icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Julio 2021 | Noticias

Desarrollado por investigadores de la Universidad de Talca

Sistema innovador permite controlar enfermedades mediante el uso de ozono en cultivos de berries

Con el fin de incorporar ozono a los procesos de producción de berries, debido a su acción descontaminante, investigadores del Instituto de Química y de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Talca ejecutan un proyecto usando innovadora tecnología para producir este gas.

La iniciativa se denomina “Uso de ozono, para el tratamiento de aguas de regadío y suelos en berries”. A través de ella, es posible erradicar algunas enfermedades y contaminantes biológicos optimizando la producción de esta especie. ¿Cómo funciona? Se trata de un sistema inteligente que genera ozono usando energía fotovoltaica. El gas se traspasa al sistema de riego y al suelo de los predios reduciendo los patógenos existentes en las plantas.

ACCIÓN DIRECTA EN PLAGAS QUE AFECTAN LA ZONA AÉREA Y EL SUELO

Esta tecnología fue evaluada en numerosos campos de la región del Maule con beneficios inmediatos. Concentraciones de 1 miligramo por litro en agua evitan el desarrollo de plagas que afectan la zona aérea de la planta. Por ejemplo, elimina Botrytis cinerea en un 100%, explicó Diógenes Hernández, académico de la Universidad de Talca y director del proyecto. También la presencia Escherichia Coli en el agua, logrando en la planta un mejor follaje y desarrollo de raíces.

A nivel de suelo, el ozono disminuyó el desarrollo de nemátodos en un 60%, evitando el uso de productos fitosanitarios. Otras ventajas son: reducir de manera importante en el consumo de agua para riego. Además, incrementa la producción de frutos y mejora la estructura morfológica de la planta, agrega Hernández.

USUARIOS Y APLICACIÓN EN OTROS SISTEMAS DE PRODUCCIÓN

Esta tecnología se orienta a diversos usuarios. Los agricultores tradicionales de arándanos, frambuesas y cerezas que buscan aguas y suelos descontaminados para acceder a mercados internacionales. También productores de berries que tengan riego tecnificado subterráneo (entre 30 a 40 cm. de profundidad), propietarios de invernaderos o cooperativas que usen este sistema de irrigación. A ellos se suman agricultores de cultivos hidropónicos y agricultura ecológica.

El académico destaca que el sistema es fundamental para la agricultura del Maule y del país, por la amplia factibilidad de uso, debido a la calidad solar existente. El proyecto tiene el apoyo del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) y es financiado por el Gobierno Regional del Maule.