icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Paltos

03 de octubre de 2022
Recomendaciones del Dr. Akif Eskalen

Claves frente a las enfermedades fúngicas de madera en palto

Claves frente a las enfermedades fúngicas de madera en palto

La muerte regresiva y cancrosis en los huertos de palto son uno de los problemas más serios que enfrenta este cultivo, pudiendo llegar a provocar serias pérdidas de producción y reducción en la calidad del fruto. El Dr. Akif Eskalen, especialista en patología vegetal de la Universidad de California, Davis, explica la situación actual de estas enfermedades y las mejores prácticas de manejo para contrarrestar sus efectos negativos en la producción.

Dr. Akif Eskalen.

Recientemente el Laboratorio Eskalen de la Universidad de California, Davis (EE UU) ha logrado identificar varias especies de hongos que están asociados con la muerte regresiva y cancrosis en palto (‘avocado branch dieback and canker’), de modo que esta enfermedad que afecta la rama del tallo del cultivo es un problema creciente en diversas zonas productoras de paltos. El profesor Dr. Akif Eskalen refiere que esta enfermedad fúngica es ocasionada principalmente por el hongo Botryosphaeria spp (Dothiorella), el cual puede ocasionar daños no solo en palto, sino también en otras especies de plantas.

Así, de acuerdo a su experiencia, el investigador refiere que estos patógenos que llegan a producir pudrición de ramas y tallos en el cultivo, se pueden caracterizar por ser endófitos, parásitos y saprofitos, “es algo que nosotros observamos dentro de su vida de ciclo y podría estar en cualquier forma, como una enfermedad”, precisa, sobre una enfermedad que no solo causará estragos en la madera de la planta, sino también manchas en las hojas, pudrición de los frutos, muerte regresiva en las plantas (arriba y abajo), y también cancro perenne.

Estas especies de patógenos se pueden encontrar sobre plantas leñosas perennes, así como también en plantas ornamentales y en plantas de bosques nativos. Y ocasionalmente también pueden causar infecciones oportunistas en la hipodermis, ojos y órganos internos en las personas. “Entonces cuando nosotros vemos la enfermedad hay un amplio rango de huéspedes y un ciclo de vida biológico a monitorear”, explica el investigador de la UCDavis.

EVALUACIÓN DE LAS CAUSAS DE LA INFECCIÓN

Para comprender la magnitud del problema que provoca en el cultivo, cabe hacer una pregunta elemental: ¿Cómo se infectan los paltos? “Al hacer la poda se pueden producir heridas o las heridas también ser causadas por un insecto. Podría ser por un daño mecánico o podría ser cualquier otra apertura o herida que sería la causa de enfermedades primarias”, detalla.

Así también podrían estar latentes. Ello significa que se podría considerar una infección inicial, sobre todo el tejido y permanecer de esta manera hasta que lleguen las situaciones propicias. Incluso se podrían considerar como endófitos, lo cual significa que podrían estar presentes en el tejido de la planta sin causar ninguna enfermedad.

Sin embargo, cuando la planta queda expuesta a cualquier tipo de estrés, por ejemplo, de calor o sequía, estas micro situaciones podrían convertirse en un patógeno y evolucionar. “Cuando vemos un porcentaje de la enfermedad y la infección, la mayoría de veces sucede debido a los cortes de las plantas. Por lo tanto, tenemos que ver cómo protegemos la planta de las heridas de poda”, advierte.

Una investigación reciente ha demostrado que los patógenos se propagan en su mayoría cuando hay precipitaciones. Ello significa que la lluvia puede ser un escenario oportuno, así como también con el uso de aspersores. “En muchos casos así sucede. Bueno, en Perú no llueve tanto, pero si tenemos la presencia de estas enfermedades, por lo que cualquier tipo de precipitación les favorece, podría ser por los mismos rociadores o la neblina que sale en la noche”, detalla y añade que un menor porcentaje de la infección es originado por las micrósporas del polen, por insectos, ocasionalmente por pájaros y también por equipos de poda.

Avocado Black Streak Disease.

‘AVOCADO BLACK STREAK DISEASE’

Esta enfermedad también llamada brazo negro empieza a infectar desde el tronco, donde se pueden producir puntos blancos desde la corteza, “esto lo produce el mismo palto como respuesta a la contaminación de un hongo o de una plaga”. Pero los síntomas que los patógenos causan cuando entran a la planta se manifiestan en forma de manchas de color marrón oscuro sobre la corteza. “Cuando miramos dentro de los tallos podemos ver estos planos oscuros que son como unas llagas, por eso lo llamamos ‘Black Streak Disease’ (enfermedad de la raya negra)”, precisa el especialista de la UCDavis.

En uno de los trabajos realizados en el laboratorio del Dr. Eskalen en California se analizó el microbioma de los tejidos asintomáticos y los sintomáticos del ‘Black Streak Disease’, donde se encontró que muchas de las especies de hongos, entre ellas Lasiodiplodia y Neofusicoccum, podrían estar presente en ambos tipos de tejidos. “También podrían estar presentes en los tejidos asintomáticos cuando miramos desde afuera, aunque tal vez no se pueda ver en forma notoria los síntomas de la enfermedad”, recalca.

Síntomas en brotes verdes

Síntomas en brotes verdes: La sintomatología más común de la enfermedad se presenta en los tejidos verdes de los paltos es la presencia de llagas con un aspecto grisáceo. “Hicimos un estudio hace unos años en huertos de palto en Perú, donde los síntomas más comunes sobre los tallos verdes fueron de un aspecto carbón, que vendría a ser una respuesta de las plantas en contra de la infección”, detalla el investigador. Asimismo, se pueden presentar manchas de color rojo y marrón en el tejido de los tallos verdes, como también en aquellas zonas donde se forman nuevas heridas de poda se observa la acción iniciada y cómo va moviéndose hacia los tallos.

Síntomas en ramas pequeñas: La infección podría estar en las ramas pequeñas de los tallos. Si bien a simple vista no se pueden ver los picnidios, en las mismas ramas chicas al removerlas se podrá observar las llagas. “Eso significa que a pesar de que no se ve ningún tipo de llaga en la corteza principal, las ramitas que seguramente empiezan con el sombreo ya están infectadas con la enfermedad. De esa forma el patógeno va suministrando fuentes del inóculo hacia el interior de la planta”, señala el investigador.

Síntomas en ramas pequeñas.

Síntomas de muerte regresiva en ramas: El síntoma clásico de esta enfermedad es la marchitez en la planta, que va iniciando en la parte alta del árbol y bajando lentamente hacia las hojas de abajo. Así lo grafica el investigador, que ha observado esta situación en arboles de palto en California, “se presenta en una rama entera hasta la muerte de tronco”.

Síntomas de cancro perenne en árboles viejos podados: Cuando se podan las ramas al ras del tronco, se pueden formar heridas lo que significa un rápido ingreso de plagas. “Tenemos que plantearnos si es que es una buena idea dejar este tipo de herida de poda. Desde afuera, puede que no observemos lo que está sucediendo, pero en cuanto se rompe la corteza se puede ver la decoloración causada por el hongo”, señala el Dr. Eskalen, sobre una enfermedad en la que hay que estar atentos y monitoreando las plantas para determinar cuál es la fuente de entrada de esta a la planta.

Otro síntoma es el tejido verde hasta la corteza. “Aparentemente las heridas de poda pueden ser causantes de este tipo de llagas”. Esto -señala- se observa en la parte viva de la planta, de esta forma la mayor parte de la planta va siendo comprometida a causa de las llagas.

Hay casos en que los productores utilizan pintura a base de agua o de aceite para poder proteger las heridas de la poda. Sin embargo, el especialista precisa que se puede ver que los compuestos correctos no siempre protegen las heridas, funcionando unas veces y en otras no. “No se ha comprobado que tenga alguna protección sobre la herida de poda, que tenga efectos anti hongos. Es decir, si la pintura de látex no es mezclada con el fungicida, no hay forma de que podamos proteger la herida de poda contra este tipos de patógenos”, advierte el Dr. Eskalen.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés