icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2021 | Aguacates

FLP Colombia en la exportación de aguacate

Desarrollo de curvas propias de degradación de residuos y períodos de carencia

El aguacate colombiano es una de las frutas más apetecidas en los mercados internacionales. Por tal razón, empresas como FLP Colombia, antes especializada en la exportación de frutas exóticas, le han apostado a la exportación de esta fruta a destinos como la Unión Europea y el Reino Unido, entre otros. Jenny Torres, jefa de certificaciones de FLP Colombia, explica el trabajo que realiza esta compañía colombiana para abastecer al continente europeo.

 Esta compañía nace en Colombia, hacia 1986, con el principal objetivo de exportar uchuva, que era el producto que estaba mandando la parada en esa época. Tiempo después se incluyeron en las líneas de producción granadilla, tomate de árbol y bananito bocadillo. Cinco años después nace la planta en Ecuador, debido a que en el país vecino se concentraban las mayores cantidades de bananito bocadillo, de muy buena calidad. En el año 2.000 se inaugura una planta en Perú, la cual nació para exportar mangos frescos de la variedad Kent 

Hacía 2014, la empresa que estaba con sede en Bogotá, la cual concentraba que su atención en la uchuva, y después en gulupa, abre una sede en Dosquebradas, Risaralda, para iniciar con el tema de aguacate.  

Además de la planta en Chinchina, FLP Colombia cuenta con tres fincas ubicadas en Manizales (Caldas), en Guática y en Santuario, Risaralda.

“Los primeros años hacíamos 8 contenedores por temporada, pero en los últimos 2 años hemos logrado posicionar la empresa, y en este momento estamos produciendo hasta 175 contenedores por temporada. Pasamos del lugar 23 en el ranking de las exportadoras de aguacate, al quinto puesto de este escalafón”, comenta Jenny Torres.

En el 2014, la compañía empezó a montar toda la línea de aguacate, iniciando con procesos manuales, como es el lavado de la fruta, el cual se tornaba engorroso, complicado, costoso y con muchos problemas de calidad. Por tal razón, la empresa adquirió maquinaria italiana para agilizar estos procesos. “Esta máquina tiene una capacidad de más o menos 60 toneladas diarias de proceso. Esa es su máxima capacidad si se requiriera producir fruta las 24 horas del día”, añade la jefa de certificaciones de FLP Colombia. 

El principal objetivo de la compañía es llegar a ocupar el primer o segundo lugar en el ranking exportador. Hasta ahora, los destinos a los que llega el aguacate que produce FLP Colombia son la Unión Europea y el Reino Unido. 

 ASEGURAMIENTO DE CALIDAD A LA COSECHA 

Jenny Torres, jefa de certificaciones de FLP Colombia.

La fruta que recibe FLP Colombia proviene de fincas ubicadas en los departamentos de Tolima, Caldas, Risaralda, Antioquia y Cauca. “Nuestro objetivo es lograr producción los 12 meses del año, tener oferta de aguacate durante todo el año. Hay clientes nos piden fruta, incluso dentro de las mismas ventanas, porque el aguacate que nosotros exportamos es de muy buena calidad. Las calidades en destino son excelentes”, cuenta Jenny Torres. 

Los porcentajes de materia seca oscilan entre el 23% y el 28%, ese es el nivel ideal que exige esta compañía, con el fin de que el aguacate no presente problemas en el país de destino. Según Jenny Torres, el aguacate con materia seca superior al 28% no funciona, porque es una fruta sobre madura. Por esta razón, los técnicos de esta compañía hacen aseguramiento de calidad en cosecha. 

Este proceso consiste en perfilar cada una de las zonas y fincas que producen el aguacate, que posteriormente exportará FLP Colombia. Luego, cuando se va acercando el tiempo de cosecha, toman muestras de fruta ubicada en diferentes partes del cultivo y las envían a la planta para hacer los respectivos análisis. “Por ejemplo, si el porcentaje de materia seca es del 22% esperamos una semana, ya que aproximadamente cada 7 días suben en 1 punto porcentual el nivel de materia seca. Cuando la fruta ha alcanzado el 23%, le avisan al productor que puede cosechar la fruta”, explica la encargada de certificaciones de FLP Colombia.    

Así mismo, dentro de este proceso de aseguramiento de calidad, se revisan las condiciones físicas que va a tener la fruta que ya está madura, tales como el color opaco, la formación de la “patica de elefante”, etcétera.  

ESTRUCTURA PRODUCTIVA DE PROCESO DE FLP COLOMBIA 

Además de la planta en Chinchina, FLP Colombia cuenta con tres fincas ubicadas en Manizales (Caldas), en Guática y en Santuario, Risaralda. La primera cuenta con 40 hectáreas sembradas de aguacate, la segunda con 70 hectáreas y la tercera con 150 hectáreas 

En 2019 hicieron una prueba en la que procesaron 500 kilos de aguacate con el fin de verificar la calidad de los primeros árboles en estos predios. “Cuando estemos en régimen de plena producción, tendremos mucha fruta.  Nosotros estamos en crecimiento y lo que necesitamos es tener gran cantidad de producción de terceros y de fincas propias, para lograr exportar y seguir subiendo en el ranking”, añade Jenny Torres. 

Al día de hoy, la empresa cuenta con 30 empleados directos en campo, y entre 200 y 250 colaboradores en planta, cifra que varía de acuerdo al ciclo de producción de aguacate en el año. Así mismo, tiene ingenieros encargados por zonas, entre otras, en Caldas, Risaralda, Tolima y Antioquia. La compañía cuenta con un ingeniero agrónomo que se encarga de desplegar a todos los técnicos en esa región para conseguir fruta y proveedores, hacer aseguramientos en cosecha, entre otras actividades de campo. 

 ADAPTACIÓN DE LA PLANTA A LA EXPORTACIÓN DE AGUACATE 

Entre un 23% y un28% es el nivel de materia seca ideal que exige esta compañía, con el fin de que el aguacate no presente problemas en el mercado de destino.

La planta procesadora y empacadora de FLP Colombia, ubicada en el municipio de Chinchina, Caldas, era pequeña respecto a su capacidad de hoy en día, e inició con una línea de procesados, en la que destaca la piña deshidratada, así como también, el concentrado y néctar de mango. 

En la actualidad, la planta presenta producciones continuas, por períodos de 2 a 3 meses al año, principalmente en dos ventanas exportadoras, las cuales se ubican de abril a Junio, así como también, de septiembre a diciembre. Sin embargo, manifiesta Jenny Torres, durante enero, febrero y marzo, la compañía igualmente exporta aguacate. Calculamos que en dos años estaremos en plena producción.     

“La ubicación de la planta es estratégica, porque realmente estamos en una de las zonas con mayor producción de aguacate. Para seguir creciendo lo tendríamos que hacer en Antioquia, la que tiene un potencial grandísimo en aguacates. La zona que más superficie de aguacate tiene en este momento en Colombia está en Antioquia. Además, en territorio antioqueño tendríamos otras ventanas, otras fechas de cosecha, es decir, tendríamos aguacate los 365 días del año”, añade la ejecutiva de FLP Colombia.  

PRINCIPALES CAUSAS DEL DESCARTE DE LA FRUTA 

La fruta que no cumple con los estándares para exportar es devuelta a los productores, quienes la comercializan en el mercado nacional, negocio que es ajeno a FLP Colombia. Los principales problemas que causan el descarte del aguacate son la lenticelosis y las escamas, esta última considerada por el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, como una plaga de control oficial.  

La lenticelosis consiste en un daño a nivel de la epidermis de la fruta, el que genera manchas oscuras en la piel de la fruta, las que hacen que el aguacate no sea apto para exportar. En lo que respecta a las escamas, estos son insectos muy pequeños, pero que ocasionan daño a las plantas succionando la savia de hojas, ramas, tronco, raíces y frutos. En ataques importantes pueden ocasionar la pérdida de las hojas del árbol. Para FLP Colombia es muy importante el control de esta plaga, ya que, en los inicios de su actividad exportadora, esta era la principal causa de rechazo de la fruta en los puertos nacionales.  

LA RELACIÓN DE FLP CON LOS PRODUCTORES  

En este momento la compañía trabaja con alrededor de 150 productores ubicados en diferentes zonas del país. El primer proceso que hace la compañía es perfilar y clasificar a los productores de acuerdo con las exigencias de cada cliente, ya que estos exigen diferentes certificaciones para exportar, mientras que otros no tienen este requisito.  

“Entonces, en el caso de los clientes que nos exigen certificaciones, perfilamos las fincas a partir de una serie de visitas que hacemos. Lo primero que deben tener es el Registro de Predio Exportador, o sea, todas las fincas que nos venden a nosotros deben tener certificación del ICA como predio exportador, que es la primera exigencia. Además, hacemos una visita y un diagnóstico de cumplimiento respecto de las normas. Determinamos cómo está cada productor con relación a estos requerimientos, para que puedan implementarlos, se certifiquen las fincas y sus aguacates puedan ser exportados”, explica Jenny Torres, jefa de certificaciones de FLP Colombia. 

El ser pequeño productor no es impedimento para trabajar con FLP Colombia. Estos productores son agrupados para que el proceso de certificación sea más económico y entre todos se puedan certificar. 

Hace un poco más de 6 meses viene utilizando un producto orgánico desarrollado en base a extractos de la planta Melaleuca alternifolia (o Árbol del Té).

Las fincas con las que trabaja FLP Colombia se encuentran ubicadas entre los 1.700 y los 2.400 metros sobre el nivel del mar. La mayoría de los predios tienen diferentes fechas de producción, sin embargo, hay algunos que coinciden en la misma época de cosecha.  

Jenny Torres explica que “la compañía procura que los productores siembren escalonado, es decir, que los árboles no se cosechen al mismo tiempo, para lograr tener producción todo el año. De esta manera, hemos logrado producir para diferentes ventanas de exportación, debido tanto al trabajo técnico como al manejo fitosanitario que hace nuestro equipo en cada una de las fincas”.   

Pero FLP Colombia no solo se encarga de las certificaciones, sino que también realiza asistencia técnica y asesora a los productores. Por ejemplo, frecuentemente se encuentran fallos en cuanto a la calidad del producto en planta, y el equipo de FLP le da a conocer al ingeniero agrónomo del predio cuáles son esos inconvenientes, con el fin de que se tomen las medidas necesarias para subsanar esos problemas. 

CONTROL DE RESIDUOS Y SOLO MOLÉCULAS REGISTRADAS 

Dentro de las acciones que realiza FLP Colombia con los asistentes técnicos de las diferentes fincas está el manejo fitosanitario de los cultivos, especialmente en lo que respecta al control de escamas. “Estas son fincas que entran en un período de receso, con aplicación de productos permitidos por la Unión Europea. Este es uno de los aspectos que cuidamos muchísimo, porque es un componente de calidad de la fruta. Las moléculas que utilizamos para hacer las aspersiones de control de plagas en los cultivos deben cumplir con la normativa europea, pero también con las exigencias de cada cliente. Esto debido a que a pesar de que la Unión Europea tiene definidos límites máximos de residuos para toda la Comunidad, los compradores de aguacate también tienen los suyos, así que nos toca alcanzar un consenso entre las dos partes”, explica la jefa de certificaciones de FLP Colombia. 

En lo que respecta al control de residuos, la compañía realiza análisis de residuos en la fruta en laboratorio, así como también determina si esta cumple con los porcentajes mínimos de materia seca. Una vez que se establece que la fruta cumple con los parámetros, FLP Colombia compra y empaca la fruta de un productor.   

En cuanto a los tiempos de degradación de los residuos y a los períodos de carencia, la ejecutiva de FLP Colombia explica que “las casas comerciales se basan básicamente en la normativa sobre límites vigente en el país, que es una resolución del año 2007, por lo que hace que para nosotros son muy inciertos los periodos de carencia que se definen en las etiquetas. Entonces, es por esta razón que nos hemos visto obligados a investigar la degradación de moléculas. En este momento estamos haciendo curvas de degradación con seis moléculas diferentes, que son las más utilizadas, de modo de poder establecer con los asistentes técnicos el periodo de carencia real de cada producto. Esto es clave para nosotros y ha sido muy complicado de desarrollar”. 

USO DE PRODUCTOS NO RESIDUALES EN POSTCOSECHA

Para FLP Colombia así mismo es importante ser amigables con el medio ambiente y causar el menor impacto medioambiental posible. Anteriormente, la compañía aplicaba Procloraz en postcosecha, con el fin de prevenir la antracnosis. Sin embargo, hace un poco más de 6 meses viene utilizando un producto orgánico desarrollado en base a extractos de la planta Melaleuca alternifolia (o Árbol del Té), que por su composición no contiene moléculas químicas y, por tanto, es no residual. Desde su incorporación al proceso de postcosecha han llegado a los puertos europeos con fruta de alta calidad y sin ninguna restricción en los países de ese continente.   

Es importante destacar que el viaje más largo -por vía marítima- a territorio europeo ha sido de 20 días. Por esto, FLP Colombia contrata a una empresa especializada para que en el puerto revise las condiciones atmosféricas de los contenedores y apruebe cada embarque. Respecto a la posibilidad de exportar a más mercados, la directiva de la compañía considera que primero deben abastecer la demanda de aguacate en la Unión Europea y el Reino Unido, antes de explorar mercados como Estados Unidos y Asia.