icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Agosto 2021 | Cerezos

Cambio climático reducirá la acumulación de frío en O’Higgins

Variedades de cerezas con bajos requerimientos se presentan como la mejor alternativa para el futuro de la industria

Investigadores del CEAF han podido actualizar y validar los requerimientos de frío de las principales variedades de cerezos plantadas en Chile y también de nuevas variedades con potencial exportador, frente al nuevo panorama que se presenta a raíz del cambio climático.

Leslie Salamanca.

Los cerezos y cualquier frutal de hoja caduca, necesitan acumular frío para su óptimo desarrollo y así alcanzar buenos niveles de producción al final de la temporada. Los últimos estudios en Chile muestran que hay una tendencia a un aumento de las temperaturas máximas retrasando la entrada en receso, y un aumento de las temperaturas mínimas en invierno, que conllevan a una menor acumulación de frío en el largo plazo.

“Para que un huerto frutal sea comercialmente viable, es clave que los requerimientos de frío y calor de la variedad que se escoja superen la acumulación de frío y calor de la localidad donde se establezca”, señala la investigadora de la Línea de Agronomía del CEAF, Dra. Michelle Morales. “La falta de este, conlleva a problemas de desarrollo del fruto asociados a poca e irregular brotación de yemas vegetativas y florales y a escasez de floración y baja cuaja, entre otros efectos negativos que afectan la producción”, añade.

La principal producción de cerezos del país se concentra en las regiones de O’Higgins y Maule, razón que llevó a un grupo de investigadores del CEAF, liderados por la Dra. Morales, a presentar un proyecto que pudiera actualizar los requerimientos de frío en los cerezos y entregar opciones de zonificación de otras especies frutales y de nuevas variedades que se ajusten a los escenarios futuros.

La iniciativa financiada por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID), buscó entre otras cosas, entregar información local sobre los requerimientos de frío y de calor de las nuevas variedades de cerezas disponibles en Chile. “Con esta información se puede realizar recomendaciones a los productores o tomadores de decisión sobre las zonas productivas favorables para el establecimiento de variedades y predecir su fecha de floración y cosecha”, explica la Dra. Morales.

Pero ¿qué es la zonificación productiva? Es una metodología que define zonas homogéneas en base a variables de suelo, de clima y funciones agroclimáticas. Cuando se cruza esa información con los requerimientos de las especies o variedades mediante un análisis de multicriterio es posible realizar una zonificación productiva. “Es decir, delimitar el territorio por zonas de acuerdo a su capacidad productiva, qué clima tiene, qué cantidad de agua, y escoger qué cultivo se dará mejor en él, es decir, toda la información que pueda ser relevante para que un agricultor sepa aprovechar mejor su terreno y lo haga de la manera más consciente y sustentable posible” precisa la investigadora.

PROYECTANDO LA ACUMULACIÓN DE FRÍO

Es sabido que las variables ambientales se comportan de una manera dinámica en el tiempo y el espacio, sobre todo bajo un contexto de cambio climático, entendiendo que las condiciones térmicas a futuro podrían variar drásticamente.

Es justamente bajo este contexto que, en colaboración con el Laboratorio para Investigación en Ciencias Ambientales LARES, del Departamento de Ciencias Ambientales y Recursos Naturales Renovables de la Universidad de Chile, se realizaron campos vectoriales (denominados imágenes raster) de las variables temperatura máxima, mínima y media derivados de las proyecciones futuras provenientes de los modelos de circulación global (GCM) publicados por las bases de datos Worldclim en su versión 2.1.

Mediante la recolección de datos en terreno y modelos espacialmente explícitos que relacionaban las variables térmicas con las variables de acumulación de frio, desarrollados especialmente para este proyecto, es que se logró obtener proyecciones para cuatro escenarios futuros promedio de cambio climático para la Región de O’Higgins (2030, 2050, 2070 y 2090).

Es preciso resaltar que la proyección de la variable Horas Frío (HF) fue aquella que presentó mayores cambios, con un promedio de reducción de un 20 a 30% con respecto a los valores actuales, y con proyecciones de valores cercano a las 400 HF en zonas de la comuna de Lolol, Pichidegua y Las Cabras al año 2070.

Cherry Moon, variedad entre 250 y 300 horas frío y entre 30 y 40 porciones de frío.

OPTAR POR VARIEDADES DE BAJO REQUERIMIENTO DE HF

Si bien la variable de horas frío se ocupan bastante en nuestro país, el uso de Porciones de Frío (PF) es el que se recomienda para esta zona, en el cual se muestra una reducción de 10 porciones de frío en promedio, con zonas en Rengo que alcanzarían las 50 PF, similares a algunas zonas de Pichidegua, y en Lolol con 70 a 65 PF en proyecciones al 2070. La zona productiva de cerezos que abarca desde Mostazal hasta Requínoa tendrá una fuerte reducción en la acumulación de frío al 2070 con promedio de 35 a 40 PF, lo que limitaría bastante la producción en esta zona. “La alternativa sería optar por variedades que tengan bajo requerimiento de frío” indica la Dra. Morales.

En una primera etapa de la investigación se necesitaba tener una mayor precisión de los requerimientos de frio de las variedades comerciales de cerezo, para lo cual se realizaron numerosos muestreos en huertos desde Paine (Región Metropolitana) hasta Molina (Región del Maule) para abarcar diferentes zonas agroclimáticas y de acumulación de frío (Gráfico 1A y 1B), y se extrajo material vegetal de siete variedades comerciales (Bing, Lapins, Rainier, Royal Dawn, Satina y Sweetheart).

Gráfico 1. Acumulación de frío para las distintas localidades de muestreo de ramillas, A: contabilizado con el modelo de horas frío (HF) y B: calculado con el modelo dinámico en porciones de frío (PF).

Areko, variedad entre 450 y 500 horas frío y 40 porciones de frío.

En la siguiente temporada 2020, el estudio se concentró en establecer los requerimientos de frío de variedades nuevas con potencial exportador, para lo cual se estableció una cooperación con ANA Chile e IFG, que administran variedades con ventajas competitivas de alto interés por los productores de cerezo. El trabajo se llevó a cabo en los centros evaluativos de Tinguiririca de ANA Chile y en el de IFG ubicado en El Tambo. Se logró establecer los requerimientos de frío de diez variedades nuevas, con rangos desde las 15 a las 45 porciones de frío, y desde las 200 a las 500 horas frío, siendo buenas opciones para zonas medias y de baja acumulación de frío (ver Tabla 1).

Tabla 1. Resumen comparativo de requerimientos de frío por rango de variedades de cerezo en Horas frío y en Porciones de frío.

Para conocer más detalles puedes ingresar a la plataforma SAIA (www.saia.cl/sistema), en la pestaña Escenarios de Cambio climático, ahí están disponibles los mapas interactivos donde se puede consultar sobre la acumulación de frío usando los diferentes modelos disponibles actualmente.

“En Vivero Los Olmos estamos liderando la producción de plantas de nuevas genéticas varietales”

Jorge Velasco C.

“El cerezo es un cultivo que, dependiendo de la variedad, puede tener requerimientos desde 400 hasta 1.500 horas frío (HF). La baja acumulación de frío impacta directamente en el bajo rendimiento de la fruta como resultado del aborto floral y la baja cuaja”, comenta Jaime Poblete Celsi, Jefe Productos Cerezo del Vivero Los Olmos. Esta situación, agrega el ingeniero agrónomo, se debe al alterado desarrollo de las yemas florales y a la inadecuada movilización de los metabolitos de reserva.

Para contrarrestar este fenómeno, Vivero Los Olmos trabaja con variedades fisiológicamente tempranas, muy productivas, con buena fertilidad y buena ramificación, ideales para ser establecidas en zonas con buena acumulación de días grado y con bajo requerimiento de frio.

Jaime Poblete Celsi.

De esta manera, está sublicenciado para la propagación de variedades del programa SMS Unlimited LLC, de Estados Unidos, en el que se destacan Nimba, Pacific Red y Frisco. Además, maneja variedades del programa UNIBO de la Universidad de Bologna, donde están Sweet Aryana, Sweet Lorenz y Sweet Gabriel. Todas son de cosecha previa a Santina y con bajo requerimiento de horas frío (alrededor de 400 HF).

“Como vivero estamos liderando la producción de plantas de estas nuevas genéticas varietales. Estamos desarrollando un trabajo fuerte junto a asesores y productores emblemáticos de Ovalle, la Región Metropolitana y de zonas tempranas de las regiones de O’Higgins y Del Maule”, dice Jaime Poblete.

– ¿En qué zonas se da la baja acumulación de horas frío?

– Por lo general, en zonas asociadas a cordones tempranos. Incluye localidades de las regiones de Coquimbo y Valparaíso, el sector norte de la Metropolitana y también en la Región de O´Higgins en lugares como Las Cabras, Zúñiga, Coltauco y Chépica, entre otros.

– ¿Qué características deben tener las nuevas variedades de cerezo para hacer frente a la baja de horas frío?

– Para zonas con baja acumulación de HF son más relevantes los datos con respecto a las porciones de frío (PF) más que las horas frío. En este sentido, hay que conocer con certeza los requerimientos en HF y PF de estas nuevas variedades tempranas, para minimizar los riesgos de establecer proyectos en zonas con tendencia a la disminución de la acumulación de frío invernal.

– ¿Qué recomendaciones deben considerarse para estas nuevas variedades?

– Principalmente, el empleo de techos para la lluvia, ya que son altamente sensibles a ella. A su vez, hay que usar cianamida para lograr floraciones oportunas, compactas y uniformes. Es muy importante la regulación de la carga asociada a la fecha de cosecha, con el fin de evitar una disminución en la calidad y condición de la fruta. También es relevante la selección adecuada del portainjerto de acuerdo a la variedad. Al brotar y florecer más temprano, existe un mayor riesgo a las heladas. Por lo tanto, hay que considerar siempre un sistema de control en este sentido.

– ¿Ven un aumento en la demanda de este tipo de variedades?

– Si, hemos visto que en los últimos dos años la demanda por estas variedades ha sido exponencial. Esto se ve asociado a mejores expectativas de precio y a mayor disponibilidad de mano de obra en cosecha, ya que estas variedades salen del ‘peak’de cosecha en Chile, posicionándose generalmente desde fines de octubre a mediados de noviembre. Por otro lado, con estas variedades las exportadoras pueden dar más uso de tiempo a sus líneas de proceso.

– ¿Con qué anticipación deben realizarse los pedidos?

– Es muy importante realizar los pedidos con dos a tres años de anticipación, debido a la alta demanda por estas variedades y a la disponibilidad acotada de hectáreas que existe hoy en día al ser variedades club. Es por eso que nuestros productores se han preparado con tiempo para establecer sus proyectos y asegurar sus plantas, tanto a raíz desnuda como en bolsa primavera.