icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Otros Cultivos

22 de abril de 2022
Agrourbana

El ‘mix’ de hojas verdes más futurista

El ‘mix’ de hojas verdes más futurista

Cristián Sjögren y Pablo Bunster, las cabezas detrás de la primera empresa de agricultura vertical de la región, cuentan cómo han podido cosechar una tonelada de hojas verdes al mes en 400 m2, utilizando solo un 5% del agua que normalmente consume un cultivo tradicional en el mismo espacio.

Por Miguel Patiño      FOTOS AGROURBANA

No son agrónomos, pero dieron con la fórmula para construir un proyecto agrícola ultra eficiente y sustentable que es mirado con atención desde el mundo agrícola, y también financiero.

Pablo Bunster, COO de Agrourbana

Cristián Sjögren y Pablo Bunster (ingeniero civil y comercial, respectivamente) son los fundadores de Agrourbana, la primera empresa de huertos urbanos de la región, y recientemente hicieron noticia gracias a que recaudaron US$ 4 millones en una ronda de financiamiento serie A, liderada por la compañía de capital de riesgo Kayyak Venture, en la que participaron los fondos CLIN administrado por Chile Global Ventures, área de capital de riesgo de Fundación Chile, y ‘family offices’ ligadas a la industria de alimentos, retail, financiera e inmobiliaria.

Hoy Agrourbana cuenta con una planta piloto en un espacio de 400 m2 en Santiago de Chile, y producen cerca de una tonelada al mes de un mix de hojas de lechuga. Con la fuerte inversión que recibieron, la idea es multiplicar la actual operación por diez. “Tenemos un piloto que funciona, pero ahora tenemos que hacerlo funcionar a una escala industrial”, comenta Sjögren. 

-¿Porqué se la jugaron con la agricultura vertical?

-Cristián Sjögren (CS): La agricultura vertical es una forma de cultivar que aún está en pañales, de verdad que está dando sus primeros pasos en América Latina. No hay ninguna experiencia previa, y Chile es un buen lugar para partir. Nosotros teníamos una tesis, que al igual que cuando entramos a las energías renovables, dijimos que alguna vez íbamos a ser competitivos, y cuando ahora vemos los cultivos tradicionales se van haciendo cada vez más complejos y cada vez más costosos, en una curva ascendente, donde los agricultores también están teniendo que aplicar tecnología, creíamos que algún minuto se iba a producir este cruce. Tampoco se trata de decir que la agricultura vertical puede aplicarse para cada tipo de cultivo, pero sí digamos que en el caso de las hojas hace sentido. 

-Este espacio piloto, ¿les ha permitido buscar innovación en sus productos, aparte de las lechugas que producen?

Cristián Sjögren, CEO de Agrourbana

-Pablo Bunster (PB): Hemos hecho pruebas con unas 70 variedades de hoja, que van desde hojas de lechuga de distinto tipo, albahaca, kale, brotes, tatsoi, entre otras, y tenemos varios que están en el ‘pipeline’ para salir al mercado, donde la fase de desarrollo está cerca o completada. Pero necesitamos más espacio para eso, necesitamos escalar y por eso es importante la inversión. Hemos hecho pruebas con frutillas, que se han visto muy bien, pero todavía los mejores resultados de insumos versus producción están en la hoja.

-¿Cuánta agua utilizan en un cultivo vertical versus un agricultor tradicional?

-PB: A nivel industria hay ciertas comparaciones, y nosotros estamos cerca o por debajo de ellas. En agua nosotros consumimos alrededor del 5% de lo que consume un cultivo tradicional. Esa es gran parte de la viabilidad de lo que estamos haciendo, porque cada vez hay menos agua, hay menos tierra arable y nosotros somos muy eficientes en el uso del agua.

-¿Cómo es su modelo de ventas? 

-PB: Estos últimos dos años nos han servido para entender el mercado, y qué quiere el consumidor. A nosotros en un principio una tonelada nos sonaba mucho, pero en verdad es poco, así que hemos tenido que ‘cuotear’ nuestra producción, que está dividida de manera de entender mejor el mercado, más que para optimizar los ingresos, por así decirlo. Trabajamos con dos o tres empresas de catering, dos o tres restaurantes, Estamos con un piloto en Walmart, que demuestra que pasamos la auditoría de Walmart no solo para Chile, sino que para el mundo, solo con la capacidad instalada que tenemos hoy día. Estamos en el supermercado Jumbo también y hemos desarrollado un canal B2C de suscripción para entre 50 y 100 casas, a la que nosotros mismos les distribuimos nuestros productos todas las semanas, Lo que queríamos hacer era entender y ver el potencial de este canal. Ahora estamos esperando escalar para poder seguir expandiendo esos distintos canales de distribución.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados