icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Aguacates

18 de octubre de 2022
Con el objetivo de llegar a 450 hectáreas en 2023

Danper crece en Colombia con fincas propias

Danper  crece en Colombia con fincas propias

Balance positivo. Así califican los ejecutivos de la compañía la experiencia de producir y comercializar aguacates desde Colombia. Con una proyección de crecimiento para este 2022 del 140%, Danper delinea su futuro produciendo fruta en campos propios. De hecho, estiman llegar este año a 250 ha en producción y tienen proyectado alcanzar las 450 ha en 2023 en diversas zonas productivas del país.

Por Ximena González V. Fotos: Arba Colombia

Con el objetivo de repetir en Colombia en éxito obtenido en Perú, Danper aterrizó hace tres años en el mercado colombiano y desde entonces su crecimiento ha sido exponencial. Llegó a Colombia en 2019 bajo la representación de ARBA Colombia SAS, para hacerse visible en la industria aguacatera de exportación. Segundo Mostacero, gerente general de ARBA Colombia y Julián Duque, gerente de extensión agrícola señalan que entre los planes de la empresa está no solo crecer sus exportaciones con fruta de terceros sino también establecer cultivos propios que les permitan complementar una producción que hoy por hoy es de 3,5 millones de kilos, producidos por medio centenar de agricultores. Pero no todo es aguacate, porque la empresa ya tiene planes de incursionar en la producción y exportación de cítricos.

“A Colombia llegamos en septiembre de 2019 y el balance a la fecha es muy positivo. El crecimiento ha sido exponencial. En 2021 crecimos alrededor del 130% y este año estamos proyectando un crecimiento del 140% aproximadamente”, sostiene Mostacero, sobre una estadía en el país que les ha permitido conocer la realidad de la industria agrícola local y, específicamente, del mercado aguacatero. “Gracias a ello hemos podido agregar valor a los cultivos de pequeños y medianos agricultores con los que trabajamos”, añade.

Segundo Mostacero, gerente general de ARBA Colombia

Y esa generación de valor se ha dado principalmente con la asistencia técnica que brinda la compañía, en cuanto al manejo del cultivo para obtener fruta de calidad. También, en el acompañamiento para la obtención y mantenimiento de las certificaciones. Precisamente, ARBA Colombia tiene una profesional encargada de los procesos de certificación, la que viene ayudando a los productores del Eje Cafetero y norte del Valle a que puedan certificarse en GlobalG.A.P., Rainforest, BPA, entre otras, con el fin de abrirles las puertas en más mercados internacionales.

-La producción en Perú es muy diferente a la de Colombia, ¿cómo se han adaptado a eso?

-Siempre entendimos que Colombia es un mercado diferente e incluso lo confirmamos cuando llegamos al país, las condiciones ambientales son totalmente distintas y tenemos una parte logística muy retadora, por lo difícil que puede resultar a veces el traslado de la fruta desde las fincas al packing y esto tiene un impacto directo en todos los procesos productivos que desarrollamos. Pese a esto, consideramos que a la fecha nos hemos ido adaptando muy bien, hemos traído técnicos muy experimentados en aguacate desde Perú, para que el conocimiento adquirido allá pueda adaptarse a la realidad colombiana. Por otro lado, hemos hecho mucho énfasis en la base del cultivo, principalmente en el manejo de los plantones para la siembra y para ello, estamos trabajado con un vivero reconocido para tener una buena formación de la plantación y por ende una vida útil comercial muy buena. En cuanto a la parte productiva, los rendimientos también son diferentes, en Perú son superiores.

-¿De cuánto es esa diferencia productiva entre un país y otro?

-No hay una data cierta hasta a la fecha, pero sí me atrevería a poner una cifra, aunque sin haberlo comprobado. Creo que en Perú el rendimiento es 20% o 30% superior frente al de Colombia.

-¿Qué trabajos que se hacen en Perú, no se hacen en Colombia?

«Consideramos que a la fecha nos hemos ido adaptando muy bien, hemos traído técnicos muy experimentados en aguacate desde Perú, para que el conocimiento adquirido allá pueda adaptarse a la realidad colombiana”, sostiene Mostacero.

-En Perú como los suelos son planos existe mucho el tema de la mecanización de los procesos productivos y esa es una gran diferencia con Colombia, pues por las condiciones geográficas y la ubicación de las fincas entre el 80% y el 90% de las actividades son manuales. Colombia se inició los cultivos con una densidad de siembra de 7×7, pero luego se empezó a ensayar con la densidad tradicional peruana que es 6×4, incluso, actualmente existen cultivos con densidades de 5×4. Entonces estamos en una suerte de ensayos a ver cómo se comportan los cultivos a estas diferentes densidades y dependiendo de eso vamos a definir cuál es la mejor para el país.

-¿Qué les ha parecido o qué ha sido lo más costoso de producir en el país?

-Se han identificado tres procesos principales que impactan en el costo y la rentabilidad de la producción. El primero es la producción de los plantones, si tenemos un mal plantón va a tener una vida útil corta y eso impacta económicamente. Otro tema costoso que tiene mucho impacto en la rentabilidad es la calidad de la fruta y aquí, hay variables que no se pueden controlar, como el exceso de lluvia que afecta el proceso, el mantenimiento del cultivo y sobre todo la cosecha. El tercer aspecto es el proceso logístico por el acceso a las fincas para recoger la fruta, esto por supuesto impacta en los costos y por ende en la rentabilidad para el agricultor.

COMPLEMENTAR LA OFERTA PERUANA DESDE COLOMBIA

-¿Cómo han logrado complementar la oferta peruana con la producción de Colombia?

Al contar con diferentes pisos térmicos, Colombia cuenta con la posibilidad de tener producción de aguacate durante todo el año. Precisamente, uno de los principales motivos del grupo Danper para venir a Colombia fue eso, poder complementar el suministro de fruta las 52 semanas del año y, además, tener calibres con los que Perú no cuenta normalmente y que muchos clientes solicitan. Tenemos más de 50 agricultores aliados en las diferentes zonas de producción, siendo la principal Antioquia con 35% de participación, Valle del Cauca con 20%, y el resto corresponden a los departamentos de Tolima, Risaralda, Quindío, Caldas y Huila. Siempre tratamos de abastecernos en donde encontremos fruta que cumpla con nuestros estándares de calidad.

-Más allá de la calidad de la fruta, ¿con qué criterios seleccionan a estos productores?

-Lo primero que identificamos es el tamaño del predio, edad del cultivo y las certificaciones con las que cuente el productor. Aspiramos a encontrar un cultivo con una producción mínima por campaña de 50 toneladas de fruta.

-¿Qué criterios de cosecha están manejando con ellos?

En lo relativo a las condiciones que debe cumplir el aguacate para ser considerado apto para cosecha, en ARBA Colombia SAS han definido que su fruta de exportación debe ser cosechada con un mínimo de 23% de materia seca, criterio con el que vienen trabajando y gracias a lo cual han obteniendo resultados muy interesantes.

Para nosotros el principal criterio de cosecha es la materia seca, se trabaja un rango de entre 23% a 27%, pero podemos encontrar mercados que nos acepten una materia seca un poco más alta. Para hacer las respectivas verificaciones, contamos con un técnico que visita los predios para que analice no solo la materia seca y los calibres, sino que además hace análisis de pesticidas y de metales pesados. El año pasado compramos alrededor de 2,5 millones de kilogramos a todos los agricultores asociados y este año proyectamos cerrar con una compra de 3,5 millones de kilos aproximadamente.

«Para el 2022 estimamos terminar con 250 hectáreas propias plantadas y tenemos proyectado llegar el próximo año a 450 hectáreas”.

LAS PROYECCIONES DE LA COMPAÑÍA

La empresa compra fruta a más de 50 productores aliados.

En la actualidad la fruta de ARBA Colombia SAS es empacada en la planta de Frutales Las Lajas, ubicada en el municipio de Zarzal, Valle del Cauca, considerada una de las más importantes del país. De acuerdo con el gerente general de ARBA Colombia la meta es continuar trabajando de la mano con esta empacadora. “Con ellos iniciamos desde que llegamos al país en el año 2019 y nos ha ido muy bien porque cumplen con las condiciones en cuanto al manejo cuidadoso de la fruta, las certificaciones y sobre todo cuentan con la capacidad instalada que requerimos para acompañar nuestro crecimiento”.

-¿Pero en el mediano o largo plazo, hay planes de tener su propio packing en el país?

-En el mediano plazo no, preferimos hacer inversiones en cultivo, porque consideramos que la planta de Frutales Las Lajas cuenta actualmente con la capacidad para acompañar nuestro crecimiento, es más, están dispuestos a realizar inversiones en caso de que la capacidad actual no sea suficiente”, dice el directivo y agrega que, sin embargo, la compañía cuenta con la experiencia para poder implementar un packing en caso de que sea requerido. En Perú tenemos 12 plantas de procesamiento y no sería difícil para nosotros hacer una inversión de un packing en Colombia.

-¿Y planes de cultivos propios?

-La estrategia de ingreso a Colombia estuvo inicialmente enfocada en conocer el cultivo a través de los productores aliados, pero ya hemos empezado a adquirir fincas o a arrendarlas a largo plazo. Para el 2022 estimamos terminar con 250 hectáreas propias plantadas y tenemos proyectado llegar el próximo año a 450 hectáreas. Nuestros cultivos propios estarán ubicados en Urrao, Antioquia, en Risaralda, y en Sevilla, Valle del Cauca.

– ¿Pero se va a complementar la producción propia con la fruta de terceros?

-Claro que sí. Nuestro modelo de negocio está basado en inversión vertical, es decir, producción propia sin abandonar la compra a nuestros productores aliados. Esa es la piedra angular de nuestro crecimiento.

LA META ES EXPORTAR 3,5 MILLONES DE KILOS AL CIERRE DE 2022

“Este año proyectamos exportar 3,5 millones de kilos”, dice Mostacero León. “Sin embargo, a nosotros no nos quita el sueño ser los más grandes o los que más exportan, nos interesa llevar a los mercados internacionales fruta de calidad, tener buenos retornos y por ende beneficiar a los agricultores con lo que trabajamos”. 

Actualmente los principales destinos de la fruta que producen en Colombia son el mercado europeo, principalmente Holanda, Alemania y España, además, están llegando a Argentina y Estados Unidos. “En realidad podemos llegar a todos aquellos mercados que Colombia pueda exportar. Como Holding exportamos a más de 50 países”, concluye el directivo y agrega que el propósito de la compañía es seguir creciendo en Colombia porque creen en su potencial agroexportador y además no descartan incursionar en el cultivo de cítricos más adelante.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados