icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2021 | Arándanos

Juan Ignacio Allende CEO de Hortifrut

El arándano colombiano será importante para los clientes «high-end»

El CEO de Hortifrut analiza la hoja de ruta de la empresa con operaciones en Europa, Asia, África, América del Norte, Centroamérica y Sudamérica. La compañía aumentó en 2020 de US$3,6 millones a US$54,0 millones su ganancia anual acumulada atribuible a los propietarios de la controladora. En Colombia se encuentran invirtiendo y evaluando distintas variedades con diversos clientes. Además, el mercado interno resulta muy atractivo. A nivel global apuntan a duplicar el volumen de berries que comercializan, en un plazo de cinco años.

“El mercado colombiano es más potente que en la mayoría de los países de Sudamérica. Muestra un consumo regular muy atractivo”.

-Si bien somos bastante nuevos en Colombia, tenemos una muy buena proyección –afirma Juan Ignacio Allende–. Hemos hecho embarques esporádicos para ir probando diversas variedades con una gama de distintos clientes. La verdad es que las variedades se comportan de manera diferente a otras regiones del mundo: cultivares que uno considera más bien estándar andan muy bien en calibre, firmeza, sabor, combinación de acidez y Brix, generando bastante interés.

–¿Cuáles variedades, por ejemplo?

–Las públicas, abiertas, como Biloxi o Legacy. Nosotros recién estamos llevando las que son de nuestra propiedad intelectual.

Otro aspecto particular destacado por Allende: el mercado colombiano es más potente que en la mayoría de los países de Sudamérica. Muestra un consumo regular muy atractivo.

–Ya estamos instalados con nuestra exportadora, vendiendo tanto a nivel local como internacional. Sí vamos a hacer una inversión para contar con nuestra propia producción.

–¿Cuánto van a crecer y cómo se posiciona Colombia respecto de Perú, Chile y México?

–Colombia puede producir de forma bastante pareja durante todo el año, por lo menos en ciertas zonas. Pensamos que no va a tener la escala del arándano en Perú, pero sí es súper importante para los clientes high-end, los más exigentes, que van a querer siempre algo distinto, de mejor sabor. No sé si será un mercado de nicho, aunque sí para algunos clientes específicos. Creo que tendremos la oportunidad de producir en ventanas donde vayamos viendo que existe mayor necesidad de ser cubiertas.

TENDENCIAS QUE CONTINUARÁN: DEMANDA POR PRODUCTOS SANOS, VENTAS ON LINE

“En Colombia cultivares que uno considera más bien estándar andan muy bien en calibre, firmeza, sabor, combinación de acidez y Brix, generando bastante interés”.

–El primer año de pandemia informaron buenos resultados como empresa, ¿cómo proyectan este segundo año de Covid?

–Fue un año de mucho esfuerzo, fundamentalmente porque tuvimos que redoblar nuestro cuidado de la gente ante la pandemia, además con problemas logísticos no menores: barcos que no funcionaban porque los puertos no contaban con la dotación adecuada… todo se hacía más lento. Logramos, con un equipo bien enfocado, sacar adelante las exportaciones y nuestra comercialización de fruta. También el mercado reaccionó positivamente hacia la demanda de productos sanos y saludables, lo cual ayudó a dar una rotación importante a la fruta y a obtener precios bastante buenos cuando no había problemas de calidad como los que presentó Chile. Como compañía tuvimos un buen resultado el año 2020, crecimos en Perú, México, Portugal, España y Marruecos. Creemos que el 2021 vamos a poder seguir haciéndolo. Por lo menos estos primeros meses el mercado ha reaccionado muy favorablemente a los berries en general y hemos gozado de buenos precios. Nos encontramos en la mitad de la comercialización de fruta mexicana y los precios realmente están muy atractivos. Nuestra producción en China también dispone de un mercado favorable para los arándanos.

PERÚ EN CRECIMIENTO, CON INQUIETUD POR LA ESTABILIDAD SOCIAL Y POLÍTICA

En Perú Hortifrut está en etapa de crecimiento, puntualiza Allende. Cuentan con operaciones propias, pero el aumento de volumen de 2021 será principalmente gracias a productores vinculados a través de la genética. Aprendiendo de lo sucedido en Chile (ver recuadro), se encuentran renovando variedades lo más rápidamente posible.

El entrevistado manifiesta una impresión muy favorable sobre la evolución el arándano peruano:

–Ha logrado un muy buen posicionamiento en el mercado, tiene una calidad constantemente buena en general, no únicamente Hortifrut. Ello ha generado un aumento de consumo importantísimo. Con el crecimiento que tuvo Perú, todos proyectábamos una caída de precios que no sucedió, si bien obviamente algo han bajado desde las primeras exportaciones. El Covid, a pesar de todos los efectos negativos en costos, logística y un montón de aspectos, ha tenido un impacto positivo en la demanda.

Algunos aspectos resultan menos alentadores. Protestas sociales impidieron cosechar a finales de diciembre, acarreando la pérdida de “algunos kilos”. Una nueva ley agraria significará un alza de costos de mano de obra que exigirá a la empresa mejorar eficiencias y productividades, indica el CEO.

En opinión de Juan Ignacio Allende, algunas tendencias se han ido afianzando:

–Se habla de la compra on line, claramente impulsada por el fenómeno Covid. Esto va a exigir la entrega de muy buena fruta y muy buen servicio en tiempo y forma: nadie que compra a distancia quiere no recibir el producto o que le llegue mal. Estamos conversando con las grandes compañías de comercio electrónico la forma de lograr lo que llamamos el fill-rate, donde cumplamos el 100% de lo que se demanda con muy buena fruta. La tendencia de comer alimentos saludables también llegó para quedarse. Lo hemos visto incluso con los productos orgánicos, los cuales pensábamos que iban a sufrir por la pandemia. Así es que tenemos mucho entusiasmo, proyectamos que el 2021 también va a ser un año interesantísimo para Hortifrut.

El entrevistado considera que otros segmentos del mercado, como el food service, el sector de hoteles, restoranes y casinos, debieran recuperarse:

–Los supermercados le quitaron mucho al food service, lo cual debiera balancearse a medida que la pandemia vaya pasando. Queda mucha demanda ahí fuera en la medida que la abastezcamos de manera consistente con un muy buen producto y dando un buen servicio a los clientes que son los que al final distribuyen esto a los consumidores en forma muy eficiente.

CHILE TIENE EL DESAFÍO DE RENOVAR SUS VARIEDADES DE ARÁNDANOS

El CEO de Hortifrut señala que la industria del arándano en Chile en general ha estado relativamente estable durante los últimos años, y su empresa no es una excepción en esa tendencia. El desafío de ese país es ponerse al día en las variedades:

–La demanda por arándanos en el mundo ha seguido incrementándose y que Chile se encuentre estable lo beneficia. Como no crece en su ventana, mientras la demanda sí lo hace, los precios han tendido a subir.

Sin embargo, plantea, existen razones por las cuales una parte de los productores chilenos no ha logrado capturar los mejores precios:

–Con las variedades antiguas y con problemas ocurridos este año en la cosecha, la calidad de la fruta no está compitiendo con la que sale durante el año desde otros orígenes. Se ven reclamos y problemas de calidades, por lo cual termina vendiéndose incluso a clientes de segundo orden. Chile necesita modificar la situación o corre el riesgo de ser considerado como un abastecedor de calidad inferior en el mercado.

De superar la situación descrita, probablemente los chilenos recuperarán su sitial como suministrador de fruta de primera calidad.

HORTIFRUT APUNTA A DUPLICAR SU VOLUMEN EN 5 AÑOS: IMPACTO EN LOS PRECIOS

–Hortifrut ha señalado que espera duplicar la cantidad de berries que entrega. ¿Cuál va a ser el impacto de ese aumento?

–Efectivamente creemos que vamos a duplicar nuestros volúmenes en los próximos 5 años. En 2020 comercializamos unos 90 millones de kilos, la proyección de 2021 se sitúa alrededor de 120 millones de kg. Entonces esperamos alcanzar entre 200 y 240 millones de kg de aquí a 2025-26. Esos son nuestros planes, no solo en arándanos, sino también en frambuesas, moras, etc., pero esos tres berries fundamentalmente. Estamos bien convencidos de que en la medida que demos al mercado una fruta de muy buena calidad y consistencia, y que el consumidor disfrute una buena experiencia, la demanda va a seguir creciendo. Hay países donde falta muchísimo: el sur de Europa tiene un consumo per cápita de muy pocos gramos en comparación al norte de Europa; en el Medio Oriente recién se está empezando a consumir berries de manera regular; el mismo EE.UU. sigue creciendo y China se ha ido consolidando en arándanos.

–¿El aumento de la oferta tendrá un impacto en los precios?

–Pensamos que van a bajar. No somos solo nosotros los que estamos creciendo. Sin embargo, todavía hay espacio para tener buenos márgenes, manteniendo las eficiencias a nivel de los costos. También seguiremos haciendo todo lo posible para que la demanda aumente.

NOSOTROS NO OBLIGAMOS A PONER UNA VARIEDAD QUE NO SEA LA MEJOR

–¿Cuál es la política respecto de sus variedades?

–Durante los últimos 20 años hemos dedicado mucho tiempo e inversiones en tratar de tener las mejores variedades en arándano, frambuesa y mora. Afortunadamente, la investigación, desarrollo y testeo nos han permitido contar con variedades propias muy interesantes, que apuntan a lo que el mercado está demandando. Me refiero no solo a los clientes, sino también a los productores: variedades de buen rendimiento, fáciles de cosechar, con mejor posición en el mercado, etc. Nuestro compromiso es contar con la mejor plataforma genética. Si no se logra en forma interna, hay que obtenerla afuera, ya sea comprando licencias, que lo hemos hecho muchas veces, ya usando cultivares de programas no exclusivos, desde públicos hasta clubes. Eso lo ponemos a disposición de nuestros productores; nosotros no obligamos a usar una variedad que no sea la mejor. Nuestra filosofía es que el productor tenga el mejor material para el mercado y para él como retorno. Obviamente intentamos desafiar a nuestra área genética a siempre conseguir lo mejor.

“Colombia puede producir de forma bastante pareja durante todo el año, por lo menos en ciertas zonas. Pensamos que no va a tener la escala del arándano en Perú, pero sí es súper importante para los clientes high-end, los más exigentes, que van a querer siempre algo distinto, de mejor sabor. No sé si será un mercado de nicho, aunque sí para algunos clientes específicos”

–En el caso de las variedades compradas, adquiridas mediante licencia o creadas por nuestro programa –agrega–, si el productor encuentra atractiva alguna de ellas, se firma un acuerdo donde nosotros nos hacemos responsables de la asesoría técnica, del desarrollo y también de la comercialización de esa fruta.

LOS OTROS BERRIES Y EL MERCADO ORGÁNICO

“Hemos dedicado mucho tiempo e inversiones en tratar de tener las mejores variedades en arándano, frambuesa y mora”.

–¿Los otros berries son una opción en Perú, Colombia y Chile?

–Hoy no lo veo. Podría haber posibilidades muy puntuales, pero es muy difícil que compitan con México y con Portugal o con algunas producciones locales en el norte de Europa. El producto es muy perecible y la verdad es que actualmente se puede producir en el hemisferio norte durante todo el año. Yo sí creo que especialmente la frambuesa en Chile presenta posibilidades enormes en el mundo del congelado.

PRIMEROS PASOS EN ECUADOR

–¿Es efectivo que están introduciendo algunas plantas en Ecuador?

–Sí, nosotros ya mandamos nuestras variedades a Ecuador, las tenemos en vivero y vamos a hacer una plantación para testearlas. Algunas zonas ecuatorianas podrían ser ventajosas en términos de clima y de época de producción. Una fortaleza de Hortifrut ha sido la diversificación tanto de sus mercados como de los lugares donde produce. Veremos cómo se comportan las variedades y decidiremos si invertir o no.

Están asociados con empresarios locales en las evaluaciones y, si escalan, continuarán con ellos.

–El país nos ha sorprendido positivamente: el nivel de los empresarios, de la infraestructura logística, las carreteras, los puertos, todo eso está fantástico. Podría funcionar muy bien.

–¿Qué tan buen negocio es la producción orgánica en comparación a la tradicional?

–El crecimiento de la demanda orgánica existe y va a seguir aumentando. En EE.UU. partió una tendencia muy fuerte, tiene un crecimiento interesante y un sobreprecio. En Europa era un nicho acotado, cuando una mandaba fruta orgánica se copaba rápidamente, por lo tanto el precio sufría. Sin embargo, uno ve que ya se empieza a expandir: antes eran Alemania e Inglaterra,  ahora se comienza a ver otros países, en Escandinavia, por ejemplo. No obstante, Europa tiene ciertas restricciones; por ejemplo, no se puede mandar orgánico producido en macetas, lo cual en Perú y Colombia es bastante usual. La producción en maceta hoy se acepta solo en EE.UU. Ahora, la producción orgánica no es fácil, a muchos productores les ha costado y no se da en todas las zonas. A pesar de que la demanda crece a muy buenos dígitos, resulta muy sensible a la oferta. En general, salvo esas semanas donde tenemos el peak, lo orgánico tiene un 20 a 30% más de precio. Si el agricultor orgánico logra producir los mismos kilos que el convencional, es un buen negocio.