icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Uva de mesa

13 de diciembre de 2021
Logran una uva de mesa de calidad que se exporta a Europa

Agroindustrias AIB se queda con la Red Globe

Agroindustrias AIB se queda con la Red Globe

La Red Globe aún tiene espacio en los mercados internacionales. Así lo piensan los responsables de Agroindustrias AIB, sobre todo si esta logra la calidad que persiguen los compradores. Por ello, la empresa continúa apostando por esta variedad tradicional, de la cual plantaron 15 nuevas hectáreas en 2019.

Marienella Ortiz

Abel Montalva, jefe de predios sur de Agroindustrias AIB.

Hace apenas dos años se instalaron las últimas 15 nuevas hectáreas de Red Globe en los campos iqueños de agroindustrias AIB, como una demostración de que se sienten cómodos con esta variedad.  “Esta nueva superficie que les permite sumar en total 40 ha de Red Globe recién va a entrar a su segunda cosecha; se trata de campos nuevos que hemos ampliado porque le hemos ‘agarrado’ la mano a la variedad y hemos visto que es un cultivo rentable, siempre y cuando se obtenga buena calidad de fruta. Con una buena calidad, la fruta se vende tranquilamente”, explica Abel Montalva, jefe de predios sur de la agroindustria.

La puntería en el tema de calidad sería la clave para seguir apostando por la Red Globe, una variedad que representó hace unos cinco años atrás prácticamente el 90% de la producción total de uva de mesa para exportación y que ha cedido terreno a una nueva generación de material vegetal. Para Agroindustrias AIB, entonces, la estrategia no se centra en el volumen productivo sino en lograr la mejor expresión de la baya redonda y de color rojo tinto.

“Si bien es cierto que una Red Globe rentable se encuentra arriba de las 4,000 a 4,500 cajas/ha, dependiendo de la fecha de poda, nosotros manejamos desde 3,700 a 4000 cajas/ha. En efecto es una producción menor, pero se trata de una fruta de mejor calidad”, destaca, sobre una fruta de Categoría 1 que implica una buena conformación del racimo con buen color y tamaño de bayas. Con este tipo de fruta su principal destino es el mercado europeo.

CALIDAD: TAMAÑO Y COLOR EN LA BAYA

Una de las principales características de un racimo de Red Globe de Categoría 1  es el tamaño de las bayas que van del calibre de 26 a 27 mm. Para lograr los tamaños más grandes, explica Montalva que tienen un manejo hormonal de la vid con aplicación en pequeñas cantidades de citoquininas y ácido giberélico. Si se eleva las cantidades de las hormonas, advierte que un mayor crecimiento se contrarresta en el tema del color. Entonces, debe buscarse el equilibrio entre tamaño y color, agrega.

El sistema de conducción elegido es el open gable porque facilita las labores del personal.

Para lograr el color deseado por los mercados de destino, explica que también trabajan con ciertas hormonas, respetando los periodos de carencias para entrar a los mercados donde hay más restricciones. Entonces, refiere que ‘juegan’ con el momento de las aplicaciones y con las dosis necesarias que se aplican por hectárea. Uno de las hormonas utilizadas es el Etefón, materia activa que permite acumular la pigmentación del color de la baya.

Sin embargo, en temas de color menciona que realizan todo un trabajo de iluminación de la vid a través del manejo de la canopia. “Estamos por entrar al envero (fines de octubre), no se ha tocado el tema de la canopia, pero una vez que se aplican las hormonas necesarias se empieza a hacer ventanas en medio (del parrón) de unos 20 a 30 centímetros para darle luz directa. Y también se hace un entresaque de hojas o feminelas para iluminar directamente al racimo”, expone tras referir que no conviene hacerlo antes porque la luz directa puede generar un colapso de las bayas.

Hace dos campañas, comenta, vienen obteniendo buenos resultado, tras haber resuelto el problema de color, que era frecuente en esta variedad. “La iluminación del parrón es ideal para la toma del color, mejor incluso que la aplicación de una hormona. Entonces manejamos eso, hemos aprendido en qué momento abrir las ventanas, en qué momento darle luz directa al racimo y eso ayuda bastante al color”, explica.

CULTIVO DE PERIODO LARGO

Edwin Junes Alvites, supervisor de la uva de mesa de Agroindustrias AIB.

El 20 de diciembre está proyectado como la fecha de inicio de cosechas de los lotes que recibieron su primera poda a fines de mayo, en la campaña 2021/22 que se extenderá hasta quincena de febrero. La expectativa es lograr una producción de 140,000 a 150,000 cajas/ha que será superior a las 115,000 cajas/ha registradas en la temporada anterior. “En esta campaña, la fruta ha venido bien, el clima ha estado bien y estamos entrando a envero con un buen calibre, entonces se proyecta como una buena campaña”, apunta Edwin Junes Alvites, supervisor de la uva de mesa de la empresa.

A diferencia de otras variedades, la Red Globe es un cultivo de período largo: 180 días en promedio para la cosecha. En este caso, AIB prefiere no adelantar las podas y por ende la cosecha, porque el frío de invierno podría afectar el cultivo. Los últimos lotes se podaron el 15 de julio.

En las primeras semanas de la campaña se espera una productividad de 3,800 cajas/ha, mientras que aquellos sectores que se podaron más tarde, llegarían a 4,000 cajas/ha. En cuanto a la nueva superficie instalada en 2019, se espera que alcancen en esta campaña una productividad de 2,800 cajas/ha. “La fruta que recibe una poda temprana a veces tiene problemas con el frío, afectando la brotación y la cuaja, por eso es que es menor la producción de cajas”, explica Montalva.

La campaña empezará el próximo 20 de diciembre y se extenderá hasta quincena de febrero.

Pese a esta diferencia, la empresa mantiene las podas tempranas para extender más el periodo de cosecha y no requerir mucha mano de obra de manera concentrada en ciertas labores como la cosecha, el raleo, el desoville y otras labores en el campo. “Hemos extendido la demanda de personal por etapas. Si antes se requería un promedio de 150 personas, ahora necesito 100. Si bien es menos personal, le doy trabajo más tiempo. Cuando hay más personal, es más complicado la supervisión y año tras años es más complicado conseguir personal”, explica.

En esa lógica, un punto importante es tener fruta de buena calidad a un menor costo. “Nosotros tratábamos de ser más eficientes en algunas labores, por ejemplo, en el raleo químico con la aplicación de ciertos productos para que caigan las bayas y quede un número menor y adecuado para que cuando pase el personal pueda avanzar y ser más eficiente. Ese es un punto que tratamos de mejorar siempre, para tener buenos resultados”, apunta.

Aún las uvas no tomaban color a fines de octubre; lo harían en las próximas semanas para ser luego exportadas a mercados europeos.

Si bien no han entrado al ‘boom’ de las variedades licenciadas, Abel Montalva dice que no es un tema descartado como parte de una futura estrategia de crecimiento. Por lo pronto, están a la espera de los resultados –todo indica positivos- de las 15 ha instaladas en 2019, para luego evaluar los siguientes pasos de la firma en el negocio de uva de mesa.

Lo que está claro es que Red Globe no deja de sorprenderlos. Por ejemplo, Montalva comenta que pudieron sobrellevar los problemas logísticos que trajo el año pasado el paro agrario. A diferencia de muchos campos de variedades licenciadas que se perdieron, Red Globe es una fruta que aguanta más tiempo en la planta, sin verse afectada. Eso les permitió que una vez pasado el paro, retomaran la cosecha y llegaran a la meta proyectada sin mayor inconveniente.

Un buen programa fitosanitario

Básicamente, el mayor porcentaje de exportación de uva de AIB tiene por destino Europa. Para dar cumplimiento a los requerimientos de ese mercado, AIB se ha volcado en elaborar un buen programa fitosanitario, respetando las dosis y los periodos de carencia. Para ello, están usando otras alternativas: productos biológicos y orgánicos, que ayuden al control de plagas de enfermedades.

Preferencia por el open gable

El sistema de conducción utilizado en los campos de AIB es el Open Gable. Abel Montalva menciona que esta estructura facilita las labores del personal. “El personal ya no tiene que usar los trípodes para subirse al parrón. Simplemente, las personas  tienen el racimo a la altura de sus ojos, y el rendimiento es mejor del personal”, destaca.

La limitación que impone el agua

El tema del agua es crítico en la zona, porque año a año descienden los niveles freáticos. Esta es una de las razones por las que AIB mantiene áreas en blanco donde no se ha sembrado nada. Lo que trata de hacer es ser más eficientes en el riego, es decir que se busca dar un volumen con mayor exactitud de lo que requiere la planta, mediante la medición de la humedad con las sondas de capacitancia.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados