icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Noticias

08 de noviembre de 2022
Según Corpohass, producción ha caído entre 30% y 50%:

Cómo los aguacateros colombianos enfrentan el exceso de lluvias que impacta sus plantaciones

Cómo los aguacateros colombianos enfrentan el exceso de lluvias que impacta sus plantaciones

Ante el exceso de agua es clave cuidar la permeabilidad (drenaje en profundidad), promover un adecuado escurrimiento (drenaje superficial) de manera que las aguas puedan salir rápidamente del campo y zona de raíces. Además, hay desafíos para la eficiencia de la nutrición y el control de plagas.

Ximena González V.

El manejo integral y cuidadoso del cultivo es un factor trascendental para cumplir con los objetivos de productividad. Sin embargo, existe un factor externo que suele perjudicar a diferentes cultivos en Colombia: el exceso de lluvias.

Redagrícola consultó a Raúl Ferreyra, asesor internacional y especialista en riego y drenaje, física de suelo y relaciones hídricas en cultivos frutales, para conocer las implicaciones que tiene la alta pluviometría en los cultivos de aguacate y qué pueden hacer los productores ante esta situación.

Como primer punto, el experto señala que, el aguacate es sensible a la falta de oxígeno en el suelo que se puede producir por exceso de lluvias en suelos con baja macroporosidad o que tengan un impedimento físico para el drenaje, ya sea por compactación o por una capa de baja permeabilidad debajo de la zona de raíces.

“La orientación de la plantación es clave para que haya un drenaje adecuado. Si se ha planificado mal la plantación y quedan bajos sin salida de las aguas lluvias, las raíces se asfixiarán”

Dice que cuando se tienen suelos demasiados saturados (muchos poros con agua), el intercambio de oxígeno y CO2 entre la atmósfera y el suelo es muy bajo debido a que estos gases tienen una tasa de difusión muy baja en agua.  “La falta de oxígeno en el suelo afecta la generación de carbohidratos (fotosíntesis), la absorción de nutrientes, el control de temperatura en la planta y además puede causar la muerte de raíces.  Esto debilita la planta y queda más propensa al ataque de hongos”.

Ver artículo «Menos producción y más enfermedades: los efectos del exceso de lluvia en la agricultura colombiana»

Por lo tanto, ante la alta pluviometría es necesario tener en cuenta varios aspectos, relacionados con la evacuación rápida de los excesos de agua lluvias. Ferreyra resalta que los suelos deben tener una buena permeabilidad (drenaje en profundidad) y un adecuado escurrimiento (drenaje superficial) de manera que las aguas puedan salir rápidamente del campo y zona de raíces.

¿QUÉ MEDIDAS TOMAR?

Entre las recomendaciones el experto destaca que es fundamental preocuparse previo a la plantación de la red de drenaje superficial del huerto, que debe considerar la orientación de la plantación: “La orientación de la plantación es clave para que haya un drenaje adecuado. Si se ha planificado mal la plantación y quedan bajos sin salida de las aguas lluvias, las raíces se asfixiarán en estos lugares ya que se acumulará una gran cantidad de agua que drena de los sectores más altos”.

En plantaciones existentes dice que es recomendable mejorar la red de drenaje con el apoyo de un buen plano topográfico que detecte las micro quebradas.

Y, por otro lado, antes de planta, en la medida de lo posible, dice que se deben solucionar impedimentos físicos que limiten el rápido drenaje en la zona de raíces (80 a 100 cm de profundidad), durante toda la vida útil del cultivo. “No se puede dejar de lado que, campos que tuvieron una preparación de suelo antes de la plantación se puede volver a compactar (5 o 7 años), dependiendo de su estructura y de la intensidad de lluvia, entre otros”.

Por ello, el experto en riego, resalta que la descompactación del suelo se puede lograr con preparación antes de plantar y en algunos casos post plantación. “Se debe tener en cuenta la época de lluvia al realizar alguna de estas labores. Además, para evitar una rápida compactación del suelo luego de plantar, es necesario trabajar con enmiendas que mejoren la biología del suelo”.

¿QUÉ ESTÁN HACIENDO LOS AGUACATEROS? 

De acuerdo con Jorge Enrique Restrepo, director ejecutivo de Corpohass, las lluvias han generado una caída del 30% al 50%  en la producción de aguacate Hass en Colombia. «El granizo afecta a los árboles, el agua de la ladera lava los nutrientes y genera erosión, y el control de plagas y la gestión de enfermedades se dificultan. Además, el árbol de aguacate Hass es muy susceptible a la asfixia radicular y muerte por pudrición de raíces». 

Restrepo indica que, una de las medidas que se están tomando los productores en los cultivos y fincas para hacerle frente a las lluvias, es crear zanjas  y construir drenajes, especialmente en las laderas y las zonas más planas.

Ricardo Uribe, CEO de Cartama por su parte, agrega que por las lluvias que se vienen presentando han tenido inconvenientes y señala que han venido atacando el problema desde diferentes frentes. “Uno es el tema agrícola, hemos trabajado muy fuerte en este sentido, adecuando los terrenos existentes y los que estamos preparando y sembrando con nuevas tecnologías agrícolas que nos van a permitir garantizar la vida útil del árbol así sea con estas condiciones extremas de lluvia”.

Indica que están trabajando con material genético adecuado, patronaje y métodos de propagación y desde el punto de vista nutricional están aumentando las fertilizaciones foliares. “Las edáficas están siendo poco asimilables por la cantidad de lluvia que cae entonces se lavan las bases”.

De otro lado, el asesor técnico e ingeniero agrónomo de la Secretaría de asistencia rural y medio ambiente del municipio de Sonsón, en Antioquia, Dairo Barrera, manifiesta que el exceso de lluvias no solo ha ocasionado la disminución en la producción, sino que también los problemas de enfermedades en raíz han sido más acentuados y han crecido.

Ante esto destaca: “cuando las condiciones físicas lo permiten, se ha tenido que hacer sistemas de drenajes profundos para bajar nivel freático. Como medida adicional se hacen tratamientos con microorganismos y con fungicidas”.

Para el caso de las pérdidas en producción ocasionadas por enfermedades en flor y fruto, Barrera índice que también se ha hecho necesario aumentar la presión en el uso de fungicidas.

Julián Duque, gerente de extensión agrícola de ARBA Colombia dice que es clave empezar a mejorar los suelos y trabajar más con enmiendas. En cuanto a la fruta, señala que por las lluvias, el calibre no alcanza a cumplir con los parámetros porque al no haber la suficiente luminosidad esto hace que no alcance a llenar la fruta y que no suba el calcio, «esto quiere decir que estas frutas van a tener una vida de anaquel muy corta, por eso es necesario, en la medida en que se pueda, mejorar las aplicaciones de calcio foliares de mejor desempeño».

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados