icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Aguacates

31 de octubre de 2022
Un cultivo ‘nuevo’ que se ha consolidado en el país

Futuro con sabor a aguacate Hass

Futuro con sabor a  aguacate Hass

Inflación, escasez de suministros, vulnerabilidad de la población, cambio climático. Estos son algunos de los desafíos que Colombia debe vencer para contribuir a su desarrollo sostenible.

Por Jorge Restrepo, Director ejecutivo de Corpohass

Entre los actores que interactúan para darle vida al ecosistema económico, se destaca el sector de la agroindustria, fuente de grandes proyecciones sobre crecimiento y desarrollo.

El Aguacate Hass que se ubica, por ahora, en el quinto renglón de las exportaciones agrícolas del país, representa enormes oportunidades para permitir que Colombia se posicione en el mundo como referente de integridad, calidad, confiabilidad y evolución.

«El aguacate Hass es una manera de mostrar que Colombia es paz, ingenio y armonía con la naturaleza. No es solo un cultivo. Es transformar el presente para que el mañana sea una realidad compartida, bienestar para todos”.

Jorge Enrique Restrepo, Director ejecutivo Corpohass

Aunque el cultivo de esta fruta en el país es prácticamente ‘nuevo’, se consolida como dinamizador del empleo rural durante la última década. Además, el origen colombiano se destaca en los mercados internacionales gracias a su disponibilidad durante todo el año, una condición única entre los competidores.

Sin embargo, esta ventaja no es suficiente para conquistar al consumidor final y ganar su preferencia. Todos los actores que participamos en esta cadena, tenemos que trabajar para que la reputación de nuestra fruta se base en calidad y sostenibilidad.

La respuesta para lograrlo comienza con la diversificación del mercado. Europa disfruta actualmente el sabor de por lo menos el 90% de la exportación de las más de 25.000 hectáreas registradas como predio exportador de aguacate Hass en Colombia.

En este sentido, la fruta debe aumentar su presencia en otros mercados, como EE UU, Argentina, Japón, China, Perú, Corea del Sur y Chile. Pero para que este proceso sea exitoso, el Aguacate Hass de origen colombiano tiene que ser reconocido por su calidad traducida en: buenas prácticas, impacto social, trazabilidad, certificaciones, inocuidad y, sobre todo, en la ética empresarial.

¿Qué tiene que ver la ética con la agricultura y el campo? ¡Todo! Es la esencia de esta agroindustria, el respaldo del propósito genuino de contribuir al desarrollo sostenible del país. No se trata solo de maneras de hacer las cosas, principios o perspectivas de vida. Es un compromiso con el bienestar social, una huella ambiental responsable y el progreso económico del país entero.

En ese camino son fundamentales las alianzas entre productores, comercializadores, sector público y privado. El trabajo en equipo permite dejar de lado las rivalidades económicas, para que prevalezca el interés en hacer único al aguacate Hass colombiano.

Como dice el adagio popular: “Todos los huevos no deben estar en la misma canasta”. Es momento de guiar el esfuerzo y compromiso hacia nuevos horizontes. En algún momento, muchos pensaron que era imposible que el Aguacate Hass colombiano ingresara al mercado de Estados Unidos. México, productor natural de esta fruta, lo domina y crea una barrera difícil de derribar, ya que representa más del 85% del suministro. Pero hoy Colombia logra permear gradualmente este mercado.

El aguacate Hass es una manera de mostrar que Colombia es paz, ingenio y armonía con la naturaleza. No es solo un cultivo. Es transformar el presente para que el mañana sea una realidad compartida, bienestar para todos.

Finalmente, el ejemplo empieza por casa. Por eso es importante promover el consumo interno de esta fruta. Es preciso que los colombianos la reconozcan, tengan claras sus bondades e identifiquen sus aportes a un futuro promisorio. En pocas palabras, que el aguacate Hass sea un referente del desarrollo sostenible de Colombia.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados