icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noticias

21 de abril de 2022
Con el fin de beneficiar a más de 1.500 pequeños productores

Fondo de innovación apunta a fortalecer la cadena productiva del banano orgánico en Piura

Fondo de innovación apunta a fortalecer la cadena productiva del banano orgánico en Piura

Iniciativa emprendida por la organización internacional Solidaridad busca impulsar la cadena productiva del banano orgánico en la región norteña de manera biosegura, sostenible y competitiva.

Renato Manrique

El manejo de los plásticos que se desechan tras usarse en cultivos es uno de los puntos débiles de la producción orgánica. Y este es uno de los temas que busca ayudar a resolver la ONG holandesa Solidaridad, la que lidera un proyecto en la región Piura para mejorar los procesos de los bananeros orgánicos. Para ello congrega a especialistas técnicos y a 1.500 pequeños productores de la cadena productiva del banano orgánico de dicha zona, siendo esta una de las nueve iniciativas que forman parte del Fondo de Innovación, gestionado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), como parte del proyecto: Desarrollo económico sostenible y promoción de las PYMEs a nivel subnacional, financiado por la Unión Europea.

Un aspecto importante para el desarrollo de esta cadena productiva se centra justamente en la gestión de residuos. Para ello, se capacitará a 30 cuadrillas, de 20 personas cada una; es decir, se llegará a mejorar las competencias de 600 trabajadores, en temas relacionados al acopio de las fundas de plásticos para ser recicladas y reusadas, a fin de reducir costos y cuidar el medio ambiente.

Al respecto, Diego Balarezo, Gerente de Programa de Frutas Perú de Solidaridad señala que alrededor de esta iniciativa de economía circular que busca reusar el plástico que se emplea en la industria del banano, es que crearon una fábrica que recoge esos plásticos y los transforma en esquineros, “entonces la idea es capacitar a las cuadrillas, que son el último contacto de plástico con el campo para que agrupe este plástico y lo pueda entregar a esta fábrica y para ello van a van a ser capacitados más o menos 600 trabajadores”.

En conjunto, 1.500 pequeños productores y 40 técnicos asociados, serán capacitados en temas de biofermentos, bioseguridad y neutralidad de carbono. En esa línea, apunta que se espera realizar la medición de la huella de carbono a las asociaciones bananeras para contribuir a la obtención de nuevas certificaciones de calidad.

Asimismo, resalta que otros aspectos de innovación tecnológica que considera el proyecto son: La reducción de los costos de compra de insumos agrícolas, como abonos y otros fertilizantes orgánicos (guano de isla, sulfomag y sulfato de potasio, que representan el 43 % de los costos totales anuales); el incremento de 15 % de la productividad de las parcelas, al incorporar nutrientes al suelo como nitrógeno, fósforo y potasio, a través del uso de biofermentos; la minimización de riesgo de contaminación con el hongo FOC-TR4, para evitar una pérdida potencial y total de la parcela.

De igual forma, se considera la articulación con mercados internacionales que reconocen atributos de sostenibilidad, a través de la certificación Carbono Neutral. Con miras a recuperar al menos el 5% de la cuota del mercado cedido al banano convencional de Costa Rica y República Dominicana; y Acciones de resiliencia frente a los efectos del cambio climático.

Balarezo subraya que para llevar a cabo este proyecto tienen pensado implementar tres biofábricas que generará biofermentos para un determinado número de hectáreas, que serán documentados en una plataforma virtual de conocimiento y de innovación abierta que han diseñado, así como también un protocolo o ruta de neutralización de carbono. Y en paralelo refiere que también tienen 40 parcelas piloto que van a ser manejadas con biofermentos para que el productor pueda observar las bondades, que van desde mejorar el tipo de suelo, protección frente a enfermedades y plagas, aumento de productividad y reducción de costos a nivel de abonos. “Estos son los impactos positivos que tendría el proyecto”, apunta.

TRABAJO CON ASOCIACIONES DE PRODUCTORES

El experto indica que este proyecto que se comenzó a ejecutar desde diciembre del año pasado, tendrá un impacto en los distritos de Piura y Sullana, trabajando de la mano con seis asociaciones peruanas de bananeros: APPBOSA, APOQ, APnbBOSMAN, AVACH, Rio&Valle, Agrotallán, CAPEBOSAN. “Es un proyecto bastante joven, tenemos 4 meses de implementación, ya tenemos una línea base, y tenemos el trabajo definido con 7 asociaciones de pequeños productores, apuntando a beneficiar 1.500 productores, pero probablemente se supere esa cantidad”.

Cabe señalar que la cooperación internacional ha destinado € 400.000, que serán invertidos en 18 meses de ejecución, a cargo de Solidaridad. “De esta manera, se busca mejorar la competitividad de la cadena del banano orgánico peruano e impactar positivamente en los medios de vida de las familias productoras de la región de Piura”, puntualiza.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados