icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Aguacates

06 de septiembre de 2021
Calidad del material vegetal es fundamental

Claves para el establecimiento de un huerto de aguacates en Colombia

Claves para el establecimiento de un huerto de aguacates en Colombia

Desde una certera elección de dónde se instalará el huerto, pasando por tener plantas sanas, hasta los manejos nutricionales, fitosanitarios y de riego; el asesor internacional, Marco Mattar, desgrana en las siguientes páginas todos los aspectos necesarios que se deben tener en cuenta a la hora de instalar un campo de aguacates en Colombia.

Ximena González V. Fotos: Marco Mattar.

Cada país en los que ha asesorado campos de aguacates tiene sus propias particularidades. Y en Colombia, Marco Mattar, asesor internacional, ha encontrado que, las zonas donde se ha ido estableciendo el cultivo, cuentan con agua durante casi todo el año, aunque advierte que hay zonas donde llueve entre 1,000 y 3,000 milímetros al año que, de alguna manera, dificulta el establecimiento de las fincas. “Hay agricultores que solamente ven la sumatoria total y piensan que eso es mucha agua. Sin embargo, hay momentos clave en el cultivo, donde las plantas necesitan suficiente humedad en el suelo, por ejemplo, durante la pre cosecha, porque este es un momento en el que a veces no está lloviendo, entonces la planta se desgasta y eso, obviamente, perjudica la productividad que habrá en la siguiente campaña”, explica Mattar.

CALIDAD Y SANIDAD DEL MATERIAL VEGETAL EN LOS HUERTOS  DE AGUACATE

Para el asesor, uno de los problemas que ha visto en Colombia, es que la calidad de las plantas de vivero muchas veces no es la mejor. Según Mattar, en el país no existen bloques o bancos de germoplasma para sacar las yemas que se injertan en vivero, sino que, por el contrario, lo que hay es una especie de ‘tour de las yemas’, “donde los viveristas van por yemas a diferentes zonas del país, lo que hace que no haya un control sanitario, ni de calidad del material que se está utilizando”, cuenta.

Logística, clave para un desarrollo exitoso

Todas las industrias frutícolas pueden fracasar por mano de obra y por logística. Por ello, un paso muy importante en todos los diseños de fincas, independientemente de que esté en una zona con buen suelo y con una condición agroclimática adecuada, es contar con la infraestructura adecuada, por ejemplo, para sacar la fruta lo más rápido posible. “Si hablamos de calidad de fruta lo ideal es que la empacadora este cerca del campo de producción, pero hoy en día vemos que hay productores en Colombia que tienen su planta entre ocho y diez horas del campo”, subraya Mattar.

Otro factor que juega en contra en el establecimiento de un huerto de aguacates es que, muchas veces por la inmediatez, se tiende a utilizar un material vegetal que no es óptimo y con mal manejo sanitario. “Un ejemplo de lo anterior es la lasiodiplodia, un hongo de madera que está presente en la mayoría de los países donde se cultiva aguacate, pero que en Colombia no se le ha dado la importancia que se merece”, advierte.

Desuniformidad de un huerto de aguacate por mala selección de plantas en vivero.

En este sentido, Mattar explica que, si un productor quiere podar, pero el 50% de sus plantas tienen este hongo de la madera, por más que realice esa labor no estará controlando esta enfermedad, a no ser que se realice una poda sanitaria y se trate con los fungicidas adecuados que no son los usados para Phytophthora, que es totalmente distinta a una poda de producción o de iluminación, que es lo que se está haciendo hoy en día en muchos huertos del país.

Además, el asesor sostiene que para conseguir producciones de 20 t/ha, más que podar, tener un programa de fertilización o utilizar productos de buena calidad, es necesario tener plantas de calidad. “Es preciso tener el 99.9% de las plantas de la finca en muy buen estado sanitario. Eso es algo que hoy en día en Colombia resulta muy difícil, principalmente porque la calidad de las plantas en los viveros no es homogénea”, precisa el experto.

En cuanto a la presencia de plagas, la más recurrente en Colombia es la arañita roja, donde el éxito o fracaso del control está marcado por la logística, más que por los productos disponibles. “Todos los productos son buenos y todos funcionan, pero hay que entender que el ciclo de la arañita puede ser de siete días y si en una finca se demoran quince días para aplicar productos para su control, el campo se reinfectará nuevamente y nunca se podrá controlar la plaga. La recomendación es que la aplicación se haga máximo en siete días porque al día ocho se tendrán ciclos de infección nuevamente”, explica.

CÓMO DEBE HACERSE EL ESTABLECIMIENTO Y LA FORMACIÓN DEL HUERTO

La geografía y climatología de Colombia presenta ventajas y desventajas para el cultivo del aguacate Hass, que hoy en día está siendo cultivado sobre los 1,800 msnm que, según Mattar, es una altura adecuada para el cultivo. Sin embargo, si este se cultiva sobre los 2,500 msnm habrá problemas de falta de floración. “Los primeros años los árboles no florecen”, afirma. Y esto es algo común que debe tenerse en cuenta, sobre todo porque hay empresas que continúan comprando tierras, pero estas están incluso a 2,700 msnm. “Huertos a esa altitud tendrán una precocidad menor”, advierte.

En Chile es más difícil producir aguacate

En Chile es más difícil producir aguacate, sobre todo por el factor agroclimático. “En Chile, durante el invierno la temperatura llega a bajo cero y para poder tener un buen amarre de fruta es ideal que la temperatura no baje de los 12°C. Además, es recurrente que en el periodo de floración se tengan temperaturas cercanas a los 4°C o 5°C, lo cual hace que el árbol cargue menos fruta”, explica Mattar. “En Colombia, los árboles están todo el tiempo trabajando, brotando, floreciendo o en crecimiento de raíces, en cambio, en Chile, en el invierno los árboles se frenan porque hace mucho frío, y trabajan a media máquina”, agrega.

Otro factor importante, teniendo en cuenta lo de la altitud de los huertos, es que estos debieran establecerse en una zona en la que no caiga granizo, porque eso dañará la fruta y también el follaje del árbol. En cuanto a suelo, en Colombia hay una gran variabilidad de en las diferentes zonas productoras, “he visto suelos que no son aptos para el cultivo. Eso se puede ver a simple vista. Sin embargo, dado que están en una pendiente alta, siempre se tendrá un buen drenaje de agua, lo que hace que el cultivo se desarrolle”, grafica el asesor.

En Sonsón, Aguadas y Cajamarca es adecuada la calidad de suelos para establecer un huerto de aguacates Hass en Colombia. La principal característica de estas zonas productivas es que cuentan con suelos muy buenos y profundos, en los que se adapta bastante bien el aguacate. Sin embargo, además hay zonas con suelos muy delgados, con quiebres texturales que no son adecuados para el aguacate. “Aunque en los primeros años no habrá problemas, llegará un momento en que el árbol crece entre 2 y 2.5 metros y se cargará con mucha fruta. Como el suelo es limitante, el sistema radicular queda muy pequeño en función de la demanda que tiene el follaje y la fruta, lo que podrá ocasionar un colapso en el árbol”, advierte el especialista.

Sin embargo, frente a este tema, y como en Colombia se están instalando proyectos de gran tamaño, es imposible tener un suelo perfectamente uniforme en un huerto de 500 hectáreas (ha), por ejemplo, ya que hay formaciones del suelo diferenciadas según su posición: norte, sur y oriente; a lo que se suman las pendientes que van desde un 10% hasta un 60% de desnivel. “Obviamente, hay gran variabilidad de suelo dentro de un mismo proyecto, el problema es que uno se da cuenta de esa variabilidad con el tiempo porque los árboles se desarrollan de diferente forma”, remarca.

CLAVES DEL MANEJO AGRONÓMICO EN LOS CULTIVOS DE AGUACATES EN COLOMBIA

Árboles con buena carga frutal en el municipio de Sonsón.

Fertilización: Según explica Mattar, hay diferentes formas y costumbres de fertilizar. Cuando se instalan instrumentos como las sondas de succión, algo que se usa mucho en Perú y en Chile, se ha podido comprobar que las cantidades de nutrientes disponibles para la planta no son las adecuadas.

“Hay que entender que una cosa son las unidades que se aplican por hectárea y otra es la disponibilidad de ese nutriente que está en función de la concentración de la solución en  el suelo. Frente a esto hay un tema que se debe desarrollar. Sin embargo, no es tan fácil, porque la concentración de los nutrientes disponibles en el suelo también va a depender del volumen de lluvias que haya caído en el huerto, ya que, si hoy hemos aplicado un fertilizante y ha caído una lluvia fuerte, esta lavará y diluirá ese fertilizante”, advierte y precisa que es fundamental usar un criterio muy simple:

“Si vemos que las plantas están creciendo a más de 2 metros y, por ejemplo, vemos árboles de 3 o 4 metros, eso significa que están sobre un suelo apto para el cultivo, porque se desarrolló bien. Pero cuando el suelo no es apto, las plantas no crecerán más allá de 2.5 metros. El principal causante de ese decaimiento es la desnutrición, y esa desnutrición se produce porque hay un desconocimiento de la concentración de nutrientes que hay en la solución del suelo”, advierte Mattar.

Marco Mattar, asesor internacional.

Distancia de la plantación y pendiente del cultivo: En Colombia es importante definir las distancias de plantación. “Aún no están claras”, afirma el asesor, ya que hoy en día se usa un marco de 7×7, pero en la mayoría de las fincas colombianas se cultiva en pendiente que tienen entre un 15% y un 50% y las plantas crecerán menos mientras mayor sea la pendiente. “Por tal razón, las distancias de plantación, a diferencia de las zonas planas, tienen que ser menos distanciada cuando las pendientes son más pronunciadas”, recomienda Mattar y sostiene además que en pendientes mayores hay un mayor drenaje y lixiviado de fertilizantes. “Entonces, es necesario plantar más estrecho porque, de otra forma, los árboles no crecerán y nunca se logrará el potencial productivo».

Poda de renovación de cargadores: Según Mattar, en Colombia la calidad de las plantas de vivero, muchas veces, no es la mejor. La poda sanitaria [como se explica más arriba] es la indicada para el control de lasiodiplodia. Pero no es la única, y una poda no sirve para todo, sino que cada una tiene un objetivo.

Plantas con mala calidad de vivero.

“Hay diferentes tipos de podas: de renovación, de recuperación de árboles, iluminación de copa, podas para bajar altura y pocas veces se habla de la poda de renovación de cargadores frutales y esa es la que yo practico. Me gusta renovar cargadores porque al final las plantas producen por el número de cargadores frutales y no porque se tenga una copa abierta e iluminada”, explica y añade que, como modelo, los productores colombianos debieran seguir lo que se hace en Perú. “Ahí se planta y no se poda hasta antes del cuarto o quinto año. Todas las ramas nacen verticales y el peso de la fruta las hace horizontales, y solo se deben podar las ramas horizontales. Un aspecto importante es que no podemos podar una rama antes de que nos dé fruta, porque el fertilizante que se está aplicando se perderá”, precisa el asesor.

Floraciones: En el caso colombiano, el aguacate presenta dos floraciones: principal y traviesa, y los productores trabajan con fruta que tiene cinco o seis meses de diferencia. “Al querer proteger la flor principal, podríamos estar afectando con residuos de pesticidas a la flor traviesa o viceversa”, sostiene Mattar y sugiere que en el país se debieran tener bloques o sectores para hacer la cosecha principal y otros para cosechar la traviesa. “El hecho de querer tener todas las condiciones al mismo tiempo, complicará el manejo del cultivo”, advierte.

Añerismo: De acuerdo con Marco Mattar, el añerismo o alternancia productiva se da por un desgaste nutricional de los árboles. Por ello, señala que para realizar un correcto control se debe hacer una poda inteligente y no una poda ‘por aburrimiento’. “Un buen manejo de la poda, un buen manejo nutricional y que no falte agua en el cultivo será fundamental para que los cultivos no tengan tendencia a tener añerismo”, sugiere el experto.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados