icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter
21 de diciembre de 2021
Entre enero y noviembre suman más de 15 mil toneladas, con aumento de 52% frente a 2020:

Fuerte alza de exportaciones peruanas de limón Tahití genera alerta por posible impacto en precios

Fuerte alza de exportaciones peruanas de limón Tahití genera alerta por posible impacto en precios

El veloz crecimiento ha atraído a nuevos productores y a aumentos en las áreas cultivadas. No obstante, expertos anotan que es necesario desarrollar nuevos mercados y elevar los estándares de calidad, con el objetivo de mantener márgenes sostenibles en el tiempo.

 Miriam Romainville Izaguirre, Lima

Chile, Reino Unido y Estados Unidos han sido los destinos principales de la tendencia más dinámica entre los cítricos peruanos: el limón Tahití. El pequeño y ácido fruto de color verde ha venido encabezando el crecimiento en la exportación de limones desde Perú, desplazando al tradicional limón sutil: solo entre enero y noviembre de este año ha sumado envíos por 15,350 toneladas, 52% más que en el mismo periodo de 2020. El crecimiento ha sido tal para la variedad que los expertos advierten el riesgo de una saturación en los mercados que haga caer los precios y que se estén sacrificando los niveles de calidad.


“En limón, aún no tenemos muchas puertas abiertas, por lo que hay que estar atentos antes de incrementar la oferta de manera sorpresiva”.

Gabriela Roldán Castillo, analista de Fresh Fruit Perú.


“En limón, aún no tenemos muchas puertas abiertas, por lo que hay que estar atentos antes de incrementar la oferta de manera sorpresiva”, dice Gabriela Roldán Castillo, analista de Fresh Fruit Perú, agencia especializada en inteligencia comercial para la agroexportación. Castillo señala el ejemplo de lo sucedido con el arándano, cuya súbita alza de oferta hizo caer los precios. “Eso no afecta a las empresas que lideran las exportaciones, pero sí podría afectar a las pequeñas, sobre todo en productos como el limón”, dice Roldán Castillo.

Con su crecimiento de este año, el limón Tahití ha pasado a representar el 70%de las exportaciones de limones peruanos, mientras que el sutil sólo representa el 22%. En 2020, sutil era el 52% de los envíos, mientras que Tahiti, el 44%.

De acuerdo con información del Servicio Nacional de Sanidad Agraria del Perú (Senasa), el limón Tahití se puede comercializar en 61 países. No obstante, se trata de un producto que no es tan conocido en todos los mercados. Luis Corvera, director general de Fresh Fruit Perú, sostiene que, a diferencia del arándano, que es un producto que se consume en todo el hemisferio norte, en el caso del limón Tahití queda mucho por trabajar. “El limón sí vale la pena, pero va a tener que crecer de a poco”, remarca. “No quieres castigar tus márgenes”.

<

Por su parte Sergio del Castillo, gerente general de la Asociación de Productores de Cítricos del Perú (Procitrus), indica que no se sabe con exactitud en qué momento se dará una sobresiembra de este cultivo, que se produce además en países como Colombia, México y Brasil. “Hace poco viaje a San Martín, en el norte de Perú, donde están incentivando que se siembren 3,000 (hectáreas) de limón Tahití. Les hice reflexionar que el mercado no es ilimitado. Eso pasa en cualquier frutal, ven el crecimiento de la demanda y todos comienzan a sembrar”, añade.

Los expertos consultados coinciden en que la promoción del limón Tahití es necesaria para desarrollar el mercado. Sin embargo, el costo asociado a campañas de marketing sería la principal limitante para impulsar su consumo cuando decaiga el viento a favor originado por la pandemia. El gerente general de Procitrus tampoco prevé que se incentive el consumo de limón verde. En palabras de Sergio del Castillo, actualmente “el limón amarillo es el que domina en el mundo”.

ENTRADA DE MÁS ACTORES Y EXIGENCIA DE LA CALIDAD

Las proyecciones de Fresh Fruit Perú apuntan a que en 2022 los envíos de limón Tahití no mantendrán el mismo ritmo de crecimiento registrado en estos dos últimos años, ya que se espera que la demanda regrese a la normalidad y se eleven las exigencias en torno a la calidad del producto mandado. “Por lo mismo de la pandemia, se mandaron productos que no necesariamente alcanzaban esa calidad internacional. Están siendo nuevamente rígidos. El limón no va a crecer al mismo ritmo”, explica la analista Roldan Castillo. La experta recuerda que antes de 2016 las tasas de crecimiento del limón Tahití estaban por debajo del 10%, luego fue aumentando y este año ya se crecía a noviembre por encima del 50%.

Israel Sánchez, CEO de International Realty Property Management (IRPM), la cuarta empresa que más volumen de limón Tahití exporta del país, coincide y sostiene que el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de Chile ha endurecido los protocolos de ingreso para el limón Tahití en dicho mercado. “Eso ha hecho que el puño de exportación hacia ese destino bajara un poco”.

Empresas como IRPM trabajan principalmente con agricultores y se han enfocado en que obtengan certificaciones, como Global GAP. Sin embargo, el director general de Fresh Fruit advierte que en números la mayoría de los exportadores de limón Tahití son pequeños. Esto explicado en gran parte por la inversión que demanda contar con procesos estandarizados y certificaciones de buenas prácticas. “Estamos hablando de volúmenes tan pequeños que no sé si le va a ameritar”, indica, tras agregar que espera que el proceso de mayores exigencias sea paulatino ya que no hay un producto sustituto. La calidad es un factor que se espera continúe marcando la pauta del sector. Según el representante de Procitrus, aún hay poco conocimiento del manejo fisiológico y fenológico del limón Tahití.

De otro lado, empresas agrícolas de gran magnitud como Rapel, que a la fecha posee 150 has de limones Tahití, han empezado a exportar esta variedad y tienen la proyección de concretar el próximo año el envío de cerca de 100 contenedores. Su gerente general, Pablo Eyheralde dijo en una entrevista realizada a inicios de diciembre que a futuro enfocarán su producción ya no solo en uvas, sino también en limones y arándanos. Otro jugador que ha apostado por la diversificación y por incorporar a su portafolio este cultivo es Fegurri. Su gerente general, Alejandro Carvajal, manifiesta que en tres años tienen el objetivo de alcanzar las 100 ha de limón Tahití, multiplicando por seis su área actual. Se sumará también Ecosac, que además de limón Tahití apunta a incorporar cultivos como paltos y arándanos.

El gerente general de Procitrus complementa e indica que los productores más grandes de cítricos suelen incluir al limón Tahití como un producto que complementa su portafolio, pero no en superficies tan extensas. “El Grupo Laran es el mayor exportador de cítricos, también exportan limón Tahití. Lo mismo que COEXA, son varios. Complementan su oferta de cítricos, es parte de su portafolio, pero es poco área la que satisface la demanda. No es como la mandarina y naranja donde siembran cientos, miles de ha”, acota.

NUEVOS DESTINOS

En este 2021, Chile ha recibido 8198 toneladas del limón Tahití, por un valor FOB de 6.1 millón de dólares (US$ 0,75 por kilo). Reino Unido le ha seguido, con 3.025 toneladas, generando US$ 3,4 millones (US$ 1,13 por kilo). Le sigue con distancia Estados Unidos, con 1.781 toneladas, con un valor de 2,2 millones de dólares.  Los restantes 2.345 toneladas se reparten entre Panamá, Países Bajos y otros.

La diversificación de mercados jugará cada vez más un papel importante, más aún con la entrada de nuevos competidores. Israel Sánchez, CEO de International Realty Property Managment (IRPM), indica que a partir de enero empezará a operar su nueva oficina situada en EE UU. Hasta este año todo el volumen exportado tenía como destino Chile, la proyección hacia el 2022 es cerrar con el envío de 87 contenedores, de los cuales un 40% iría como destino al mercado estadounidense. “Vamos a ir primero con mayoristas en Miami y luego a supermercados en Florida”, comentó, tras enfatizar que como importadores se encargan de distribuir en diversos puntos de venta con el objetivo de obtener mejores precios.  IRPM, cuya marca de limón Tahití es Olmos One, cuenta con una planta de maquila que les permite entregar el producto en mallas de ½ o 1 k. “Nosotros siempre vendemos el producto al retail con valor agregado. No vendemos solo el producto cosechado, sino en presentaciones de valor agregado, como clamshells, mallas, cajas. Lo mismo estamos trabajando en EEUU”, agrega.


“Nosotros siempre vendemos el producto al retail con valor agregado. No vendemos solo el producto cosechado, sino en presentaciones de valor agregado, como clamshells, mallas, cajas. Lo mismo estamos trabajando en EEUU”.

Israel Sánchez, CEO de International Realty Property Managment (IRPM)


El limón Tahití hoy goza de un ambiente favorable, en línea con el comportamiento de otros cítricos como la naranja y la mandarina. Considerar la experiencia de cultivos como la granada, que en su momento también mostraron ritmos interesantes de crecimiento y llevaron a un gran número de agricultores a apostar por este cultivo, servirán para no repetir viejos errores y construir un negocio sostenible en el que se obtengan márgenes atractivos.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados