icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter
30 de noviembre de 2022
Cultivos iniciales en un país de 1.400 millones de habitantes:

El latinoamericano que acompaña los primeros pasos del arándano en India

El latinoamericano que acompaña los primeros pasos del arándano en India

Diez (al medio), junto al empresario indio Ambrish Karvat (izquierda) y un trabajador de la firma Yupaa Group.

El asesor internacional Fernando Diez asesora técnicamente un jardín de variedades impulsado por Yupaa Group, de la familia Karvat. Recién volviendo de un viaje orientado a mapear los potenciales de distintas zonas de ese gigantesco país, testimonia el buen desarrollo del cultivo. Paralelamente, otra iniciativa, a la cual se asoció Hortifrut en 2022, ya está produciendo comercialmente y proyecta llegar a 1.200 toneladas de en 2024.

Francisco Fabres

Hasta hace pocos años, se pensaba que el cultivo del arándano era imposible de llevar a cabo en India. Un informe publicado en el diario indio The Tribune en 2019, señalaba que una década antes el cultivo de arándano era impensado en ese país. Las primeras plantaciones, reseña, fueron realizadas por el Departamento de Horticultura de la Universidad de Agricultura, Palampur, en el norteño estado de Himachal Pradesh. Una compañía privada de la cercana localidad de Kullu fue capaz también de cultivarlo, pero “no hay suficiente evidencia de que el arándano pueda desarrollarse en Himachal Pradesh”, indica el artículo.

De acuerdo al texto, la fruta azul solo se encontraba disponibles en comercios de alta gama en ciudades grandes, donde los 100 gramos se vendían en ese entonces a 100-150 rupias, equivalentes a US$1,2 a 1,8 al tipo de cambio actual (US$12 a US$18/kg).

Ese mismo año de 2019, el asesor chileno Fernando Diez recibió una oferta de asesoría inesperada. Se trataba de acompañar los primeros pasos de un proyecto de producción de arándanos en ese gigante país asiático de 1.400 millones de habitantes.

La invitación provenía del empresario frutícola Ambrish Karvat, quien junto a su esposa Yujita Karvat se dedican a la comercialización de fruta tanto importada como de productores de la India, en su empresa Yupaa Group. Los Karvat conocen muy bien las particularidades de ese mercado. La idiosincrasia de los indios es un factor importante de considerar, un país donde se hablan 22 idiomas oficiales y casi 20.000 dialectos, y donde buena parte de los agricultores de ese país, trabajan en superficies pequeñas, de menos de 15 hectáreas. Y probablemente así será también para los arándanos, estima Fernando Diez.

No es el primer proyecto de arándanos en India en que participa experiencia chilena. Una iniciativa paralela con arándanos está siendo desarrollada por la compañía importadora india IG Berries en conjunto con la australiana Mountain Blue Orchards y el inversionista en agronegocios Mano Babiolakis. Ellos se asociaron a Hortifrut durante este año. De acuerdo a información publicada por Fruitnet.com, en noviembre de 2021 IG Berries cosechó y comercializó 30 toneladas de arándano en India, proyectando la venta de 220 toneladas en 2022 y llegar a 1.200 t en 2024. La producción se concentra entre enero y fines de mayo a comienzos de junio. Los campos se localizan en el estado de Madhya Pradesh (al norte de Maharastra).

COLETAZOS DEL COVID: ASESORÍA A MEDIO MUNDO DE DISTANCIA

En el caso del anfitrión de Fernando Diez, Ambrish Karvat, tiene entre sus logros el haber introducido la frutilla al consumo interno del país asiático. Ahora pretende incorporar también otros berries, como frambuesa y mora, además de la fruta azul.

La consultoría se efectuó de manera inusual. Diez iba a viajar en marzo del 2020, pero el Coronavirus lo hizo imposible, de modo que durante dos años el apoyo técnico se llevó a cabo a distancia. Primero se efectuó una prospección de las condiciones climáticas, así como las características físicas y químicas de los suelos de diferentes zonas, para entender dónde se puede cultivar arándanos y dónde no. Un aspecto importante de determinar corresponde a las fechas de cosecha, variable importante desde el punto de vista comercial.

Ambrish Karvat y Fernando Diez en el jardín de variedades ubicado en Panchgani.

“Comenzamos a hacer un jardín de variedades en Panchgani –dice el experto–, valle ubicado en un área montañosa, a una altitud entre 1.200 y 1.500 metros, en el estado de Maharastra. En general tiene muy buena calidad de agua y presenta diferentes tipos de suelos”.

“India es una nación con todo tipo de climas –continúa–. En mi última visita, en noviembre, recorrimos diferentes lugares de India. Hacia el norte nos movilizamos hasta Jaipur. Nos falta el mapeo del sur, que lo vamos a ver en octubre del próximo año. Lo que observé es parecido a Marruecos, temperaturas como las de Trujillo o Chiclayo en Perú. En uno de los campos que visité, por ejemplo, a unos 1.500 metros sobre el nivel del mar, en la noche se registran 8 a 12ºC, lo que otorga un buen diferencial térmico para ir buscando características de las variedades y la parte organoléptica”.

POR AHORA LA PRIORIDAD ES LA INTRODUCCIÓN DEL FRUTAL

A diferencia de lo que ocurre en este lado del mundo, en India no se está apuntado a una renovación genética para enfrentar los desafíos de condiciones de viaje o exigencias de mercados de exportación.

-¿Qué variedades están probando?

“Entre las de libre acceso estamos viendo probar Legacy y Duke, las cuales con un poco de horas de frío se comportan bien en muchas partes del mundo, son productivas, tienen buenos dulzores, buena postcosecha. Mr. Karvat ha incluido Biloxi, lo cual me parece interesante para ver su comportamiento, aunque personalmente no la considero una opción con buen futuro en el mercado. Asimismo, estamos probando algunos de los materiales de Fall Creek, como Atlas blue, Júpiter blue y Bianca blue. En esta etapa no se está pensando en entrar a variedades de tipo club”.


Las condiciones de suelo en que partió el proyecto de Yupaa Group son complicadas para arándano.

Por ahora la prioridad es la introducción del frutal, más adelante se verá si el mercado tiene una inclinación por los calibres grandes o privilegia el sabor, como ocurre en Europa. “Yo puedo opinar, pero mi rol es de asesor –aclara Fernando Diez–, lo principal es seguir a quien conoce muy bien a los productores y consumidores de la India. Por el tamaño de la población, hay un segmento de mercado grande de gente que viaja por el mundo y ya conoce esta fruta. El asesor menciona que Ambrish Karvat valora mucho el aporte del arándano como fruta saludable, con mucha investigación de respaldo, y que considera importante darlo a conocer.

-¿Cómo se logró hacer el trabajo a distancia?

“A través de videollamadas, de mandar videos mostrando cómo hacer las tareas, la poda, la plantación. Naturalmente las personas tenían muy poco conocimiento de un cultivo que tiene formas de manejo muy particulares. Se trata de gente que carecía de las competencias técnicas específicas, aunque sí posee muchas capacidades y para mí es un hito que se estén obteniendo buenos resultados en esta etapa de pruebas. Seguiremos avanzando en el entrenamiento del equipo, incorporando un poquito más de tecnología en prácticas como el riego, mejorando la calidad de las aplicaciones y buscando insumos que se ocupan en arándano y no se encuentran en forma fácil en India, tales como bioestimulantes, floculadores de suelo, materia orgánica líquida, microelementos, por nombrar algunos”.

EL ENTUSIASMO EXISTE Y HAY GENTE CALIFICADA PARA PROGRESAR

Las condiciones de suelo en que partió este proyecto son complicadas para arándano: son pobres en boro, de textura franco arcillosa, sobre el 25% de arcillas, fuerte presencia de caolinitas, alrededor de un 22% de limo, arenas finas, no gruesas, y en consecuencia hay desafíos de drenaje interno.


“Hoy la planta se ve contenta y eso ya es un gran paso”.

“Son factores que hemos ido solucionando para que la planta se desarrolle de mejor manera. Hemos debido capacitar en el manejo del riego, para enfrentar problemas de asfixia de las raíces. El pH se mueve entre 6,2 y 7, hay mucha variabilidad y mucho por conocer. Hoy la planta se ve contenta y eso ya es un gran paso. Hay muy poca mortandad y bajo nivel de problemas sanitarios. Vi algo de hongos de madera, como en todos lados, por situaciones de estrés. Mr. Karvat tiene buen contacto con universidades y centros de investigación, lo que, junto a la experiencia en frutilla como berry, nos permitirá ir acrecentando la información en este aspecto y sobre plagas. Hay que estar atentos, porque mientras más extenso se hace el cultivo, mayores problemas van apareciendo. Para mí lo más importante es que el entusiasmo existe y hay gente calificada para progresar”.

-¿Cuándo es la fecha de cosecha estimada?

“Creo que va a ser alrededor de marzo a mayo. Pero por cierto que va a depender de las zonas, pero también habrá que adaptarse a las definiciones comerciales sobre cuándo les interesa estar en el mercado. Todavía está muy en pañales, pero es un lindo reto”, concluye el entrevistado.

 

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados