fbpx icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2020 |Noticias

Proyecto liderado por INIA Raihuén

Buscan potenciar la oferta varietal de berries en una región chilena

INIA Raihuén busca desarrollar nuevas variedades de berries ante la demanda de alimentos funcionales. El programa además apuesta por el capital humano y la innovación.

INIA Raihuén trabaja en un proyecto de innovación para el recambio varietal de frambueso, arándano y otros berries de interés de la región del Maule, ante la creciente demanda mundial de alimentos funcionales. El proyecto tendrá una duración de tres años y una inversión de 195 millones de pesos chilenos.

El proyecto denominado ‘Prospección y validación de nuevas alternativas de berries de alto valor alimenticio para potenciar la industria del Maule’ busca dotar a la región de un catálogo de variedades de berries, con una validación del material introducido a la región de acuerdo a su adaptabilidad a las condiciones locales y en función de las necesidades de la industria.

“El rubro no solo se ha mantenido en toda la región, sino que tiene una visión de desarrollo enfocada en recuperar su sitial de liderazgo, gracias a la incorporación de distintas innovaciones, como nuevas variedades y mejoras en sus sistemas productivos para adaptarse al cambio climático”, dijo Rodrigo Avilés, director regional de INIA Raihuén.

Avilés detalló que el proyecto de innovación para el recambio varietal forma parte del Programa de Extensión Berries Maule, iniciativa que hace dos años ejecuta INIA Raihuén con el financiamiento del gobierno regional del Maule a través de Fundación para la Innovación Agraria (FIA).

El programa de extensión ha capacitado a más de 2,500 personas, entre productores, extensionistas y profesionales de la industria y del sector público. Como parte de su apuesta por el capital humano y la innovación, se realizó el primer curso de metodologías de extensión agrícola que permitió la formación de 70 asesores técnicos. “Gracias a invertir en capital humano y en innovación es que se aumentará la producción y mejorará la calidad de la fruta”, destacó Avilés.

A su vez, el programa cuenta con siete módulos temáticos instalados en las dependencias de INIA en Villa Alegre, y seis unidades demostrativas en huertos de distintas localidades de la región, además de convenios de colaboración establecidos con distintos centros educativos, el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP) y empresas.