icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noticias

12 de agosto de 2021
Estudio de la UNAL

Cultivos de papa son más productivos en altitudes medias

Cultivos de papa son más productivos en altitudes medias

Una investigación realizada por Pedro Lizarazo, magíster en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) destaca que variables como la altitud y la temperatura influyen en el desarrollo, el crecimiento, la productividad y los ciclos de cultivo de cinco variedades de papa criolla: Dorada, Ocarina, Paola, Violeta y Criolla Colombia, el más sembrado en el país.

Según lo revela la Agencia de Noticias UNAL, en términos de desarrollo, el estudio encontró que una mayor altitud aumentó los ciclos de cultivo, es decir que las papas duraban más tiempo para ser cosechadas, aunque el tiempo térmico no varió entre altitudes.

También se evidenció que los cultivares presentan diferencia en la duración de ese ciclo de cultivo, como por ejemplo el hecho de que no todas las papas criollas se cosechan al tiempo. Hay variedades precoces como la Criolla Colombia, intermedias como la Ocarina y la Dorada, y tardías como la Paola y la Violeta.

Localidad media favorece el desarrollo de plantas grandes

El estudio además revela que, en términos de crecimiento, la localidad media favorece el desarrollo de plantas grandes y buena productividad, mientras que la localidad baja, con mayor temperatura, aunque favorece el crecimiento de las hojas, genera menos biomasa, por lo que temperatura tiende a afectar la productividad. La mayor altitud, por su parte, favorece el crecimiento del tubérculo, aunque las plantas sean pequeñas.

En ese sentido, el docente Lizarazo advierte que, “estas variables les permitirán a los productores seleccionar mejor los cultivares según su desempeño por altitud. Además pueden dar indicios del efecto y de la susceptibilidad de la especie a cambios de temperatura por cambio climático”.

Tres cultivos de papa fueron puestos en estudio

En los municipios de Sibaté y Granada, de la Provincia del Sumapaz, en Cundinamarca, se seleccionaron tres parcelas cercanas geográficamente y contrastantes en altitud, de modo que abarcaran la mayor parte del rango altitudinal del cultivo en Colombia, y donde se sembraron las cinco variedades diploide –que tiene la mitad de los cromosomas que una papa normal– del Grupo Phureja.

“El estudio se hizo en un rango altitudinal, ya que por lo general en las evaluaciones de crecimiento y desarrollo de papa en Colombia la mayoría de los cultivos se remiten a una zona altitudinal óptima, por lo que se desconoce cómo es su respuesta ante cambios en la altitud y la temperatura”, afirma el investigador.

La papa se considera como el principal cultivo de clima frío en Colombia y se siembra en un amplio rango altitudinal entre los 2.200 y 3.400 msnm. La altitud es importante pues caracteriza el ambiente y se asocia con la distribución de múltiples cultivos a partir de rangos óptimos como pisos térmicos.

Se trabajó con cinco cultivares de papa

Dentro de los cinco cultivares con los que se trabajó en la investigación, cuatro forman parte de los nuevos cultivares liberados desde el Programa de Mejoramiento Genético de la UNAL.

Una de ellas pertenece a la variedad criolla Ocarina, que se caracteriza por desarrollar un mayor número de papas de tamaño homogéneo, algo importante para el mercado que requiere papas más parejas, como por ejemplo la industria de papas precocidas.

La variedad Criolla Dorada se caracteriza por desarrollar menos papas, pero más grandes, por lo que para el mercado de plazas y abastos estas son las mejores pagas.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados