icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Uva de mesa

09 de diciembre de 2021
En 2023 esperan completar un ambicioso plan que profundiza el recambio varietal

Beta apunta a duplicar su superficie de uva de mesa hacia el 2023

Beta apunta a duplicar su superficie de uva de mesa hacia el 2023

En los próximos dos años, Complejo Agroindustrial Beta tiene el desafío no menor de llegar a (y gestionar) una superficie de 1,000 hectáreas (ha) de uva de mesa instaladas en el distrito piurano de Chulucanas, casi el doble de lo que poseen en la actualidad. El crecimiento estará sustentado en variedades licenciadas, de las cuales ya tienen experiencia productiva en el país. La compañía continuará apostando por el recambio varietal, la proyección hacia el 2022 es sumar un área productiva de 300 ha.

Miriam Romainville Izaguirre

Marcela Briceño Rosas, subgerente agrícola de Beta.

Hace cinco años atrás, Complejo Agroindustrial Beta decidió dejar de concentrarse en la producción de espárrago y apostar por la diversificación productiva. El distrito piurano de Chulucanas fue una de las zonas elegidas para crecer en uva de mesa, además del tradicional valle de Ica, en el que actualmente tienen 300 ha en producción. “Durante estos años hemos logrado que las variedades convencionales tengan la productividad adecuada para que estén dentro de márgenes viables para la empresa. Hemos mejorado además en manejo fitosanitario, de riego, de fertilización, de mano de obra. En riego, por ejemplo, trabajamos con sondas de medición de humedad, lo que nos ha ayudado a tener un mejor control sobre el cultivo”, destaca Marcela Briceño Rosas, subgerente agrícola de Beta.

En Chulucanas la superficie productiva de uva de mesa se extiende sobre 562 ha, casi el 80% está conformado por variedades tradicionales como Red Globe, Crimson y Thompson. Briceño destaca que estas variedades “todavía tienen espacio” en los mercados a los que apunta la compañía. Casi el 90% de la uva piurana que exporta Beta está orientada a los mercados de EE UU y Europa, el resto se reparte entre América Latina y países árabes. Muy diferente a lo que ocurre con la producción de Ica, en la que un gran porcentaje se exporta a China. Ambas campañas han logrado complementarse: mientras que la cosecha de Piura se concentra entre octubre y diciembre, la de Ica inicia en diciembre y se extiende hasta febrero.

En la campaña 2021/22, la proyección de la compañía es exportar 1.8 millones de cajas de uva de mesa, un 10% menos que la temporada anterior. Briceño explica que el resultado responde a que realizaron recientemente un recambio varietal, así que hay áreas que recién tienen un año. “En la próxima campaña esa superficie estará produciendo”, adelanta. Según estimaciones de la experta, en Piura el flujo no se cae mucho cuando se realiza el recambio varietal. Así, se puede tener al primer año una producción de 2,000 cajas/ha.

SUMAR 300 NUEVAS HECTÁREAS EN 2022

Parece una frase hecha, pero es que el ‘recambio varietal llegó para quedarse’, y en Beta lo tienen más que claro, por eso es que la empresa está decidida a sumar el próximo año unas 300 ha exclusivamente de variedades patentadas, entre las que destaca Sweet Globe y Allison, esta última una de las primeras variedades del programa genético de SNFL que se probó en el Perú. Esto como parte de su plan estratégico de crecimiento, que contempla que en los próximos dos años el área sembrada de uva de mesa alcance las 1,000 ha en Chulucanas, casi el doble de lo que poseen en estos momentos. “Estamos programando que máximo se dé en el 2023”, anota.

Briceño señala que, solo en noviembre cambiarán 25 ha de Crimson por Allison y 10 ha de Thompson por Sweet Globe. Una de las fortalezas que se ha identificado en Allison —uva roja, sin semillas, tardía y de bayas grandes y ovaladas—es que muestra resistencia a la lluvia y toma color con una mejor facilidad, además ya se tiene un manejo establecido respecto al raleo. “Nosotros salimos con las rojas en noviembre y diciembre. Entonces tiene que resistir una lluvia, porque acá en Chulucanas de octubre a diciembre hay lluvias ligeras”, sostiene.

La experta recalca que todas las variedades licenciadas por las que van a optar en el mediano plazo deben cumplir con un primer requisito, que es el de ser fértiles. Explica que debido a la zona en la que están ubicados, se busca este atributo para que, aún en época de lluvias o ante un eventual Fenómeno El Niño, no se registre ninguna afectación cuando la planta comience a brotar. Hoy Beta trabaja, además de con Allison y Sweet Globe, con Ivory y Sweet Celebration. El 50% de la superficie actual está conformada por Sweet Globe, una de las variedades estrella de IFG y que se caracteriza por ser de calibre grande con forma ovalada, piel fina y buen sabor.

Aunque se ha afianzado el manejo respecto a las variedades licenciadas y hoy se cuenta con mayores conocimientos respecto hace cinco años, cada cierto tiempo surgen retos respecto a su manejo. Uno de estos, cuando se tiene una variedad verde licenciada es, por ejemplo, que se pega la estructura verde denominada caliptra. “Creo que ahí hay un tema de manejo, pero también de temperatura, de humedad”, dice, tras indicar que su manejo pasa por regular un poco el riego, el nitrógeno y conforme la planta se vuelve adulta, pasa por ir haciendo un seguimiento. Otro aspecto, es que se sobre ralea y si no se da un adecuado manejo existe el riesgo de quedarse sin fruta.

La empresa está decidida a sumar el próximo año unas 300 ha exclusivamente de variedades patentadas, entre las que destaca Sweet Globe y Allison. Esto como parte de su plan estratégico de crecimiento, que contempla que en los próximos dos años el área sembrada de uva de mesa alcance las 1,000 ha en Chulucanas.

OPCIONES BIOLÓGICAS PARA UNA ESTRATEGIA FITOSANITARIA

Hay una realidad transversal a todos los campos y que ha acentuado la necesidad de mirar opciones biológicas a la hora de configurar el programa fitosanitario. “Ahora hay muchas restricciones para los mercados. Por ejemplo, en Europa el número de ingredientes activos permitido por los supermercados cada vez se ha ido reduciendo. Entonces, ya no te permite un manejo con productos sistémicos hasta el final. Tienes que parar mucho antes”, relata. Esto ha favorecido la aparición de opciones más amigables con el medio ambiente, para controlar el chanchito blanco, nematodos y oídio.

La mitad de la superficie actual de variedades licenciadas está conformada por Sweet Globe.

El chanchito blanco es una plaga que aqueja, en menor o mayor intensidad, a los productores de uva de mesa. En el caso de Beta, se han encontrado individuos en su campo de Red Globe, uno de los más antiguos. “En Thompson también hemos tenido, pero es algo focalizado”, comenta Briceño, tras indicar que en el huerto de Sweet Globe no se han registrado poblaciones de esta plaga. “Todos los uveros lo tenemos”, añade, sobre una plaga que puede causar daños cosméticos en la fruta y, a su vez, pueden derivar en altas tasas de rechazo en los mercados de destino.

Respecto al manejo del chanchito blanco, la especialista indica que su control abarca los periodos de poda de formación y poda de producción. “En la poda de formación uno puede hacer más aplicaciones, ya que no tenemos fruta”, subraya. En esta etapa se opta por un control más químico, por ejemplo, insecticidas que contienen Spirotetramat, mientras en la poda de producción se recurre a alternativas de control biológico, como aceites vegetales, y de control etológico, como trampas de feromonas. Sobre esta última opción, la compañía recién se encuentra en etapa de validación. “Estamos validando. Es un ensayo grande de 20, 30 ha”, sostiene.

El oídio también está presente en los campos de uva de mesa. “En producción es el que tiene mayor incidencia”, advierte. Si bien han tenido lotes que han registrado una mayor incidencia, en promedio no supera el 5%. Para controlarlo se apoyan en extractos vegetales y azufre, tanto líquido como en polvo. En un futuro, se espera que existan alternativas de uvas resistentes al oídio. “Las casas que existen acá ya están trabajando en eso. En el Perú ya están haciendo test block”, manifiesta. Usualmente, desde que se realizan las pruebas, se tarda alrededor de dos a cinco años para pasar a una etapa de comercialización.

Sweet globe, la favorita

Complejo Agroindustrial Beta viene trabajando desde hace dos años con Sweet Globe, una variedad cuya proyección en cosecha asciende a 3,500 cajas/ha. “Son productivas, el tema está en no llevarlas al extremo”, sostiene la sub gerente agrícola de Beta. La calidad y la carga tienen una relación innegable.

En su momento los nematodos también causaron preocupación en todo el valle. Para su control fue necesario cambiar de patrón y trabajar con Salt Creek. “Pocos usan otro patrón, sobre todo en suelos arenosos”, refiere. Precisamente en Chulucanas hay suelos arenosos, pero también suelos franco-arcillosos. “Este patrón es vigoroso y se adapta a ambos suelos”, complementa. Adicionalmente, han apostado por un manejo integrado que se apoya en el uso de pesticidas y microorganismos, como el género Bacillus y Paecilomyces. “Son varios hongos los que se están usando”, remarca.

El número que permite ser rentable

Debido al incremento de mano de obra, costos de fertilizantes u asociados, la experta anota que la producción no debería ser menor a 4,000 o 4,500 cajas/ha, para el caso de las variedades licenciadas. “Es un rango”, manifiesta.

Si bien aún hay plagas y enfermedades que tienen una incidencia en la producción, la experta considera que el trabajo de la mano de los asesores y la mayor planificación ha contribuido a que se cumplan los programas fitosanitarios. Esto se ha traducido en una mejora en la calidad. “Año tras año, hemos visto que la planta ha ido mejorando”, indica. A la par, se viene invirtiendo bastante en trabajos con microorganismos, con materia orgánica, para el tema de la formación de las raíces. “Esa parte es bastante importante”, destaca. En esa línea, han realizado mejoras a los sistemas de riego. No solo todo el sistema está automatizado, sino que también se suele verificar continuamente si las presiones de las mangueras son las correctas.

En el mediano plazo el objetivo de la agrícola será aumentar en superficie y redoblar su apuesta por el recambio varietal. Además de continuar sumando alternativas biológicas para respetar con las exigencias de los mercados destino. Con el camino ya definido, solo resta continuar perfeccionando el manejo para elevar la calidad de exportación y consolidar el origen piurano como uno de excelencia.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés