icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Septiembre 2021 | Empresas

Fungicidas en base a azufre para aplicaciones líquidas de Quimetal

THIOLUX WG y ACOIDAL FLO, eficaces para el control temprano del oídio

Enfermedades como el oídio, que atacan una amplia gama de cultivos, entre ellos vides, duraznos, nectarinos, cerezo, manzanos y hortalizas, podrían acelerarse debido a las condiciones climáticas de este año. Los productos THIOLUX WG y ACOIDAL FLO, que son parte del amplio portafolio de Quimetal, asoman como una real alternativa para el control temprano de esta enfermedad, destacando además, sus propiedades acaricidas.

Este año Chile ha tenido preocupantes cifras climatológicas, luego de que julio presentara las mayores temperaturas desde que se tenga registro, lo que podría allanar el camino para infecciones y enfermedades en huertos que pueden llegar desde muy temprano. Es por eso que la prevención y planificación pueden ser claves para controlar hongos como el oídio.

Una de las mejores alternativas presentes en el mercado para prepararse frente a esta amenaza son los fungicidas en base a azufre presentes en la paleta de productos de Quimetal, como THIOLUX WG (Azufre 80% WG), y ACOIDAL FLO (Azufre 72% SC), para el control preventivo en viñedos, frutales, hortalizas y flores.

Juan Pablo Lasserre, Gerente de la División Fitosanitarios de Quimetal, señala al respecto que, frente a una amenaza latente y tan temida para los cultivos como el oídio, “el azufre es la mejor forma de controlar preventivamente esta enfermedad”, añadiendo además que el azufre tiene la característica de controlar ácaros, por lo tanto, tienen un doble uso para el control de enfermedades y plagas, destacando que estos todos los productos de la línea de azufre están autorizados y certificados para  el uso en agricultura orgánica.

“Debemos prepararnos para tener un buen control preventivo y entrar en la época de brotación con la presión más baja posible en el caso de oídio, por eso hay que recordar a los agricultores que las aplicaciones de azufre en invierno o tempranas -en brotación- van a ayudar a bajar esta presión”, indica Lasserre. Si bien en las primeras etapas de desarrollo este hongo tiene un ciclo reproductivo muy lento, a medida que va pasando el tiempo y mejoran las condiciones climáticas, estos ciclos pasan a ser más seguidos, primero cada 25 días, hasta llegar a realizar aplicaciones cada 5 días en noviembre.

“Este año es absolutamente anormal respecto a caída de agua, pero eso no quiere decir que no haya humedad relativa, y en el caso de estas enfermedades, a pesar de no haber lluvias, si hay alta humedad relativa sumado a un clima de altas temperaturas se producen condiciones especiales, por lo que podría haber  un desarrollo temprano en el caso del oídio. Ahí entran muy bien nuestros azufres para bajar la presión del oídio”, detalla Lasserre, complementando que las aplicaciones tempranas van a ayudar mucho, especialmente este año, “principalmente porque las altas temperaturas podrían acelerar el periodo de brotación, lo que dejaría en mi experiencia, más susceptible todos los cultivos a ser afectados por el oídio, porque en los tejidos blandos la infección es mayor”, advierte.

Lasserre precisa además que, para controlar el oídio, la primera aplicación empieza “en la caída de pétalos, muy temprano y que puede haber presencia del hongo. Ese inóculo va a estar para cuando salgan las primeras hojas y va a atacar inmediatamente el cultivo, aprovechando tejidos muy blandos que son fáciles de penetrar, en especial por las condiciones climáticas que podemos encontrar, por lo tanto, hay anticiparse a esto y estar protegido desde el comienzo, para controlar y disminuir el posible daño que se pueda producir”.

En esta labor, los productos de Quimetal cuentan con la ventaja comparativa frente a otros productos de tener precios “muy asequibles, preventivos y con autorización para uso en agricultura  orgánica”. En ese sentido, Lasserre remarca que sus fungicidas para aplicaciones líquidas son THIOLUX WG y ACOIDAL FLO; el primero es formulado como gránulos dispersables en agua, y el segundo con una suspensión concentrada. THIOLUX WG, viene en formatos de 1 y 25 kilos y ACOIDAL FLO en envases de 1 y 10 litros, “productos muy fáciles de dosificar para quienes trabajan en el campo”, detalla sobre ambas alternativas.

Para aquellos que busquen alternativas más tradicionales, cuentan también con AZUFRE LANDIA 350 y AZUFRE LANDIA AÉREO, ambos fungicidas para aplicaciones en polvo. A diferencia de los anteriores productos, éstos son usados con brotes de 15 centímetros en el caso de vides.

MUY BAJA CARENCIA

Los productos en base a azufre de Quimetal cuentan con la ventaja de tener una muy baja carencia tras su aplicación, por lo que son seguros para la manipulación y consumo humano. Al ser de contacto, no dejan rastros del producto en la fruta y son inocuos, por lo tanto, “son productos que no van a producir ningún daño ni al usuario ni al consumidor si se siguen correctamente las recomendaciones de seguridad de la etiqueta y, lo más importante, es que actúan de forma de multi-sitio, por lo tanto, no generan la resistencia que sí generan otros  fitosanitarios, que atacan solo una parte de los patógenos y eso hace que finalmente se produzca resistencia a la enfermedad. El azufre en cambio ataca distintas partes, lo que ayuda a bajar o alargar la vida de los otros productos químicos, porque inhibe y no permiten que se produzca resistencia de los hongos a estos productos”, señala Lasserre.

El experto agrega que mientras haya presencia o peligro del oídio, se pueden hacer aplicaciones tantas veces como se repita el ciclo del hongo, añadiendo que, en el caso de viñas cuando el ciclo del hongo es cada cinco días en el mes de noviembre, “debemos estar aplicando todas las semanas, para así bajar su capacidad de reproducción e inhibir la esporulación del oídio”, en épocas en que tiene un ciclo de cinco días en temperaturas de 25 a 27°C, con humedad en zonas sombrías etc. En el caso de la arañita, el experto comenta que se produce un control casi inmediato y la presión de este ácaro cae fuertemente.

Cabe destacar que Quimetal, ad portas de cumplir 70 años en el mercado, cuenta con el know-how necesario para la creación de productos especializados, acorde a las necesidades de las distintas industrias con las que trabajan, no solo en Chile sino a los más de 60 países a los que exportan sus productos.

Para más información, lo invitamos a visitar:

www.quimetal.cl

[email protected]