icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2021 | Noticias

Desde 2016, la producción ha pasado de 61 a 510 hectáreas

El cultivo de cáñamo se multiplica por ocho en los últimos cinco años

De acuerdo con los datos de 2020 del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), la superficie dedicada al cultivo del cáñamo se ha multiplicado por ocho desde 2016 y ha pasado de 61 a 510 hectáreas.

«A pesar de que aún se trata de una extensión pequeña dentro de los cultivos industriales, el interés por esta producción es creciente», según asegura el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), que acaba de publicar una nota informativa relativa a los principales condicionantes de esta actividad agraria. Tal como lo destacó el portal web Sevilla ABC.

Los usos del cáñamo

De acuerdo con el artículo, el ñamo (Cannabis sativa L.) se ha cultivado a lo largo de la historia como fuente de fibra para uso textil o papel, para la obtención de productos alimentarios, con fines medicinales o para usos cosméticos.

«Sin embargo, debido a la posible presencia de principios estupefacientes en la planta de cannabis, el productor de cáñamo debe ser plenamente consciente de la normativa aplicable en torno a su cultivo, de qué finalidades se encuentran permitidas y de las obligaciones que tiene que cumplir. Cuestiones de ‘gran relevancia’, dado que esta actividad puede llegar a tener consecuencias, incluso de carácter penal, en el caso de incumplimiento de la normativa en materia de estupefacientes», destacó el artículo de Sevilla ABC.

En ese sentido, el Ministerio de Agricultura señaló que en la actualidad existe un «interés creciente» por el cultivo de cáñamo y, en particular, por su contenido en cannabidiol (CBD), un fitocannabinoide extraído de esta planta cuya obtención está sujeta a restricciones normativas.

Por ello, el MAPA recoge la normativa legal que regula la producción, las finalidades permitidas, los condicionantes existentes y las obligaciones que deben cumplir los cultivadores.