fbpx icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Enero 2021 | Empresas

AKMA

Garantizando mejores precios, ahorro en costos y mayor productividad

Una poda realizada en el momento adecuado y con personal altamente calificado es la estrategia para conseguir los precios más altos en las mejores ventanas comerciales. Con un equipo de aproximadamente 300 expertos, AKMA ofrece todo su conocimiento en poda especializada en los campos de limón, mango y arándano.

La falta de competencia en una labor especializada como es la poda puede generar muchos sinsabores a los productores, sobre todo si el personal de campo terminó cortando por inexperiencia ramas o troncos productivos. De acuerdo a los asesores y productores, esto puede acarrear mermas de entre el 20 y 50% de la productividad de los frutales al final de la campaña.

Jhon Olórtegui, gerente general de Akma y asesor de arándanos.

Cómo, dónde y cuándo podar son decisiones que parten de un ‘expertise’ de los encargados del campo. Pero, incluso, las indicaciones pueden ser mal captadas por el personal temporal que asume las tareas de la poda, obteniendo resultados insatisfactorios. Por esta misma razón, las podas programadas por determinado tiempo pueden alargarse, con el consiguiente impacto en los costos estimados para la campaña, según explica el gerente general de AKMA, Jhon Olórtegui.

Entre los campos que AKMA brinda sus servicios figuran los de limón, mango y arándano. Para entender la importancia de esta labor cultural, los siguientes especialistas y asesores de campo cuentan su experiencia en la poda de los tres cultivos mencionados.

PODA DE LIMONERO, FRECUENCIA ES FUNDAMENTAL PARA LA FORMACIÓN

El primer año de instalada la planta de limón, ya sea de la variedad Tahití o Sutil, se requiere de al menos tres podas de formación cada dos meses.

Yilmer Viera, asesor de limones.

“Tras pasar el plantón a campo definido, vendrá la poda de formación, lo que implica seleccionar las ramas principales. En el segundo flujo, que es el segundo brote, se seleccionarán las ramas secundarias, al menos unas cinco. Al tercer flujo, ya se seleccionan por lo menos 10 ramas secundarias”, explica Yilmer Viera, especialista en limón. Con este proceso se forma la copa del árbol.

Luego viene la poda de producción para eliminar los ‘mamones’. Como el limón fructifica y florea constantemente, la poda permite que la producción se derive a agosto, cuando se obtienen los mejores precios.

“Suele ocurrir que el agricultor desconoce qué tipo de rama hay que seleccionar en la poda de formación, y a veces deja como principal una rama vegetativa. Entonces, el estándar de producción que debía ser de 50 a 60 t/ha, en el caso de un árbol de 5 a 6 años, cae en un 50%; eso no es rentable”, advierte y añade que es muy importante seguir un protocolo sanitario, que incluya la desinfección de las herramientas, para evitar problemas con hongos, tras el corto de ramas.

PODA EN MANGO, CLAVE DESPUÉS DE COSECHA

La poda de producción debe realizarse en el momento indicado: luego de la cosecha, entre la primera y segunda semana de abril. “Es una poda en verde, es decir que no se hace poda del tronco o material leñoso, solo se hacen despuntes, porque a través de cada uno de estos despuntes vendrá el nuevo brote del cual saldrá la potencial fruta”, explica. Johan Moreno, especialista en mango.

Johan Moreno, asesor de mangos.

Comenta que en la zona de Casma se viene trabajando el tema de la alta densidad de los árboles. Si en Piura se ubican 400 plantas/ha, en Casma serán de 1,000 a 2,000 plantas/ha. Esto, en la práctica, significa que los campos demandan un mayor número de personas para las labores culturales, entre ellas, la poda.

Durante el primer año de instalada la planta, se realiza una poda de formación tres veces durante el año. “En Casma se carece de personal capacitado. Con la mano de obra local no es suficiente, por eso se traen podadores de Piura que no siempre cumplen con las exigencias de calidad y de plazos. Si continúan creciendo las hectáreas se requerirá más personal especializado, de lo contrario, se pone en juego el precio final de la fruta”, sostiene.

PODA DE ARÁNDANOS, LAS FECHAS COMO FACTOR CLAVE

Entonces, dependiendo de la zona productora y el clima se deberá determinar la fecha de poda en un cultivo como el arándano. Otro factor que se toma en cuenta para definir la fecha será el sanitario. Por ejemplo, en los valles de Cañete, los agricultores prefieren podar en la quincena de febrero para que la floración no tenga problemas de hongos, debido al crecimiento de los porcentajes de humedad.

Olórtegui explica que en la variedad Biloxi se trabajan tres tipos de poda: cuando la planta tiene un año, se realiza solo un entresaque y se deja los brotes basales; la poda al segundo año que se hace a ras, el corte tiene que ser bien fino y de preferencia no se deja el brote basal; al tercer año, se busca tener una planta ordenada, con ramas verticales sin entrecruzamientos. Todo esto permitirá que la fruta se forme bien.

En el caso de la variedad Emerald, la poda es diferente, pues no se corta a ras, como la Biloxi. El primer año se hace entresaque y se eliminan brotes viejos. En los siguientes años, se va haciendo una escalera hasta que la planta logre una altura máxima de 1.5 a 1.8 m.  De no realizarse una poda adecuada, advierte que la productividad de la planta puede caer en un 20% y, un mal corte puede permitir el ingreso del hongo de madera que necrosa la rama y planta.

Olórtegui explica que en AKMA brindan asesoría previa y luego de la poda, para dar tratamiento sanitario a la planta. Además, cuentan con un supervisor por cada 25 trabajadores, se ocupan del traslado, alimentación y pagos del personal. Otro punto que destaca es que se cumplen con las fechas comprometidas con el productor, previamente establecidas. “Para quienes no están acostumbrados, la poda puede ser una labor física exigente. Como AKMA tenemos ya un ritmo de trabajo, gracias a que tenemos un ‘pull’ de gente capacitada”, agrega. Todo esto significará para el agroexportador una reducción de riesgos, mantener los costos de producción y contar con una calidad de poda 100% garantizada.

Contacto:

Jhon Olórtegui,

gerente general de AKMA

jhon.olortegui@gmail.com

Celular: 973695349