icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2021 | Aguacates

Para contar con un huerto altamente productivo

La importancia de la detección de Phytophthora en un huerto de aguacate

De las diferentes enfermedades que afectan a un huerto de aguacates, Phytophthora cinnamomi, es la más devastadora, provocando daños extremos en diferentes zonas del planeta, afectando principalmente al rendimiento productivo. Si bien sus síntomas aparecen en la parte aérea del árbol, los daños son consecuencia del ataque del patógeno en el sistema radicular, provocando, en algunos casos, la muerte de los árboles. En las siguientes páginas, el Dr. Walter Apaza, especialista en fitopatología de frutales, explica cómo reconocer la enfermedad en los huertos y las principales medidas de manejo.

Walter Apaza

Como si se tratase de un triángulo, es clave conocer los tres ángulos de este para entender las enfermedades que afectan a un cultivo frutícola. Y esos factores, según el Dr. Walter Apaza, investigador de la Universidad Nacional Agraria La Molina, de Perú, los identifica así: medio ambiente, el agente patógeno y el hospedante. En ese sentido, Apaza destaca que el medio ambiente puede ser un factor favorable o desfavorable para algunos patógenos. Así, por ejemplo, en el caso de Colombia, el hecho de que el país tenga altas precipitaciones, estas juegan un rol muy importante, a favor o en contra, de la aparición de ciertos patógenos. “Eso es todo un reto para el cultivo del aguacate, porque está en un medio ambiente que claramente condiciona el comportamiento del aguacate”, sostiene.

Por ello, es clave tener presente que un programa de manejo integrado de Perú no puede ser aplicado en Colombia , “porque tiene otras aristas”, resalta. “Por ejemplo, en la costa peruana, al no tener lluvias, los problemas de Phytophthora están relacionados netamente con el manejo del riego, que es un factor controlable. Sin embargo, en condiciones donde la precipitación es demasiado alta e irregular, probablemente este patógeno coja mayor relevancia”, explica el especialista. 

Las raíces determinan el éxito del cultivo 

Se debe tener presente que el sistema radicular del aguacate es muy especial, es un sistema relativamente frágil. Según Apaza, cuando se ven las raíces, esta es una señal de que el árbol tendrá muy buena sanidad. “La sanidad de las raíces es clave en el éxito del cultivo del aguacate y esto está ligado a la sostenibilidad y a los altos rendimientos”, destacó el experto. Por ello, la cuantificación de la masa radicular es fundamental para verificar la sanidad, los árboles con mucha raíz sana y vigorosa son árboles productivos. 

Según Apaza, la base principal en el manejo integrado de Phytophthora es evitar las condiciones de sobresaturación en el conjunto de raíces. A fin de entender cómo se mueve y disemina la Phytophthora hay que tener claro que la propagación la realiza a través de zoosporas, estructuras de la propagación del patógeno que tienen flagelos por lo que requieren sobresaturación de agua en el suelo para poder nadar y dispersarse. “Es por ello que las condiciones agroecológicas son muy importantes y dependerá del nivel de humedad en el suelo para identificar si será o no un problema”, advierte.  

SÍNTOMAS Y EL DIAGNÓSTICO DE PHYTOPHTHORA EN AGUACATE

Uno de los síntomas primarios cuando hay presencia de Phytophthora es la pudrición de la raíz.

En el diagnóstico de Phytophthora en aguacate, según explica el experto, los árboles presentan dos tipos de síntomas al ser atacados por la enfermedad: los primarios (en las raíces) y los secundarios (parte aérea). (ver figura 1). Y uno de los primeros síntomas´, que puede notarse a simple vista en la parte aérea o superior de la planta, es una muerte regresiva, una necrosis o una defoliación. Sin embargo, estos síntomas suelen confundir a los agricultores. “Llegan a pensar que el patógeno está en la parte externa de la planta, pero muchas veces en el aguacate no está precisamente ahí, sino que puede estar afectando el sistema radicular”, sostiene. Así, por ejemplo, en árboles de más de seis años, Phytophthora puede estar presente en las raíces causando una pudrición, necrosis y/o muerte de las mismas (síntoma primario) y ya como consecuencia de esto, se empiezan a producir los síntomas secundarios (defoliación o necrosis de la planta).

Sin embargo, el experto advierte que en el aguacate pasa algo peculiar, especialmente en los cultivos ya instalados y es que, para ver síntomas secundarios evidentes, sobre un 30 o 40% de las raíces deben estar afectadas. Por lo tanto, para identificar un síntoma secundario a través de la raíz, la planta debe tener el sistema radicular muy afectado. “Es ahí donde la capacidad de recuperación de la planta es mucho más complicada”, subraya el experto. Por otro lado, si la planta tiene solamente entre un 5 y 10% del tejido de las raíces afectado, muchas veces los síntomas secundarios no son evidentes. “Sin embargo, si se generasen las condiciones de exceso de agua, rápidamente se incrementará la presencia del patógeno y comprometerá la masa radicular en mayor porcentaje”, precisa.  

Métodos de control para enfrentar el ataque de Phytophthora y lasiodiplodia 

Apaza explica que en el caso de Phytophthora cinnamomi, las principales medidas de manejo están dirigidas a evitar sobresaturación de agua en el sistema radicular haciendo uso de camellones, nivelación y otros. “Igualmente, el uso de patrones resistentes como Duke 7, Dusa y otros. Todos estos patrones tienen que ser propagados clonalmente para evitar la segregación de la resistencia por la semilla botánica”, explica. En el caso de Lasiodiplodia, el experto destaca que es muy importante evitar el estrés por falta de agua o el estrés nutricional de la planta. Además, indica que la poda es un factor que permite la renovación de la madera afectada.  

Con el objetivo de realizar un óptimo diagnóstico de la posible infección por este, no solo se deben verificar los síntomas secundarios, pues hay varios patógenos que pueden causar los mismos síntomas en la parte aérea de la planta. Por ejemplo, un daño en las raíces puede producir síntomas muy parecidos, necrosis o defoliación. Y, lo mismo podría ocurrir por un daño ocasionado por hongos de madera, que también podrían estar afectando la corona o el tronco de la planta. “Por ende, si solo se hace diagnóstico teniendo en cuenta los síntomas secundarios, podría haber errores y, por lo tanto, se tendería a tomar medidas que no son adecuadas”, subraya Apaza y recomienda que todo diagnóstico debe estar acompañado de analítica de identificación en laboratorio. 

Para el especialista y a fin de que los productores puedan tener claro respecto del diagnóstico, el síntoma primario es la pudrición de la raíz. Eventualmente cuando hay mucha humedad se pueden generar cancros en los tallos, los cuales avanzan del suelo a la parte superior. Así, el síntoma secundario será una muerte regresiva con defoliación. Trabajos realizados han confirmado que en árboles viejos se ha comprobado que esto ocurre cuando tienen más del 40% del sistema radicular afectado. “Si las raíces se vuelven quebradizas, o están totalmente necrosadas o incluso suenan al manipularlas hay una clara muestra de que se está presentando una afectación por Phytophthora”, explica Apaza.  

ALTA TEMPERATURA Y SUELOS RETENTIVOS, CONDICIONES FAVORABLES PARA LA PHYTOPHTHORA 

A la Phytophthora le gustan las temperaturas entre 21°C y 30°C que son también las temperaturas preferidas por el aguacate. Es por ello que en épocas cálidas es donde las infecciones se pueden volver muy importantes. Sin embargo, el experto explica que, cuando se presentan temperaturas por encima de los 30°C se detiene el ataque del patógeno y estas temperaturas tampoco son favorables el aguacate pues se afectaría el calibre de la fruta. Por otro lado, el ataque del patógeno se detendrá cuando hay temperaturas bajo los 13°Cy se reanudará al momento en que encuentra las condiciones favorables para su desarrollo.  

Aplicación de fungicidas como método de control 

Para el caso de Phytophthora cinnamomi, las aplicaciones de fungicidas complementan el control cultural, como, por ejemplo, la aplicación al suelo de Metalaxil o Fosetil Al, Fosfitos y otros.  “Las aplicaciones de Fosetil Al y Fosfitos pueden ser dirigidos al follaje para ser traslocados vía floema a las raíces, pero se tiene que tener cuidado si existe fruta porque estos fungicidas pueden translocarse de las hojas hasta la fruta. Por eso, es importante revisar los Límites Máximos de Residuos (LMR) de los mercados en destino, para así decidir sobre la aplicación de estos productos”, indica Apaza.  

Por su parte, en el caso de Lasiodiplodia, señala que las aplicaciones se recomiendan para sellar las heridas de la poda, las cuales pueden ser en mezcla con las pastas cicatrizantes. 

Respecto a la aplicación de estos fungicidas para lograr mejores resultados, Apaza resalta que esta puede ser por medio del sistema de riego, si se dispone de riego tecnificado (goteo, por ejemplo). “En el caso de la aplicación de Fosfitos o de Ácido Fosforoso estabilizado se pueden inyectar al tronco, pero es una técnica que requiere equipos y protocolos bien definidos”, explica. 

Según el experto de la UNALM, es clave que los productores tengan sepan que, si se presentan muchas lluvias, o si el cultivo está instalado en un suelo muy retentivo o sin un buen drenaje, se están generando las condiciones propicias para que las zoosporas que propagan la Phytophthora naden y lleguen hasta una raíz sana. “Por eso es que en el manejo integrado de esta enfermedad uno de los componentes más importantes es evitar esta sobresaturación de agua en el suelo. En Perú, estas condiciones de sobresaturación se manejan con el riego, pero en condiciones de lluvia, como es el caso de Colombia, eso es muy complicado y ahí es clave el uso de camellones. Así se estará evitando que el suelo se encharque y se produzca una acumulación de agua. Asimismo, es clave contar con un buen drenaje”, recomienda Apaza. 

GRADOS DE DECLINAMIENTO QUE PUEDEN PRESENTAR LAS PLANTAS 

Grado 1: se presenta una planta sin síntomas, no tiene ningún declinamiento. La planta está aún en una buena condición. Probablemente tenga en sistema radicular sano o con muy poca raíz afectada. 

Grado 2: ya hay inicios de declinamiento y marchitez, la planta muestra síntomas secundarios, aquí puede tener entre un 30 y un 40% del sistema radicular afectado.  

Luego del daño en las raíces, el síntoma secundario es una muerte regresiva de la planta con defoliación.

Grado 3: se presenta un declinamiento notorio de la planta, sobre al 25%. La planta presenta síntomas de marchitez y defoliación, ya está muy afectada y probablemente el sistema radicular está afectado en 50%.

De acuerdo al Dr. Apaza, la evaluación de los grados de declinamiento permiten cuantificar qué porcentaje de las plantas en el cultivo están con grado 1, 2 o 3 y, de esta manera, se podrá determinar qué parcelas están empezando a tener declinamiento. Por esto, es necesario saber que, cuando se instala un cultivo de aguacate, debe hacerse con árboles sanos. “Si desde el vivero hay contaminación de Phytophthora se va a llevar el problema a campo y las primeras etapas de manejo en campo serán fundamentales”, explica. 

PUDRICIONES NEGRAS DE LAS RAÍCES TIENDEN A CONFUNDIRSE CON PHYTOPHTHORA 

Otro grupo de patógenos que destaca el Dr. Apaza son las pudriciones negras en las raíces ocasionadas por Nectriales. Señala que la presencia del Cylindrocarpon destructan, un hongo que vive en el suelo, puede causar estas afectaciones en el sistema radicular. 

A este grupo de patógenos que causa pudriciones negras de las raíces, muchas veces se les confunde con Phytophthora. “A veces la pudrición es seca, pero es un patógeno de plantas jóvenes y requiere altas condiciones de humedad en el suelo, siendo más exigente la Phytophthora”, destaca. Es clave tener presente que el Cylindrocarpon causa raíz negra y ocasiona un colapso de plantas muy violento. Recientemente, la taxonomía de este hongo ha cambiado, ha desaparecido el género Cylndrocarpon el cual ha sido dividido en varios géneros. Es muy importante identificar y estudiar las especies aisladas debido a que varias pueden tener patógenos de raíces de aguacate, mientras que otras especies son organismos saprófagos secundarios que no ocasionan daño a las raíces. 

LAS MEDIDAS DE MANEJO DE PHYTOPHTHORA EN VIVERO Y EN CAMPO  

Algunas de las medidas que se deben tener en cuenta, tanto en los viveros como en las plantaciones, para evitar la propagación de los patógenos son: 

En vivero 

  • Es fundamental usar semillas sanas y material sano.
  • Eliminar plantas con síntomas en vivero.
  • Manejo de sustrato.
  • No aplicar sobreriego.

 En el huerto 

  • Plantas de viveros certificados-sanos.
  • Evitar exceso de riego y humedad.
  • Resiembrosde plantas sanas. 
  • Tratamiento en el suelo de plantas eliminadas.

 OTRAS ENFERMEDADES DE RELEVANCIA PARA EVALUACIÓN EN CAMPO 

Otro de los problemas que afecta los cultivos de aguacate es el hongo de madera. Según el Dr. Apaza, ese es uno de los principales problemas que se presenta en Perú y que está apareciendo en otras zonas productoras como un inconveniente bastante serio. De acuerdo con el experto, estos hongos de madera son individuos especializados en afectar todo individuo que tenga xilema. Por lo tanto, a mayor xilema, mayores posibilidades de que este grupo de patógenos afecte la plantación.  

Este hongo tiene una serie de enzimas que van alimentándose de esa madera y van causando una desorganización del tejido. Según resalta el especialista, a mayor edad del árbol, mayor posibilidad de afectación y que un tejido desorganizado es un tejido afectado. Cuando hay afectación por los hongos de la madera, hay que tener presente que el daño causado por este patógeno no se da de la noche a la mañana, sino que es un daño que se produce en el tiempo. Es por ello, que es más común encontrar hongo de madera en plantaciones de siete u ocho años, reduciendo la vida útil de las plantaciones de aguacate y, por tanto, su productividad. 

LAS CARACTERÍSTICAS DE LOS HONGOS DE MADERA  

Las raíces quebradizas, o totalmente necrosadas dan cuenta de que se está presentando una afectación por Phytophthora.

En Perú, el principal hongo de madera es Lasiodiplodia, que provoca daños en los tallos, las ramas y los frutos de la planta. Además, es importante no olvidar que los hongos de madera prefieren el tejido leñoso que, como su nombre lo indica, que haya madera, por lo que el aguacate Hass es muy sensible para el daño de este hongo. 

Factores favorables para la generación de Lasiodiplodia: El experto explica que el hongo de madera es el hongo del estrés. Por ejemplo, puede darse estrés por falta de agua, por sales y estrés por mala nutrición. “Por ello, cuando se detectan hongos de madera, lo primero que hay que identificar es cuál es el factor de estrés que lo está causando”.  

Además, de acuerdo con el Dr. Apaza es fundamental formar árboles con varios ejes, de manera que, si se enferma un eje, con la poda se puede eliminar el hongo, pero teniendo cuidado que este no haya afectado al tronco principal. “Si la planta cuenta con un solo eje no es posible hacer la gestión de la madera y por tanto, no se puede podar el árbol”, sostiene y precisa que, con una adecuada poda, se pueden eliminar los daños que puede producir la Lasiodiplodia en el tronco. De igual forma, manifiesta que la luminosidad es clave para evitar que se presente el hongo de madera. Si se tiene un árbol totalmente enmontado, habrá muchas ramas secas por falta de sol y esas ramas se convierten en el caldo de cultivo para todos los problemas sanitarios, uno de ellos es la Lasiodiplodia que puede entrar por una rama seca. 

MANEJO INTEGRADO DE FERTILIZACIÓN, PODAS Y FORMACIÓN DE PLANTAS 

Lasiodiplodia puede entrar por una rama seca y afectar el tronco del árbol. Es importantes la luminosidad para evitar problemas sanitarios.

El manejo integrado del cultivo del aguacate es uno de los componentes principales a tener en cuenta, en opinión del especialista. Así, es clave el manejo de la fertilización, las podas, y la formación de plantas. Además, según el experto, el control biológico tiene mucho espacio, ya que los patógenos habitantes del suelo pueden tratarse con control biológico. Por otro lado, no puede dejarse de lado el control químico y cultural, el manejo del vivero y la selección de semillas. 

El Dr. Apaza además que el manejo integrado de los cultivos es específico de cada zona. Según el experto, en el aguacate lo que puede funcionar muy bien en una localidad no necesariamente va a funcionar en otra. Asimismo, el riego es un factor determinante, donde se debe tener en cuenta que el aguacate busca las condiciones de alta oxigenación. “Por eso es necesario evitar sobresaturación y encharcamientos a través de camellones”, recomienda. Si el riego se realiza por goteo es clave que no haya encharcamientos y eso dependerá en gran medida de las condiciones del suelo. En suma, un suelo sano proporcionará raíces sanas también. Todo ello, combinado con un óptimo manejo asegurará el éxito del cultivo.