icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Abril 2021 | Noticias

A través de la incorporación de microorganismos benéficos

Tecnología aplicada en la semilla para optimizar el desarrollo de las plantas

La aplicación de tecnología comúnmente se asocia al desarrollo de nuevas variedades capaces de resistir condiciones extremas como déficit hídrico, altas temperaturas o suelos con bajos niveles de nutrientes o elevada salinidad, entre otros inconvenientes, e incluso para lograr mejores rendimientos y productos de mayor calidad.

Pero también permite enfrentar esas condiciones con un nivel de especificidad tal que puede aportar potencial desde el origen: incorporando en las semillas la presencia de microroganismos benéficos. Estudios han mostrado que el Rizobium para las leguminosas es uno de ellos, pero hay muchos más.

Las investigaciones muestran que es posible llevar la vida a la semilla prácticamente en todos los cereales, con excelentes compatibilidades y con permanencias muy elevadas. Un ejemplo de ello es Resid HC, una formulación del hongo micorrízico Glomus iranicum var. tenuihypharum, patentado por la empresa Symborg hace 10 años. Se usa para recubrir la semilla permaneciendo inactivo de manera prolongada y es compatible con muchos de los fitosanitarios disponibles lo que permite almacenar la semilla sin ningún efecto adverso.

En la semilla de los cereales, este microorganismo optimiza la absorción de nutrientes y agua y con ello, la planta alcanza un equilibrio hormonal más controlado, respondiendo mejor ante cualquier tipo de estrés abiótico y el consecuente incremento de la capacidad productiva del cultivo. Los aportes de la aplicación de productos basados en este hongo fueron corroborados por la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción durante dos años consecutivos en trigo Pantera INIA. Los resultados mostraron aumentos en el rendimiento del grano y en el número de espigas por hectárea, así como también mejoras en su calidad. Ello significó un alza del ingreso neto del cultivo de trigo de $ 247.592 por hectárea al utilizar los tratamientos con este inoculante biológico.

Adicionalmente se han realizado estudios en el género Trichodermas o bacteria como fijadores de nitrógenos así como en el aumento de rentabilidad de los cultivos, lo cual abre nuevas perspectivas en el uso de microorganismos aplicados a la semilla.