icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Empresas

21 de septiembre de 2022
Trabajo de Elite Walnut durante las últimas cinco temporadas

Sequía extrema en el manejo del nogal y el uso eficiente de fertilizantes para evitar bajas productivas

Sequía extrema en el manejo del nogal y el uso eficiente de fertilizantes para evitar bajas productivas

Teniendo en cuenta que la disponibilidad de agua no es la misma de hace una década para regar los huertos de nogales, esa necesidad ha llevado a los expertos a buscar soluciones eficientes. Así, Elite Walnut ido reduciendo el consumo de agua y afinando los manejos agronómicos con óptimos resultados, sin disminuir la productividad de los árboles ni la calidad de los frutos, demostrando que si se hace un riego eficiente, sí se  puede regar con mucha menos agua.

Lo que hemos vivido los últimos cinco años nos ha llevado a los límites más extremos, generando una baja importante de disponibilidad de agua para la temporada, en la cual estábamos regando con entre 10.000 y 10.500 m³/ha/año. Sin embargo, la extrema sequía que ha afectado a las zonas productoras en los últimos cinco años, nos ha llevado a una baja considerable, llegando a regar con 5.000 m³/ha/año como promedio, es decir, la mitad e incluso un tercio del agua con la cual regábamos en temporadas anteriores.

Así, esta sequía y la falta de agua nos ha llevado a vivir en un nuevo escenario, tanto en lo que se refiere al manejo de los huertos, pero también a las estrategias de fertilización y manejo de sales, entre otras. De esta forma, se hace necesario buscar nuevas estrategias de riego para enfrentar esta problemática.

Durante las últimas cinco temporadas en todo Chile, pero en general entre las regiones de Coquimbo y O’Higgins hay una sequía extrema donde se han tenido que tomar medidas ante la falta del recurso hídrico, teniendo incluso que rebajar la reducción porcentual del 50% de la disponibilidad de riego que cita la literatura agronómica, que los situaba en 10.000 m³/ha/año, a una reducción que, en los últimos cinco años ha ido bajando considerablemente temporada tras temporada, comenzando en 10.000-7.000 m³/ha/año, para pasar a 7.000-6.000 m³/ha/año, luego a 6.000-5.500 m³/ha/año, para terminar regando con 5.000 m³/ha/año. Si la sequía continúa, se podría regar incluso con una menor cantidad de agua.

Los primeros dos escenarios de esta reducción no afectaron mayormente los parámetros de producción de los árboles. Se trató de una situación que se pudo manejar, aunque posteriormente nos tocó observar una reducción muy rápida y drástica a la vez. Esto ha provocado una baja producción en los huertos de nogales, como también una pérdida de rentabilidad, la cual en muchos casos ha sido sumamente compleja, donde se ha tenido que reducir una superficie importante o simplemente no trabajar el huerto y cerrar el campo por completo.

Esa fue la situación que ha vivido un grupo importante de productores. Y desde Elite Walnut, consultora especializada en el cultivo de nogales, han debido tomar medidas para enfrentar esta crisis hídrica. ¿Cómo lo han afrontado? o ¿Qué modificaciones han tenido que aplicar y desarrollar?. Trabajando con diferentes estrategias de riego y formas de fertilizar, las cuales han dado el resultado esperado en las últimas campañas.

“Hemos tenido que ir adaptándonos a diferentes campos y realidades, ya que no es la misma receta para todos”, cuenta Matías Bianchini, consultor de Elite Walnut. “Empezamos con un manejo totalmente diferente al tradicional y a lo que decía la literatura. Así, partimos con estrategias tales como rompedores de dormancia, ‘mix’ de fertilización de suelo, fertilización nitrogenada en menor medida, al igual que la del potasio y fósforo. Otro punto importante fue el de ocupar nuevos recursos, como bioestimulantes y hormonas de alto rendimiento, para así entregar y fortalecer el sistema metabólico de la planta. Además, hemos usado protectores osmóticos, dispersores de calor o radiación, todo esto pensando en que se bajaron los consumos de agua por metro cúbico, además de los calores extremos con los que nos toca convivir”, explica.

ESTRATEGIAS DE ACUERDO A LA RESTRICCIÓN HÍDRICA, ¿CÓMO PODEMOS MANEJAR CADA ETAPA PARA HACERLA MÁS EFICIENTE Y PRODUCTIVA?

La pregunta es: ¿estábamos regando bien con 10.000 m3/ha/año? “Probablemente no. Era un exceso de riego, pero pensábamos que estábamos bien por lo que decía la literatura. Pero ahora, con la escasez que hay, nos ha llevado al otro extremo. Es decir, con poca agua debemos saber regar y hacerlo más eficiente”, responde Bianchini.

Teniendo en cuenta que ya no tenemos la misma cantidad de agua para regar que la que teníamos antes, la necesidad nos lleva a buscar soluciones eficientes. “Así, desde hace unas temporadas estamos trabajando e integrando con polímeros retenedores de humedad, lo cuales cumplen la función de un ‘macetero artificial’ que retiene el agua y los fertilziantes que se aplican. Esto da como resultado un riego y una fertilización más eficiente, pudiendo racionar la cantidad de agua entregada y restringiendo nuestra zona de raíces a un umbral mucho más acotado”, sostiene el asesor.

De acuerdo al gráfico de la figura 1, esto les ha permitido diseñar las estrategias de riego para las condiciones más extremas. A grandes rasgos, se ha podido llegar a umbrales totalmente extremos, pasando de aportes de agua de 500 m³/ha a 300 m³/ha como riego de invierno en zonas del norte del país, donde las precipitaciones no pasan los 50 mm. Para complementar lo anterior, en los riegos que se realizan entre septiembre y diciembre, para generar estructura productiva y calibres más grandes, se han aplicado entre 2.450 m³/ha y 3.500 m³/ha. Asimismo, en el peor escenario, han llegado aplicar entre 900 m³/ha y 1.250 m³/ha, durante la etapa de llenado de fruta y riegos de poscosecha que van entre 200 m³/ha y 400 m³/ha, que también se pueden observar en el gráfico.

Figura 1. Escenario de riego deficitario.

Las figuras 2 y 3 explican las variaciones de acuerdo a los escenarios hídricos ya antes descritos, con las curvas de calibre de la fruta, sin perder su valor comercial y estando por sobre la media.

Figura 2. Chandler, temporada 2021/2022.

Figura 3. Serr, temporada 2021/2022.

“Pese a que los últimos cinco años han sido muy críticos, todo esto ha significado un cambio importante y necesario para las generaciones futuras, haciendo un riego y una fertilización mucho más adecuada a cada realidad”.

“Toda esta necesidad nos ha llevado a reducir el riego y la fertilización tradicional, teniendo que hacerla mucho más eficiente, reduciendo de forma gradual la cantidad de agua. Debido al aporte de estos polímeros retenedores de humedad, estamos sacando el máximo provecho de la tecnología del riego y de la fertilización, integrando una bio fertilización más equilibrada con fuentes orgánicas y suelo vivo”, explica Matías Bianchini.

Como se puede ver en la foto número uno, esto nos ha llevado a generar un control de la salinidad en el bulbo artificial de riego, lo cual se ha complementado con otros formatos de aportes solubles y amino grama con aminoácidos de alto rendimiento. Junto con Ecofoz hemos estado trabajando en conjunto con distintas formulaciones enfocadas en nitrógeno, fósforo, potasio y otros elementos de alto rendimiento como Eco Plus 207 y Eco Plus 270, las cuales nos han permitido amortizar y reducir todos los daños fisiológicos en los haces vasculares de la planta, sales en el bulbo de riego como complemento a la fertilización tradicional.

Con esta gran reducción de sales en un bulbo de riego artificial y también en el manejo del huerto, nos ha permitido mantener y estabilizar las producciones, teniendo producciones de entre 7.900 kg/ha y 8.500 kg/ha en aquellos huertos tratados con el programa para la sequía. En huertos de la variedad Chandler, el resultado  fue de 10.200 kg/ha, en aquellos campos de alto rendimiento donde se ha aplicado esta tecnología que, sin efecto de la sequía, claramente expresa mejor su potencial final. “Pese a que los últimos cinco años han sido muy críticos, todo esto ha significado un cambio importante y necesario para las generaciones futuras, haciendo un riego y una fertilización mucho más adecuada a cada realidad”, subraya el asesor.

De esta forma, Elite Walnut está evaluando un sistema mucho más eficiente, lo cual va a permitir a todos sus asesorados partir con la evolución del riego por goteo y dar un nuevo salto de actualización generacional, que es el riego por inyección subterránea, el cual se ha estado desarrollando por fabricantes de California, EE UU. “Esto nos va a permitir reducir el riego de una manera gradual, con la misma eficiencia productiva y la misma eficiencia metabólica desde 5.000 m³/ha/año hasta 2.800 m³/ha/año por hectárea.

Contactos:

Matías Bianchini

[email protected]

www.elitewalnut.com

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados