenas de supermercados de EE UU.

“México tiene por lo menos unas diez variedades más de capsicum de importancia comercial que mueve hacia el mercado estadounidense en volumen, en cantidad. Quizás sean el principal origen de importación de chiles en general. Sé de compañías en Perú que han hecho pruebas exitosas y hay más de una variedad. Hacen el guajillo híbrido. Si pudiesen dominar un guajillo que no sea híbrido, sino que sea criollo sería ideal. En el caso del chile ancho se está haciendo [pruebas] ya hace un buen tiempo. Y hay muchos otros chiles, como chile morita, pasilla, piquín. Sería interesante incorporarlos dentro de una oferta exportable, si alguien se especializa en la producción de capsicum. Tener más de una variedad hace más atractivo al exportador. Perú podría convertirse en un competidor potencial de México, que sigue solo en muchas variedades”, comenta.

PERÚ COMO ORIGEN

El inicio de la exportación de Capsicum en el Perú se remonta recién a fines de los años noventa del siglo pasado, periodo en el que España empieza a demandar dicho cultivo para atender a las industrias de oleorresina y molienda. “Inicialmente el producto era industrial. Se vendía pacas de páprika y los único que se demandaba al productor era que los frutos tuviesen un buen color y tener rendimientos. Eso fue cambiando en el tiempo porque aparecen otros mercados, como EE UU y México, donde el color pasa a un segundo plano y lo que importa es la apariencia del producto. De meterlo en una paca se pasa a trabajar con cajas de cartón de 25 libras (11.3 kg) Eso cambia mucho el concepto y la demanda que hasta hoy prevalece, que es el producto de mesa”, comenta Jorge Mendoza

De otro lado, el experto añade que desde que el Perú empezó a sembrar Capsicum y a aparecer en el mapa de producción mundial, desplazó a otros países de origen por diferentes razones. Por ejemplo, Sudáfrica por razones políticas y Chile disminuye su área sembrada tras la aparición de la producción peruana. El experto añade que a inicios de los 2000, el país se convirtió en el principal productor de capsicum del mundo, antes de que apareciera China. Las exportaciones de productos peruanos del género capsicum mantuvieron un crecimiento sostenido hasta el 2017, año en que superaron los US$ 220 millones en exportaciones.

Son dos las principales variedades de páprika que se siembran en Perú: PapriQueen y Papriking. No son las únicas, porque también está Barranca, una variedad criolla que tiene demanda para un mercado de mesa. Todavía los agricultores tienen dificultades de entrar al mercado europeo”, complementa. Cabe destacar que la firma importó el año pasado 100 contenedores de páprika desde el Perú. “Hemos ido creciendo año a año, ha sido algo gradual y se va consolidando el mercado que tenemos”, afirma.

Según los últimos datos disponibles de Promperú, el país exporta al mundo principalmente unas 14 variedades de ajíes y pimientos, clasificadas en las de tipo exótico, mediterráneo y los ‘Tex-Mex’, lo que responde a la creciente demanda de países como EE UU, España y México. Destacan la páprika, el pimiento morrón, chile ancho, panca, pipí de mono y el rocoto.

El experto añade que para que el Perú consolide su posición como productor y exportador de capsicum se requiere una labor conjunta que involucre al Estado, ya sea garantizando una infraestructura vial adecuada o brindando soporte a través de capacitaciones y financiamiento. “No tenemos condiciones suficientes para acceder a un puerto cercano, entonces los costos se incrementan. Tampoco tenemos una buena carretera para meter un container y hacer una consolidación en la zona de producción”, explica, y considera fundamental que en lugares donde la agricultura está automatizada se opte por la integración, de cara a consolidar la oferta exportable. “No basta con la iniciativa privada”, finaliza.

El potencial que tiene el Perú para consolidarse como proveedor de capsicum para EE UU es enorme. Tal como se ha hecho en otras industrias, una adecuada implementación de buenas prácticas agrícolas y una diversificación de la cartera contribuiría a alcanzar tan ambicioso objetivo.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados