fbpx icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2020 |Noticias

Juan Carlos Paredes, gerente general de Agrícola Pampa Baja

«Hoy salimos a ser competitivos, sabemos competir a nivel global»

«Más caro, pero a la vez más seguro”, define Juan Carlos Paredes, gerente general de Agrícola Pampa Baja el producir en el Proyecto Olmos. Y es que esta empresa arequipeña se lanzó durante un par de año en la búsqueda de tierras en el norte del país, para complementar las producciones que ya hacían en el sur. Tras ese tiempo, se decidieron finalmente por Olmos, “aunque el precio del agua de Olmos sea 14 veces más cara que en Arequipa”, sostiene.

Hoy ese campo está en un 100% plantado con paltos Hass, que inició la cosecha a mediados de febrero, con la llamada ‘flor loca’. Sin embargo, hasta hace poco tiempo, ese campo también estaba sembrado con cebollas y páprika, las que siguen produciendo en el norte, pero fuera de lo que es el proyecto de irrigación. “Así complementamos las producciones de Arquipa. Aquí en Olmos tenemos el programa de cebollas, que cosechamos entre agosto y septiembre; y un programa de páprika en Jayanca, cuya cosecha va de agosto a octubre”.

-Todo para exportación.

-Sí, todo. La cebolla va en un 80% a EE UU y un 20% a Europa. La páprika, un 35% a EE UU, un 35% a México, un 15% a Centroamérica y un 15% a España. Las hortalizas son cultivos ‘cash crops’, es decir, cultivos de oportunidad. Entonces, cuando se presenta la oportunidad y hay buenos precios, se hará. Pero cuando hay moda por hacerlos, nos contrariamos. Sabes que, cuando en el Perú se pone de moda un cultivo, se pueden hacer 5,000 ha de ese cultivo. Si eso pasa, preferimos no hacerlo y nos contrariamos.

-Y la palta es un negocio menos riesgoso.

– Claro. La palta es menos riesgo de mercado, por eso ha pasado la decisión de dejar el campo de Olmos solo con paltas. Hoy tenemos más de 900 hectáreas allí. Nos instalamos allí porque nos complementa las ventanas. Estamos produciendo desde mediados de febrero hasta mediados de mayo, en Olmos. Y eso lo complementamos con lo que tenemos en Arequipa, donde producimos desde fines de junio hasta agosto.

-¿Cómo hacer para que el palto siga siendo atractivo comercialmente?

-Hay un tema agronómico y comercial. En el agronómico, hay un manejo de podas y de renovación de material, que recién estamos aprendiendo en Perú, para no tener árboles de cinco años que midan 8 o 9 metros. En el Perú se deben manejar árboles chicquitos a una densidad media-alta, para lograr productividades de 17 t/ha. También pensar en tecnologías de sensores. La parte comercial es que ya estamos aprendiendo a medir el mercado. Hoy salimos a ser competitivos, sabemos competir a nivel global. Esa oferta comercial la estamos llevando de una forma más profesional. Esa está siendo una fortaleza.