icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Arroz

29 de mayo de 2020

Acosemillas, 50 años promoviendo el uso de semillas de excelente calidad

Acosemillas, 50 años promoviendo el uso de semillas de excelente calidad

La exportación de semillas de Colombia no es significativa, pero tiene potencial de crecimiento, siempre y cuando se avance en la ‘diplomacia sanitaria’ y se combata la ilegalidad de semillas. Leonardo Ariza, gerente general de Acosemillas, nos cuenta cómo ha sido el trabajo realizado por la asociación en estos 50 años, así como los mercados que más consumen semilla colombiana y la importancia de utilizar semillas legales.

En 1970 nació la Asociación Colombiana de Semillas y Biotecnología, Acosemillas, con el fin de representar los intereses de los obtentores, productores, comercializadores, importadores, exportadores de semillas en Colombia y para fortalecer el uso de semillas de excelente calidad.

Acosemillas viene trabajando con instituciones públicas y privadas en la ejecución de mecanismos que ayuden a posicionar el uso de semillas certificadas, principalmente en arroz, maíz, algodón, papa, soya y sorgo y en general en semillas autorizadas por el ICA, semillas de calidad

“Hoy Acosemillas es la asociación que representa los intereses de las empresas más importantes de producción de semillas y material vegetal. Esa representación se hace desde lo técnico, capacitando a universidades, gremios, centros de investigación y sensibilizando a las autoridades y gobierno sobre la importancia de incentivar el uso de semillas de calidad. En resumen, nosotros apoyamos todo lo que tenga que ver con educar y capacitar en semillas y en biotecnología. Son aspectos cruciales para nosotros”, afirma Leonardo Ariza, gerente general de Acosemillas.

Así mismo, la asociación cuenta con un área jurídica que se encarga de analizar la legislación en materia de semillas, como son las resoluciones y proyectos de ley, entre otros, bridándoles una asesoría transversal a sus asociados, entre los cuales se encuentran Agrosavia, BASF, Bayer, Corteva, Econnabis, Organización Pajonales, Semillas Panorama, Semillas del Llano, Syngenta y Unipalma.

PRODUCCIÓN, IMPORTACIÓN Y EXPORTACIÓN DE SEMILLAS

Colombia es un país que se caracteriza por su vocación agrícola, sobresaliendo cultivos tan importantes como el arroz, el café, la palma de aceite, la caña de azúcar, las flores, el algodón, las hortalizas y el maíz, entre otros.

Tabla 1.

El volumen de ventas de semilla categoría certificada para 2018 fue de 42 mil toneladas y el valor del mercado de semilla certificada fue de 68 millones de US, principalmente de semilla de arroz, maíz, algodón, papa, soya y sorgo, entre otras.

Entre 2016 y 2018, Colombia exportó un poco más 4 mil toneladas de semillas, avaluadas en 25 millones de dólares (FOB). Los países que más consumen semillas colombianas son Centro América, Venezuela, Ecuador, y en menor proporción México, Estados Unidos y Perú.

En cuanto a las importaciones de semillas, el 85% se ven representadas entre semilla de maíz (40%) y semilla de forrajeras (45%), es decir, aquellas que se utilizan para la producción de pastos. El comportamiento de la actividad importadora, entre 2016 y 2018, marcó el ingreso de 25.673 toneladas de semillas al país, las cuales estuvieron avaluadas en más de 204 millones de dólares (CIF).

Según datos de Acosemillas, uno de los cultivos con más área sembrada es el arroz con 539.553 hectáreas y una producción de 2.984.601 toneladas en 2019. Así mismo, productos como maíz, papa, caña panelera y hortalizas, hacen parte de los cultivos que más se producen en Colombia, como se puede observar en la tabla 1.

“PAÍS SEGURO EN MATERIA DE SEMILLAS”

Crear un sector de las semillas viable es un proceso complejo, que involucra al sector público y al sector privado, la agricultura comercial y la agricultura de subsistencia, la investigación agrícola, las ONG y los agricultores, dentro del más amplio contexto de la actividad agrícola nacional e internacional (FAO, 2011). Se dice que un país es “seguro en materia de semillas” cuando sus agricultores tienen acceso a estas últimas y a otros materiales de plantación de calidad aceptable a precios asequibles, en cantidades adecuadas y con tiempo suficiente para la plantación (FAO, 2016).

La diversidad en los recursos genéticos de plantas es la base para el desarrollo de las semillas mejoradas, ya que aportan características de resistencia a plagas y enfermedades, mejores condiciones de adaptación a los cambios adversos de clima y suelo, así como mejores características productivas y de calidad para los consumidores.

GENÉTICA PARA LA INDUSTRIA DEL CANNABIS MEDICINAL

Colombia, como país con una vocación agropecuaria importante por excelencia, se ha caracterizado por su producción y exportación de flores, banano y café. Sin embargo, hay cultivos, como el cannabis de uso medicinal, el cual es mirado con sobre el cual hay grandes expectativas en el exterior.

“El cannabis es un boom, es importantísimo. Yo creo que se ha venido aterrizando lo que es la posibilidad de que Colombia sea una potencia en la producción de cannabis de uso medicinal, creo que somos un país que ya lidera con la normatividad vigente y le da la posibilidad a empresas nacionales y extranjeras de hacer inversiones importantes en esta industria”, asegura Leonardo Ariza, gerente general de Acosemillas. Hoy Colombia tiene posibilidad de exportar semillas de cannabis a Perú, gracias al avance en diplomacia sanitaria entre los gobiernos de Colombia y Perú.

Así mismo, es importante mencionar que Acosemillas tiene como afiliada a la asociación a Econnabis, empresa que hace parte de la multinacional canadiense Plena Global, la cual busca generar una producción estable y estandarizada de cannabis medicinal. Además, Colombia cuenta con características geográficas y ambientales ideales, y es un país que protege la inversión extranjera, tiene una comunidad científica de clase mundial y una fuerza laboral de bajo costo.

Según cifras de la FAO (2002):

• Para 2050, cuando está previsto que el crecimiento de la población mundial lleve a más de 9 000 millones de habitantes en el planeta, debe lograrse un aumento del 60% en la producción de alimentos.

• Las plantas representan más del 80% de la dieta y la nutrición humana.

• Se han descrito e identificado 250.000 especies de plantas superiores, de las cuales 30.000 especies son comestibles.

• De ellas, 30 especies de plantas son los cultivos que alimentan al mundo, mientras que sólo cinco cereales (arroz, trigo, maíz, mijo y sorgo) proporcionan el 60% del aporte calórico de la población mundial.

EL COMBATE A LA SEMILLA PIRATA

En Colombia, cuando hablamos de semilla “pirata”, nos estamos refiriendo a las semillas que comercializan y se adquieren sin reconocer los derechos de su obtentor.

“En muchas ocasiones personas sin escrúpulos utilizan semillas que son fruto de la investigación o de empresas que han pagado para desarrollarlas, posteriormente la sacan al mercado, aprovechando para venderlas como semillas originales, sin el debido permiso del ICA y, por ende, sin pagarle derechos al obtentor. A esto es a lo que llamamos semillas piratas”, asegura Leonardo Ariza.

La comercialización de semillas está reglamentada por la Resolución ICA 3168 del 2015 “por medio de la cual se reglamenta y controla la producción, importación y exportación de semillas, producto del mejoramiento genético, para la comercialización y siembra en el país, así como el registro de las unidades de evaluación agronómica y/o unidades de investigación en fitomejoramiento”.

Es así que el gremio semillero colombiano y la autoridad sanitaria velan por la correcta comercialización de semillas certificadas, protegiendo a los productores que invierten recursos y tiempo en el desarrollo de semillas y material vegetal que asegura una producción sana e inocua.

El porcentaje de uso de semilla ilegal en Colombia está cercano al 80% en el cultivo de arroz, 50% en Soya, 25% en Algodón y en papa alcanza hasta un 90%, lo que está generado un riesgo para la condición fitosanitaria del país, la seguridad alimentaria de la población y la competitividad del sector agropecuario.

Leonardo Ariza, gerente general de Acosemillas.

“Es muy importante el sector arrocero, categoría donde tenemos una preocupante cifra del 80% de semillas ilegales. Entonces, urgentemente debemos trabajar en mecanismos de promoción e incentivo para que podamos incrementar el uso de la semilla legal, y al mismo tiempo buscar mecanismos de defensa a las empresas que se dedican a la obtención de material y a defender la propiedad intelectual”, añade Leonardo Ariza.

DESAFÍOS DE ACOSEMILLAS PARA 2020

Según el gerente general de Acosemillas, “es sumamente importante que sigamos formando y capacitando a diferentes segmentos de la opinión. Los consumidores, los productores agropecuarios y las empresas que tienen que ver con la producción en el país deben concientizarse sobre la necesidad de trabajar en el uso de semillas de buena calidad. Cabe destacar que hoy el 40% de la garantía de calidad de un cultivo está en la semilla. En ese germoplasma, en la genética, en la resistencia, en la calidad de esa semilla y en la limpieza del material vegetal que se siembra”.

Para Acosemillas lo fundamental está en seguir mejorando estrategias articuladas con la autoridad sanitaria, para implementar mecanismos que ayuden a posicionar el uso de semillas certificadas, sobre todo en cultivos de arroz, maíz, algodón, papa, soya y sorgo.

Asimismo, dentro de los desafíos está mejorar los procesos para el movimiento internacional de semillas y facilitar el comercio y la investigación en semillas y biotecnología.

Dentro de las novedades del gremio semillero sobresalen estrategias relacionadas con la defensa de la propiedad intelectual a través de tecnología, como es el caso de los marcadores moleculares que permitirán identificar, por ejemplo, de dónde proviene el arroz que se lleva a los molinos.

“Para nuestra asociación es importante seguir trabajando para convertirnos en el gremio que agrupa a las empresas que tienen que ver con el sector de semillas en Colombia. Es decir, todo aquel que comercialice, que importe, que distribuya semillas está invitado a pertenecer a Acosemillas”, concluye Leonardo Ariza, gerente general de Acosemillas.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados