fbpx icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Junio 2020 |Espárrago

En Ica

Espárrago fresco: un cultivo que demanda esfuerzos conjuntos para acelerar la transformación

Desde mayores restricciones en el uso de moléculas químicas para la protección del cultivo, hasta la tendencia creciente de costos asociados a la mano de obra y las tarifas aéreas, la industria enfrenta desafíos internos y externos para garantizar su posición como primer proveedor mundial de espárrago. El desafío del sector, para el gerente comercial de Agrokasa, José Antonio Castro, pasa por acelerar la transformación a través de una mirada integral y una participación más activa del sector público-privado.

Miriam Romainville

Las limitaciones logísticas que enfrentaron diversos exportadores de espárrago fresco, por las restricciones del tráfico aéreo derivadas del Covid-19, esbozan parte de los retos que año a año enfrenta el sector para ser competitivo y continuar manteniendo su lugar como primer productor mundial, pese a la arremetida mexicana. “Lograr ser competitivos y mantenerse competitivos es una preocupación y es más una obligación que tenemos como productores y exportadores”, sostiene José Antonio Castro, gerente comercial de Agrokasa, compañía con operaciones en Lima e Ica.

El diagnóstico es conocido para los productores de espárrago del sur del país: las exigencias para los productores y exportadores han crecido en todos los frentes. Parte de ellas están vinculados a los mayores retos fitosanitarios que vienen desde los principales mercados destino, entre los que destaca EE UU, que representó en el 2019 el 62% de los envíos. Existe una mayor restricción en el uso de determinados agroquímicos, tanto en número como en cantidad, y una mayor presión de parte de los clientes por garantizar una menor residualidad en el producto final.

“El mismo hecho de tener mayor control y restricción en el uso de ciertos agroquímicos por parte de los clientes, hace que el productor tenga que trabajar más en base a controles integrados de plagas y ya no solo con la aplicación de agroquímicos. Todos los mercados se protegen y son más exigentes con las condiciones sanitarias de los productos que importante”, explica Castro. El manejo integrado es una de las técnicas de control que ha ido ganando terreno, de cara a realizar un mejor manejo del cultivo, sin exigir tanto a la planta, a la vez que se va afinando el programa de nutrición y el manejo del riego.

José Antonio Castro, gerente comercial de Agrokasa.

A la par, han aparecido nuevas plagas o se ha intensificado la presencia de las que ya existían. Una de esas plagas es el Elasmopalpus lignosellus, un barrenador que perfora el tallo hasta secarlo y comprometer la corona del espárrago. Aunque los mayores problemas sanitarios de la industria a nivel nacional están asociados al Prodiplosis longifila, seguido de los trips y la enfermedad de la mancha foliar. “Ha variado y mucho [las condiciones en Ica respecto a la aparición de plagas y enfermedades]. Nos afecta y nos quita competitividad. Lamentablemente esto no es un manejo que pueda hacer una sola empresa o un grupito reducido de empresas”, apunta Castro.

Aunque cada agroexportadora tiene una estrategia de protección del cultivo determinada, Castro considera que los productores deberían trabajar en un plan integrado de control sanitario, junto al Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa), con el objetivo de identificar las plagas y enfermedades que existen a nivel nacional según valle y tipo de cultivo. “Lo importante es trabajarlo a nivel de valle o zona productora”, anota el gerente comercial de Agrokasa.

FACTORES QUE HAN IMPACTADO EN EL NEGOCIO

“Varios factores han impactado en los costos y en la rentabilidad del negocio del espárrago fresco”, agrega Castro. Otros elementos que han influido en el negocio es el incremento del costo de la mano de obra; la disponibilidad de nuevas tierras con condiciones agro-climatológicas adecuadas para el espárrago, así como el costo de las tarifas aéreas para llegar a los mercados. Las tarifas aéreas son fluctuantes, incluso en una misma semana pueden sufrir variaciones para un mismo destino. En algunos casos este costo puede significar por sobre el 50% del valor CIF de una caja de espárrago”, agrega Castro.

México, el segundo proveedor internacional de espárrago, tiene por su parte claras ventajas logísticas. No solo cuenta con 5 aeropuertos internacionales y acceso a aeropuertos con base en EEUU, como Delta y United Airlines, sino también tiene una infraestructura de puertos eficiente tanto en el Atlántico como en el Pacífico. Esta ventaja competitiva se traduce en un menor costo logístico frente al Perú.

No todas las empresas han logrado adaptarse a las exigencias. De acuerdo a la consultora de mercado FreshFruit, solo en el 2019 dejaron de exportar 30 empresas de un total de 88 y en los últimos años el porcentaje de empresas que salió del mercado osciló entre un 25% y un 34%. Del grupo de exportadoras que salió del mercado de espárragos hay algunas que han seguido operando, pero en rubros diferentes, como Agrícola y Ganadera Chavín de Huántar y Empacadora y Procesadora Huamaní, enfocándose en envíos de mango, uva y palta.

En esa línea, Castro explica que debido a que el espárrago es un cultivo perenne, se estima que está en el orden de 8 a 10 años, los productores deben evaluar muchos aspectos antes de tomar la decisión de salir del negocio. Por ejemplo, se debe considerar el costo alternativo en el uso, la rentabilidad del suelo y la cantidad de metros cúbicos de agua disponibles para hacer una correcta entrega del recurso al cultivo.

PROCESO DE REINVENCIÓN

Para adaptarse a los desafíos de la industria, Agrokasa decidió renovar las plantaciones de espárrago de manera escalonada desde hace unos años. Actualmente, la antigüedad promedio de sus plantaciones es de seis años y registran un rendimiento promedio de 16 t/ha, con un rango mínimo de 12 t/ha y un máximo de 19 t/ ha.

Evolución de los principales cultivos exportados por Agrokasa (En %).

El desafío de la compañía, como explica su gerente comercial, para por optar por variedades más productivas. “[Las variedades de espárrago más usadas son] la UC157 y la UC115, la cual es una versión mejorada de la UC157 y por lo tanto tiene un mejor comportamiento y potencial productivo”, sostiene. Por ejemplo, la UC115 produce entre 20% y 30% más de kilos acumulados que la UC157. Su apertura es más alta y más ventilada, por lo que las aplicaciones fitosanitarias son más eficientes, y su tolerancia al frío es mayor, de acuerdo a Santiago Fumagalli, gerente de producción de SF Almacigos.

Como compañía líder en el sector, su estrategia también estuvo orientada en tener un portafolio más amplio de cultivos. “En algún momento llegamos a tener 1,400 hectáreas de espárragos, pero en la actualidad tenemos 430 hectáreas. Por edad y uso correcto de estas superficies, hemos desarrollado otros frutales en esa superficie”, indica el gerente comercial de Agrokasa.

Precisamente, sobre algunas superficies en las que antes reposaban espárragos se levantaron paltas, uvas y arándanos. Al cierre del 2019, los envíos de palta de Agrokasa representaron el 56.24%, casi 14 puntos porcentuales más que el 2015, según Veritrade. En el caso de uvas y arándanos, su participación el año pasado fue de 18.4% y 3.87%, respectivamente. Los arándanos fueron los últimos en ser incorporados al portafolio, los primeros envíos se hicieron hace dos campañas.

Castro explica que se optó por cultivos como la palta y la uva por los conocimientos que ya se tenían en torno a dichos frutales y el consumo preferente de los mismos en los principales mercados. Solo en el caso de la palta Hass, se ha observado un crecimiento constante de la demanda EE UU, Europa y Asia, que ha derivado en que la producción de palta en el mundo se duplique al pasar de 2.8 millones de toneladas que se producían en el 2000, hasta 5.9 millones de toneladas en 2017.

EFICIENCIA EN LOS PROCESOS PRODUCTIVOS

A la par, Agrokasa se enfocó en ser eficientes en sus procesos de producción. “No todo es la economía de escala, permanentemente se debe observar y trabajar en las mejoras continuas de todos los procesos de producción, transformación y exportación. Parte de esto nace con el uso de variedades con genéticas mejoradas y el uso de tecnología en toda la cadena. Pero un factor clave, es la experiencia y la observación de los agrónomos e ingenieros que ven todos los días como mejorar en cada detalle”, anota.

Con ese enfoque integral, Castro manifiesta que han logrado que el negocio de espárrago fresco en Perú, que el año pasado movió U$ 392 millones en ventas, continúe siendo rentable. “La rentabilidad es, hasta cierto punto, un poco subjetiva y siempre dependerá de las expectativas y la estrategia de cada empresa como organización”, añade. Además, aunque los precios ya no son tan apetitosos como cuando comenzó el negocio de espárragos hace más de dos décadas.