fbpx icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noviembre 2020 | Empresas

El cultivo fuera de suelo en Perú: Una realidad que da frutos

La hidroponía o también llamado cultivo fuera de suelo, es una práctica que viene tomando fuerza en los últimos años en diferentes mercados latinoamericanos. Brasil ha liderado esta iniciativa en el cultivo de la fresa durante los últimos 20 años, modelo que ha sido replicado por diferentes empresas a lo largo del continente. Este sistema de cultivo va en busca de hacer más eficientes los procesos de cosecha, de tal forma de hacer un uso más intensivo del sistema de producción.

Cultivo fuera de suelo, en Cusco.

Dentro de las características de este modelo, el cultivo se desarrolla en un sustrato libre de patógenos de suelo, que puedan competir con el establecimiento y adecuado desarrollo de las plantas. Es característico que en las zonas productoras de fresa se realice monocultivo, repitiendo las plantaciones en los mismos suelos, lo que provoca una mayor presión de enfermedades, que posteriormente pueden afectar el correcto desarrollo de las plantas, y disminuir el potencial de producción del cultivo. El sistema de producción fuera de suelo, se caracteriza por permitir el monocultivo, intensificar la producción por superficie, mejorar la eficiencia en el uso de agua de riego, y mejorar la productividad de la mano de obra. El sistema puede soportar un promedio de 90,000 a 100,000 plantas/ha, con una producción entre 1,2 a 1,5 kg/planta por ciclo de producción.

En el mercado peruano este tipo de cultivo ya es una realidad. Desde este año, un importante productor del Cusco ha implementado una superficie de 3,000 metros cuadrados, que tiene como potencial productivo unas 75 toneladas de fruta. Además de ser un sistema más eficiente, permite entregar fruta más limpia, que no está en contacto con el suelo, ofreciendo una oportunidad para venta a cliente final con un producto de excelente calidad. Es importante destacar que con este sistema productivo se logra aumentar entre un 40% a 60% la densidad de plantas, por unidad de superficie. Lo anterior tiene por objetivo aumentar los rendimientos en un ciclo de producción más intensivo, que en promedio dura entre 14 y 16 meses, con entrada en producción más precoz que en sistema en suelo.

Alfredo Santaria, productor de fresa del Cusco. Cel: +51 951 113 408

Desde el año 2016 el departamento de Investigación y Desarrollo de Agrícola Llahuen, vivero de origen chileno que tiene presencia en el mercado del Perú,  está realizando trabajo de validación  de este nuevo sistema de producción.

Agrícola Llahuen cuenta con un centro experimental en el cultivo de la fresa, donde se realizan actividades de difusión y transferencia tecnológica. En el año 2019, productores de diferentes zonas del Perú: Norte Chico, Cusco y Arequipa participaron de un día de campo internacional donde se mostraron las diferentes alternativas productivas y uso de nuevas tecnologías. En esta actividad participaron más de 400 personas, y delegaciones de 10 países de todo Latinoamérica.

Contacto:

Lucas Marín

lmarin@llahuen.com

+56 9 4461 1418