icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noticias

16 de noviembre de 2022
Esta apertura beneficiará a más de 5 mil pequeños productores

Chirimoya peruana se podrá exportar a Guatemala y Ecuador

Chirimoya peruana se podrá exportar a Guatemala y Ecuador

Con el propósito de evitar mayores costos en el envío de este producto, el Senasa logró que no se establezcan medidas de tratamiento hidrotérmico o en frío.

Renato Manrique

Después de siete años de negociaciones técnicas, el Senasa acordó con sus homólogos de Guatemala y Ecuador, los requisitos fitosanitarios que permitirán el acceso de la chirimoya peruana a dichos mercados. La apertura de estos países beneficiará directamente a más de 5 mil pequeños productores de Lima, Ancash, Apurímac y Moquegua, dedicados a la producción de este cultivo.

Al respecto, el jefe nacional del Senasa, Miguel Quevedo señaló que se sigue trabajando para mejorar las condiciones fitosanitarias de los cultivos que se producen en el país, “para que así se pueda concretar el acceso a nuevos mercados internacionales, y con ello, se obtenga una mayor rentabilidad para los productores peruanos.

Actualmente, la autoridad en sanidad agraria mantiene protocolos fitosanitarios vigentes con países de la Unión Europea, Reino Unido, Suiza, Emiratos Árabes Unidos, Canadá, Bolivia y Uruguay para la exportación de esta fruta.

REQUISITOS FITOSANITARIOS PARA EXPORTAR CHIRIMOYA PERUANA

Cabe resaltar que con el objetivo de evitar mayores costos en el envío de este producto, el Senasa logró que no se establezcan medidas de tratamiento hidrotérmico o en frío, que se utilizan normalmente para mitigar el riesgo por mosca de la fruta.

Para la exportación de chirimoya a Guatemala y Ecuador, los envíos deberán someterse a una inspección fitosanitaria del Senasa, y posterior a un dictamen favorable, se le emitirá el Certificado Fitosanitario, que garantiza el cumplimento a los requisitos establecidos por el país importador.

Tanto los lugares de producción como las plantas empacadoras de chirimoya deberán estar registradas y autorizadas por Senasa, antes del inicio de la temporada de exportación hacia estos países.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés