fbpx icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Marzo 2020 |Noticias

A pesar de las medidas de prevención del coronavirus

Empresas en Piura proyectan cumplir sus planes agrícolas y comerciales

Estos primeros 15 días de medidas de inamovilidad para enfrentar la expansión del coronavirus han servido a los productores de Piura a organizarse y mantener estables sus operaciones tanto en campo como en las plantas de procesamiento.

De acuerdo a Gerd Burmester, director comercial de Ecosac, la primera preocupación de la empresa fue evitar que el virus ingrese a la operación. Inmediatamente, se capacitó a la gente que trabaja en Ecosac y se tomaron todas las precauciones sanitarias en las áreas que requieren una continuidad en el trabajo.

En el caso del campo, dijo que cuentan con el personal mínimo encargado de realizar las labores indispensables que permitan no poner en juego los cultivos. “Si se compara con la etapa pico en que laboran hasta 7 mil personas, hoy solo estamos con unas 800 personas en toda la operación que involucra los negocios de uvas, palta, limón Tahití, pimientos y langostinos”, señala. Pese a contar con un equipo mínimo, señala que no habrá  efectos negativos en la calidad de los cultivos.

En el tema de empaque, hoy no están procesando fruta, pero si langostinos, otro negocio de la empresa.  Las áreas administrativas, comercial y de recursos humanos están trabajando desde sus casas.

El próximo cultivo que entrará a cosecha es la palta, específicamente en la semana 16, es decir la segunda semana de abril. Igualmente, se cosecha una pequeña cantidad de uva sin semilla, que sacan en esta época. A nivel de Proserla, empresa a la que brindan el servicio comercial, se está cosechando lima Tahití y palta, pero tampoco se trataría de volúmenes grandes.

En lo comercial, Burmester señala que están haciendo envíos con normalidad de langostinos y conservas. “Estos son alimentos que están siendo consumidos en EE UU, Corea y España. Todo se sigue exportando, según lo programado”, apunta.

Una vez que acabe la cuarentena van a seguir trabajando igual con el distanciamiento del personal en las plantas y en los campos. Se seguirá capacitando a la gente para que sigan tomando las mismas medidas sanitarias tanto en la empresa como en la casa.

Garantizar la parte esencial de la operación

Igualmente, en la empresa Fegurri se ha optado por contar con un equipo de emergencia de 30 personas en el campo de uva de mesa, cuya extensión supera las 200 ha, que pueda ocuparse de las labores de riego y aplicaciones. “Lo que se ha hecho es cubrir la  parte fundamental, para que las plantas puedan seguir viviendo y que el campo pueda seguir funcionando hasta que la cuarentena termine. El grueso de las labores de formación de la planta estaban listas en un 80%, por tanto, al día de hoy solo toca aplicar y regar”, comenta tras referir que usualmente son 400 personas las que trabajan en la empresa.

Recién en junio, proyecta que harán las labores de poda y allí necesitarán regresar al número habitual de trabajadores.

“Otras empresas en Piura que tienen un mayor número de hectáreas, suelen empezar en marzo y abril con las podas. Si eso se retrasa, el calendario se podría mover y terminarán sus cosechas en febrero o marzo, entonces, pueden perder toda la ventana comercial más importante. En diciembre y enero te juntas con la producción de Ica, y en febrero y marzo con la de Chile. Aparte, las condiciones climáticas no te acompañan, porque empiezan las lluvias”, advierte.