fbpx icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2020 | Bayer x RA360 | Empresas

Una enfermedad que vino del norte

Bayer y su apuesta para el control del mildiu en uva de mesa

El mildiu llegó para quedarse en los campos de uva de mesa de Ica. Sin embargo, hay posibilidades de mantenerlo a raya, gracias a tres productos de Bayer: Fitoraz 76 WP, Trivia y Aliette.

Antes de agosto del 2018 no había registro de infecciones por mildiu en campos de uva de mesa de la zona sur. Pero luego, muchas plantaciones de uva de mesa en Ica, evidenciaron signos de esta enfermedad, confirmando que había llegado. Cuando el mildiu ingresa a un patosistema, no solo afecta a las hojas, sino también a los tejidos internos, donde deja estructuras de conservación. En términos fitopatológicos, el mildiu es un organismo homotálico, es decir, tiene gametos sexuales masculinos y femeninos en el mismo órgano y, cuando las hojas se caen, se forman estructuras de conservación que pueden vivir varios años en el suelo.

César Lucana, Representante Técnico Comercial de Bayer Perú.

Elia Mantilla, Field Marketing Specialist–Región Sur, y César Lucana, Representante Técnico Comercial, ambos de Bayer, coinciden en que la única manera de que el inóculo haya llegado a la región de Ica haya sido a través de un material vegetal infectado, proveniente de zonas endémicas, como el norte del país, donde la presencia de la enfermedad es muy persistente.

Lucana señala que, en todo este tiempo, desde que llegó al sur hasta hoy, la enfermedad avanzó de una manera muy agresiva, afectando a casi todas las empresas productoras de uva de mesa de Ica. “Este incremento o avance de la enfermedad se da por la propagación de los esporangios, que son movilizados por el viento, y llegan al tejido vegetal del cultivo; con ayuda de la humedad relativa y la presencia de rocío en las hojas, se genera la infección”, precisa sobre una enfermedad que también está en Pisco y Chincha.

Elia Mantilla, Field Marketing Specialist–Región Sur de Bayer Perú.

Las condiciones climáticas de Ica se caracterizan por la ausencia de lluvias gran parte del año, con sólo algunas precipitaciones durante los meses de verano, entre diciembre y febrero. “Los índices de infección por mildiu, reportados por los modelos matemáticos de nuestras estaciones meteorológicas, ubicadas en campos de uva de diversos distritos de Ica, muestran que se forman infecciones leves de la enfermedad, debido a que no tenemos, en la zona, más de 2 mm de lluvia, durante la mayor parte del desarrollo de la planta”, señala Elia Mantilla. “En todas las estaciones se muestra un periodo de incubación de mildiu que produce infecciones débiles. Hay presencia de humedad en hoja, pero no hay precipitaciones suficientes para causar infecciones severas durante la mayor parte del año”, agrega.

Acota que los esporangios se producen en periodos cálidos, cuando la temperatura es superior a 12°C y la humedad relativa es muy alta, mayor al 70%. “La tasa de producción de esporangios aumenta con la temperatura en 24°C. Y estas condiciones están presenten en Ica. Sin embargo, se necesitarían al menos 2 mm de lluvia para ser transferidos a las hojas. Hay alta humedad en las hojas, donde las esporas se desarrollan; pero no llueve alrededor de 2 mm, por lo que, como mencioné, se producen pocas infecciones”, añade.

VARIEDADES MÁS SUSCEPTIBLES: CONTROL MÁS AGRESIVO

Según Lucana, hay variedades más susceptibles que otras, por lo que  hay que tener mucho más cuidado con ellas, y establecer estrategias de control mucho más agresivas. “Nos referimos a variedades de periodo fenológico más largo o que entran en cosecha en diciembre y enero, tiempo en que se dan lloviznas y altas temperaturas que aumentan la agresividad y propagación del inóculo. En estas condiciones, la enfermedad se hace un poco incontrolable, si no se hizo un buen trabajo de control de inoculo en plena campaña”, advierte.

La manifestación de la enfermedad dependerá de las condiciones que se presenten en cada campaña, pero que todas las agroexportadoras del sur ya tienen un programa establecido para este problema. En un comienzo fue difícil identificarlo, ya que este problema no se conocía en la zona, y se confundió con la sintomatología de oídium. Basta que haya humedad relativa para que el inóculo desarrolle la infección. La humedad que se genera en el microclima de la canopia, puede presentar condiciones óptimas para el desarrollo de la enfermedad. “En Ica tenemos humedades relativas altas en el inicio de campaña, lo cual favorece al desarrollo de una infección en el hongo, así como a su establecimiento en el cultivo; también se presentan lloviznas en diciembre y enero, cuando los campos están en plena cosecha”, precisa.

ENSAYOS EN EL CAMPO: PORTAFOLIO EN ACCIÓN

Dr. Luis Álvarez, profesor de la Universidad Nacional San Luis Gonzaga de Ica.

Como estrategia de control, Bayer recomienda aplicaciones, vía sistema de riego, de Aliette, fungicida sistémico, en el inicio del brotamiento (5-10 cm), a dosis de 0,25%. “Luego, contamos con una segunda herramienta: Fitoraz 76 WP, producto de acción preventiva y curativa para ser aplicado en brote de 20-25 cm, a dosis de 0,25%. Ya cuando la planta presente brotes de 40 a 50 cm, se aplica Trivia WP, producto con dos ingredientes activos (Propineb & Fluopicolide), de acción traslaminar, dando así una buena protección y control a la planta de las esporas del hongo. Se recomienda aplicaciones solas hasta antes de la floración. Para etapas cercanas a cosecha, contamos con una herramienta muy buena: Cupravit OB (Oxicloruro de cobre), producto que esta registrado para control de pudrición ácida.”, detalla Lucana. Todas las aplicaciones deben realizarse de manera preventiva, en las etapas fenológicas más susceptibles de la planta, como en el brotamiento.

Para medir la efectividad de los productos, han trabajado con el Dr. Luis Álvarez, profesor de la Universidad Nacional San Luis Gonzaga de Ica. Concretamente, evaluó la eficacia de tres productos para el control del mildiu, mediante el registro de incidencia y severidad. Los productos evaluados fueron Fitoraz (Propineb 700 g/kg + Cymoxanil 60 g/kg), a la dosis de 2 kg/ha; Infinito (Fluopicolide 62.5 g/L + Propamocarb 625 g/L), a la dosis de 2 L/ha; y Trivia (Fluopicolide 60 g/kg + Propineb 667 g/kg), a la dosis de 2 kg/ha.

 

Siempre cercanos al cliente

Bayer siempre ha mantenido una comunicación estrecha con sus clientes, y en una situación como la generada por el Covid-19, se mantienen cercanos a ellos. “Ha habido un cambio drástico en nuestras vidas, y también en nuestra forma de acercarnos y llegar a nuestros clientes. Estamos aprendiendo y nos estamos adaptando paso a paso a lo que será la ‘nueva normalidad’, implementando algunas acciones sencillas como el uso de plataformas de audio y video para realizar conferencias, y el uso de las redes sociales –nuestro fanpage en Facebook es Agro Bayer Perú; el canal en YouTube lleva el mismo nombre–. Venimos organizando, todas las semanas, teleconferencias gratuitas y abiertas con recomendaciones fitosanitarias relacionadas a los principales cultivos en campaña; también teleconferencias con expertos dirigidas a los agroexportadores”, explica Elia Mantilla.

“Todos los productos evaluados fueron eficaces en el control de infecciones por mildiu, en relación con el tratamiento T0 (Testigo sin aplicación). El análisis de varianza mostró diferencias estadísticas significativas entre tratamientos, en los diferentes intervalos de evaluación post aplicación. El mejor tratamiento fue T2 (Infinito: 2,0 L/ha); demostró un 100% de eficacia a los 7 días después de la aplicación y fue estadísticamente superior a los demás tratamientos. Seguidamente, se ubicó el tratamiento T3 (Trivia: 2,0 kg/ha),  con un 90.8% de eficacia, a los 7 días después de la aplicación; le siguió el tratamiento T1 (Fitoraz: 2,0 kg/ha), con 83.1% de eficacia, a los 7 días después de la aplicación; y finalmente el tratamiento T0 (Testigo sin aplicación). La presión de las infecciones fue alta durante el ensayo, y favorecida por las condiciones medioambientales de la zona (lluvias y alta temperatura) y de fenología (repodas en brotación). No se observó fitotoxicidad por la aplicación de los mencionados productos; tampoco efectos adversos evidentes frente a la fauna benéfica del campo experimental. Trivia y Fitoraz son productos que tienen indicación en etiqueta para el control de mildiu en vid; Infinito no cuenta con indicación en etiqueta en el cultivo, pero fue considerado en el presente estudio para determinar su eficacia”, apunta Mantilla.

Además de la aplicación de productos, ¿qué más se puede hacer para controlar, eliminar el mildiu en Ica? Lucana advierte que, “no hay manera de eliminarla”, dice, pero sí de evitar que cause daños que mermen la productividad de las empresas agroexportadoras. “Se tiene que trabajar desde una estrategia de manejo integrado, incorporando material vegetal de viveros certificados, con adecuados manejos nutricionales y de canopia; cuidando también de no exceder la fertilización nitrogenada”, finaliza.

Contactos:

Elia Mantilla

elia.mantilla@bayer.com

994 216 975

Cesar Lucana

cesarmanuel.lucana@bayer.com

997 522 696

Ilich
Por Ilich