icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Nogales - Nutrición

29 de marzo de 2017
Curso ofrecido por la empresa Dinámica Nutricional

Samuel Román sobre nutrición en nogal:“Donde no podemos equivocarnos es en el nitrógeno”

Del completo material entregado por el especialista en nutrición vegetal Samuel Román C., revisamos algunos aspectos relativos a condiciones de suelo, los principales elementos que demanda el frutal, la respuesta a distintas formas de nitrógeno y la conveniencia de utilizar formulaciones de lenta nitrificación, las que aportan simultáneamente y por más tiempo N-nítrico y N-amoniacal en la zona de absorción.

Contenidos presentados en curso-taller “Diagnóstico del Suelo, Agua y Planta para la Fertilización y Riego del Nogal”.

Román afirma que el nogal requiere de suelos aireados, sin embargo, debido al boom que vive la especie, hoy se está plantando en diferentes condiciones de suelo. Es así que se planta tanto en suelos aluviales, como también en suelos graníticos, arenosos e incluso arcillosos. Algunas veces con análisis y estudios previos de suelo, pero otras tantas veces sin mucho análisis ni estudios.

Según el especialista la preparación de suelo es muy importante cuando se cultiva nogal. “No importa el tipo de suelo lo ideal es subsolar y en muchas condiciones se requerirá acamellonar. Uno de los grandes aportes del subsolado y el acamellonado es que el sistema radicular del árbol puede expandirse, lo que es importante ya que en muchos casos la difusión de nutrientes clave como el fósforo y el potasio se bloquea por factores de suelo y de manejo y entonces es la planta misma la que debe salir a buscar y “contactar” los nutrientes. Otra buena razón para usar camellón es cuando se cultiva en suelos muy salinos o en condiciones de agua salina. Debido a que las sales se mueven de forma ascendente, muchas veces el camellón puede “salvar un huerto”, debido a que le da una altura que lo aleja de las sales y la saturación.

Samuel Román explica que el nogal, si bien no es una planta extremadamente extractiva de nutrientes como las plantas C4 (caña de azúcar o el maíz), está muy cerca de esas especies debido a que es una planta que acumula aceite en la fruta. “La transformación metabólica para la producción de aceite en los vegetales es el proceso fisiológicamente más caro de la naturaleza”. Es así que  un gramo de almidón se obtiene de un gramo de glucosa, pero para obtener un gramo de aceite se requiere de tres gramos de glucosa. “Esto implica un gran gasto energético y nutricional por lo que los rendimientos físicos por hectárea de las especies productoras de aceite (palto, olivo, nogal) son menores a los que fabrican proteína y especialmente almidón (papas, manzano)”.

Advierte Román que el nogal es un frutal altamente demandante de nutrientes cuando se pretende cosechar una alta producción de fruta alta y de buena calidad. Para lograr este objetivo se requerirá de suelos aireados y profundos, pero también de muy buena fertilidad o -de lo contrario- deberá ser muy bien fertilizado. “Es un frutal que no puede ser plantado en cualquier lugar sin ser bien fertilizado. Si queremos 3 ó 4 ton puede que cualquier suelo nos sirva pero si queremos producir 8 ó 9 ton de buena fruta, es necesario nutrir muy bien a esta planta”, dice Román.

CONCENTRACIÓN DE NUTRIENTES EN EL FRUTO

tabla_extraccin_nutricion_nogal

Tabla 1: Extracción aproximada de nutrientes en fruta

En la tabla desarrollada por Painter y Raese se aprecia la concentración de los macronutrientes primarios y secundarios en los distintos tejidos del fruto como son pelón, cáscara y semilla. “La semilla concentra la mayor parte del nitrógeno y del fosfato y parte importante del potasio. El pelón concentra bastante nitrógeno, así mismo potasio y casi todo el calcio del fruto. La tabla expresa la extracción de una tonelada, por lo que si se lleva a 5 ton, como rendimiento referencial por hectárea, se llega a un nivel de extracción sorprendentemente alto en relación a otros frutales (ej. cerezo o uva). Son casi 200 kg de nitrógeno, 60 kg de fósforo, 120 de potasio, 30 de magnesio y 55 de calcio. Esos números representan extracción neta, por lo que también se debe considerar la eficiencia de uso de los fertilizantes, entre otros factores”, señala Román.

tabla_composicion_nutricional_nogal

Tabla 2: Análisis de la composición mineral del fruto de nogal (Base 100 gr de mariposa seca)

Por cada 100 gr de mariposa seca hay 65,2 gr de grasa (un 65%), 15,2 gr de proteínas (15%) y 13,7 gr de carbohidratos totales simples (glucosa, fructosa). Es uno de los alimentos más concentrados que existe y sumamente energético por ser rico en aceite y proteína. En 100 gr se encuentra 2,5 gr de nitrógeno, 0,44 gr de potasio (es un fruto muy extractivo de potasio) y 0,346 gr de fosfato. Elemento este último que presenta alta concentración en todos los frutos de aceite porque se relaciona con la transformación de los azúcares simples en aceite.

LOS NUTRIENTES ESTRATÉGICOS PARA EL NOGAL

Según el experto en nutrición, los elementos clave en el cultivo del nogal son, nitrógeno, fósforo y potasio; magnesio; boro, zinc, hierro y cobre. “El fósforo es importante porque participa en la transformación de azúcares en aceite y el potasio es muy importante porque es clave en el transporte de azúcares desde las hojas a los frutos (además se relaciona con la apertura estomática). El magnesio es importante porque es el elemento central de la clorofila y además los nogales presentan frecuentes deficiencias de magnesio. Luego están boro, zinc, hierro y cobre… No es que el resto no importe pero si se equivocan en los no estratégicos la reserva del suelo los puede ayudar. Pero si se equivocan en el N, el P, el K o en el diagnóstico del Fe, el suelo no va a ser suficiente”, explica el profesional.

FORMAS DE NITRÓGENO Y RESPUESTA DEL NOGAL

El nitrógeno (N) es absorbido por las plantas como anión nitrato (NO3) y catión amonio (NH4+). El N es un nutriente muy móvil en el suelo y en la planta, a la que llega principalmente por flujo de masas. Este elemento forma parte estructural de las enzimas y de los aminoácidos, el ADN y la clorofila. “El nitrógeno, dice Román, es de los nutrientes más estructurales en la planta, no así -por ejemplo- el potasio, que no forma parte de ninguna estructura. Por esto el nitrógeno muestra tan alto impacto ya que estimula el crecimiento vegetativo así como también la producción. Cuantitativamente es por lejos el nutriente más importante del nogal y donde no podemos equivocarnos es en el diagnóstico y fertilización con nitrógeno. Si entendemos la fisiología del nitrógeno en el nogal y su funcionamiento en el suelo tenemos la mitad del trabajo hecho”.

Explica Román que el nogal es una planta originaria de climas cálidos, lugares en que predomina el nitrato en el suelo, por lo que la especie absorbe principalmente la forma nítrica; pero en conjunto con la forma amoniacal. “Esta planta, señala el experto, siempre va a preferir una combinación nitrato-amonio a nitrato solo o amonio solo. Incluso si se aplica primero nítrico y luego amoniacal el resultado es inferior a si se aplica nítrico y amoniacal juntos. Pese a esto, todavía una gran cantidad de productores utilizan urea como fuente de nitrógeno para el nogal”. Aún más, explica que el amonio (NH4+), por antagonismo catión/catión, presenta una gran capacidad para inducir deficiencias de potasio (K+) y magnesio (Mg+2). Elementos que, como ya se estableció, son clave para el cultivo.

Por otra parte la forma nítrica no permanece mucho tiempo al alcance del cultivo. “El sistema radicular del nogal desarrolla parte importante de sus raíces cerca de la superficie por lo que cuando se cultiva en suelos livianos (arenosos o pedregosos), de alto potencial de percolación de nitrato, se suelen producir pérdidas significativas del elemento cuando la fertilización es convencional, debido a su alta movilidad en el suelo”, afirma el especialista. Lo que impacta en el medioambiente y provoca pérdidas económicas. Y peor aún, según Román, esta situación no siempre es detectada en el campo y es frecuente ver huertos manejados con altas dosis de nitrógeno aunque con poco efecto productivo.

FERTILIZANTES NITROGENADOS CON INHIBIDORES DE NITRIFICACIÓN

En la actualidad existen fertilizantes nitrogenados que mejoran ostensiblemente la permanencia de la forma amoniacal en su paso a nitrato en la zona de absorción radicular, incrementando la posibilidad de que la planta aumente de manera significativa su absorción y eficiencia de uso de N. De modo que el nogal puede alcanzar sus requerimientos y mejorar su productividad, especialmente cuando es cultivado en suelos livianos.

“Los fertilizantes que contienen dimetil pirazol fosfato (DMPP) u otras moléculas inhibidoras de la nitrificación, disminuyen de forma temporal la tasa de transformación del N amoniacal (NH4+) a nítrico (NO3). Esto permite estabilizar el nitrógeno en la zona alta de absorción radicular y aumentar la disponibilidad efectiva de N, de 4 semanas de los fertilizantes nitrogenados convencionales a 8-10 semanas”, explica el especialista en nutrición.

Distribución del nitrógeno en el perfil del suelo a los 20 días:

distribucion_n

Serna, Legaz y Primo-Millo. 1994. Soil Sci. Soc. Am. J. 58: 1817 – 24.

Distribución del nitrógeno en el perfil del suelo a los 60 días:

distribucion_n2

Serna, Legaz y Primo-Millo. 1994. Soil Sci. Soc. Am. J. 58: 1817 – 24.

“Los productos con DMPP (Novatec 21, Entec 26, Entec Perfeckt) y eventualmente otros similares con inhibidores o retardadores de la nitrificación del amonio, mantienen por más tiempo disponible el nitrógeno en la zona de absorción radicular del cultivo, por lo que disminuyen de manera importante la lixiviación de NO3 hacia las napas freáticas. Permiten así la presencia estable y conjunta de N-nítrico y de N-amoniacal, lo que mejora el uso efectivo del N por el nogal (sinergismo NO3/NH4+) y, muy importante, disminuye la contaminación de los acuíferos”, señala Samuel Román.

“Con este tipo de estrategia de fertilización nitrogenada se puede lograr una mayor producción de materia seca y homogeneidad del nogal, y así mismo mejorar el vigor y sustentación follaje-fruta, algo que vemos con frecuencia en terreno con el uso de este tipo de tecnología”. Por otra parte, estas herramientas nutricionales permiten disminuir el número de aplicaciones totales de nitrógeno y cultivar con éxito el nogal en suelos arenosos, pedregosos y de baja fertilidad.

Cabe mencionar también que el uso de aminoácidos vía foliar al inicio de las brotaciones y particularmente vía riego en forma semanal desde inicio de octubre a fin de diciembre, permiten mejorar en forma sustancial el crecimiento de los brotes, la calidad y cantidad de fruta, y la resistencia del nogal a los veranos con calor excesivo y ambientes salinos. Esto debido a la provisión expedita de una forma nitrogenada ya transformada en producto final, los aminoácidos, constituyentes de todos los tejidos y de la proteína de la mariposa.

DEFICIENCIA DE NITRÓGENO

El nitrógeno es un nutriente muy móvil dentro de la planta por lo que los primeros síntomas se observan en hojas viejas, las que entregan el nitrógeno a las hojas nuevas. La falta de N limita el crecimiento de la planta. Se inducen muy pocos brotes y las hojas adquieren un color verde pálido y son pequeñas. La clorosis es uniforme a través de las hojas. Las hojas más viejas usualmente desarrollan el color pálido antes que las hojas jóvenes que se encuentran en la parte terminal de las ramillas. Las hojas deficientes a menudo toman un color de hojas de otoño y caen prematuramente. El rendimiento usualmente es reducido.

EXCESO DE NITRÓGENO

Provoca brotes vigorosos, grandes y abundantes, así como también hojas verde oscuro y exuberantes. Esto debe ser diagnosticado y controlado. Los brotes muy vigorosos pueden tener problemas para lignificar adecuadamente antes del invierno e inducen menos fruta. Las puntas de esas ramas a menudo mueren por efecto del frío invernal. Las plantas fertilizadas en forma exagerada con nitrógeno producen menores rendimientos de frutos pequeños y de llenado tardío. En gran medida esto tiene que ver con el emboscamiento y la disminución de fotosíntesis por falta de luz. Lo que también genera etiolación de brotes (brotes largos y muy delgados, de baja calidad).

NIVELES ADECUADOS DE NITRÓGENO EN EL SUELO Y EN LA HOJA

“A nivel de suelo, señala Román, desde 30-40 ppm de nitrógeno mineral se considera como un valor adecuado para la normal absorción de nitrógeno por la planta. Menos de 20 ppm se considera bajo y deficiente para la producción y crecimiento de las plantas. A nivel foliar, en enero, entre 2,2 y 3,2% se considera adecuado para esta especie y bajo 2,2% se considera deficiente”.

Próximas Conferencias

Cursos de tu interés

Artículos relacionados