fbpx icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Junio 2020 | Marketing

Columna de opinión

El potencial exportador de Ica

Luis Corvera, director general de Fresh Fruit Perú.

La canasta agroexportadora peruana está compuesta por más de 160 productos, de los cuales 15 representan el 90% del valor exportado y se concentran principalmente en tres regiones del país: Ica (15% de participación), Piura (12%) y La Libertad (9%).

En el caso de Ica, alberga a más de 70 productos agrícolas, pero los que destacan son la uva (14% de participación en la producción regional), el espárrago (11%), la mandarina (10%), el tomate (8%), la cebolla (7%) y la palta (4%). Todos ellos, productos de alta demanda internacional. La uva, por ejemplo, genera el 5% del comercio mundial de frutas y hortalizas, mientras que el tomate, la mandarina, la cebolla y la palta generan el 2% cada uno. El alineamiento de Ica con la demanda global es muy claro. Y esa es una ventaja para la región, sobre todo en tiempos de Covid-19.

Luis Corvera, director general de Fresh Fruit Perú.

En ese escenario, la uva no solo es el primer producto de agroexportación del Perú, sino que es la estrella de la región. De las casi 350,000 toneladas de uva que salen del país, el 45% proviene de algún campo de Ica. Es tal la vocación exportadora de los uveros de la región, que el 55% de toda su producción termina en el mercado internacional. Y esto tiene una explicación económica: la buena productividad de la tierra deja un alto margen entre el precio FOB y el costo de producción (puede llegar hasta US$1.40 por kilogramo en un año de buenos precios). El volumen y calidad iqueña, así como la diversificación de variedades, ha permitido que el Perú, junto a China, sea de los pocos que tuvo un crecimiento significativo en los últimos cuatro años, 13%. Y si a eso se suma que el Covid-19 afectará la diversificación de la demanda para concentrarse en algunos productos básicos, la uva estará entre las frutas seleccionadas e Ica entre las zonas beneficiadas.

En la orilla opuesta a la uva se encuentra el espárrago. Fue el producto que abrió el camino de la agroexportación del país y de Ica. Sin embargo, tras haberse extendido hacia la costa norte hasta La Libertad, hoy ha retocedido y básicamente solo Ica lo produce. La aparente facilidad para sembrarlo, junto al fácil acceso al mercado estadounidense y buenos márgenes (hasta US$1.50/kg), motivó que muchos agricultores pequeños se dedicarán a este cultivo sin los cuidados adecuados. Debido a ello, el 2019 enfrentó algunas restricciones de ingreso a EE UU y su hasta hace poco claro liderazgo global, hoy parace que quedará como un recuerdo. ¿Qué le pasará? Su demanda es estable y se mantendrá así, pero es posible que se dé un proceso de depuración de empresas (sobre todo de las pequeñas), para quedar unas cuantas que cumplan con los requisitos y certificaciones exigidas en la actualidad. Además, México es un competidor difícil y el precio puede verse afectado.

Un caso que hay que observar con mucho detenimiento es el de la mandarina. En el 2019 las importaciones globales de mandarina sumaron 4.9 millones de toneladas, con un crecimiento de 7% con respecto al 2015. En estos cuatro años, sin embargo, los envíos peruanos crecieron 55% (el crecimiento más alto entre los principales proveedores), lo cual permitió al país posicionarse saltar hasta la séptima ubicación en el ranking de exportadores. En la actualidad, el Perú exporta más de 135,000 toneladas de mandarina, de las cuales el 44% tienen como origen Ica, región que destina el 42% de su producción a la exportación. Este producto deja un margen de ganancia de US$ 0.90/kg, pero con la concentración de la demanda global en frutas ricas en vitamina C, el futuro de la mandarina se ve promisorio.

La cebolla es otro producto con buena acogida. En el 2019, las importaciones mundiales de cebolla sumaron 8.1 millones de toneladas, 5% más que en el 2015. En este periodo, las exportaciones peruanas de la hortaliza crecieron 49% (el crecimiento más alto entre los principales proveedores), lo cual permitió al país posicionarse como el séptimo proveedor más importante. En la actualidad, el Perú envía más de 240,000 toneladas, de las cuales el 23% provienen de Ica. Esta región destina aproximadamente el 44% de su producción a la exportación. Respecto al margen de ganancia, es uno de los productos que deja menos margen, apenas US$ 0.24/kg, sin embargo, este se ve compensado por el volumen de envíos.

Respecto al mercado de palta, durante el 2019 las importaciones mundiales de la fruta sumaron 2.6 millones de toneladas, 44% más que las del 2015. En este periodo, el Perú destacó por ser uno de los proveedores que incrementó más su oferta: 77%. Esto le permitió posicionarse como el segundo proveedor del mundo, después de México. En la actualidad, el Perú exporta más de 300,000 toneladas de palta, pero solo el 19% proviene de Ica, a pesar que la región destina casi toda su producción (89%) a las exportaciones. Esta es una fruta que deja un margen de ganancia de US$ 0.81/kg.

Es claro que Ica tiene un gran potencial exportador. Cuenta con una canasta totalmente correlacionada con la demanda internacional. Sin embargo, la región tiene una limitación de tierra y agua, por lo que el crecimiento de un producto por lo general se da a costa de otro. El desarrollo de la palta y el ingreso del arándano, por ejemplo, no solo tienen algunas complicaciones técnicas, sino que tendría que venir acompañada de una reducción en los campos de uva, espárragos o mandarinas, que están muy arraigados.