icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2021 | Noticias

Se utilizaron dos métodos de siembra

Estudio reveló que la cebolla larga se produce mejor con policultivos

Un proyecto realizado por la Universidad Nacional reveló que sembrar cebolla larga o en rama, acompañada de otros cultivos como papa, lechuga o zanahoria, contribuye a la biodiversidad de los agro-ecosistemas, ya que amortigua los efectos perturbadores en el suelo, entre otros beneficios.

El coordinador del proyecto que se adelanta en la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira, Diego Iván Ángel, explica que “los policultivos son una práctica que consiste en la plantación de diferentes especies en el terreno, ya sea en forma intercalada o en franjas”.

Por otro lado, Ángel explica que el propósito de la iniciativa es profundizar en el uso de policultivos, su aporte al cuidado del suelo y su fertilidad, la prevención de plagas y la producción.

Por ello, con la participación de agricultores y algunos profesores y estudiantes del Colegio Agropecuario, se están evaluando en el corregimiento de Tenerife, Valle del Cauca diversos manejos ecológicos: policultivos, controles biológicos y abonos orgánicos como alternativa al uso de pesticidas de síntesis petroquímica y gallinaza no compostada, para contribuir a la conservación del suelo, el agua y la salud de los campesinos.

Frente a esto, el docente explica que utilizaron dos métodos de siembra: intercalado (sembrar una línea de una especie y luego una línea de otra especie) y en franjas (sembrar 4 – 5 líneas de un tipo, luego sembrar otras 4 – 5 líneas de otro tipo) con diferentes distancias entre líneas entre 40-90 cm.

Antes de la llegada de la pandemia, el seguimiento a las parcelas sembradas con cebolla larga confirmó que tanto el suelo como el mismo sistema de siembra redujo su vulnerabilidad a enfermedades específicas e insectos plaga, lo que permitió obtener mayor variedad y calidad de los cultivos.

“Pese a que hubo un decrecimiento en la producción individual, hay un mayor aporte a la soberanía alimentaria de los campesinos y sus familias y a la conservación de los servicios ecosistémicos de la región, algo que no permiten los monocultivos”, dice Ángel.