icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Febrero 2017 | Riego

Riego por pivote de semillas

Reconversión productiva de campos ganaderos de baja rentabilidad

La tecnificación del riego de un campo antes ganadero de la Región del Maule, de relieve complejo con lomajes y suelo pesado, permitió a la nueva administración firmar un contrato de arriendo de suelo para la multiplicación de maíz semilla. Un contrato a tres años que permitirá amortizar la inversión en los pivotes en menos de dos temporadas.

Al entrar en camioneta en los potreros de la zona baja del campo, 20 días después de la última lluvia (nos dijeron), para intentar llegar hasta los pivotes de riego a unos 800 m de distancia, las ruedas de la camioneta patinan en el suelo arcilloso que aun se mantenía húmedo; no logramos salir del atasco y debimos esperar a que una retroescabadora nos sacara. Sin embargo, en ese mismo suelo -pesado y con lomajes- con inclinaciones de hasta 30-40%, los pivotes se mueven sin grandes inconvenientes durante la temporada agrícola cumpliendo fielmente con los programas de riego.

El fundo en cuestión, llamado La Invernada, se ubica en la zona de Pelarco a 25 km hacia la cordillera desde la Ruta 5, y hoy pertenece a 4 inversionistas recién llegados al negocio agrícola. O sea, sus inversiones principales no están en la agricultura y entran a la actividad porque consideran que la rentabilidad potencial es atractiva y por la esperable plusvalía de la  tierra.

RECONVERSIÓN DEL NEGOCIO AGRÍCOLA

El campo, de 1.100 ha totales, presenta superficie irregular y en él se alternan zonas de lomas y de planos. Hasta hace un par de años La Invernada siempre se dedicó exclusivamente a ganadería tradicional. “Es un campo laderoso, complejo para el riego tendido o tradicional, que era lo que se practicaba aquí”, explica el administrador Gonzalo Sepúlveda, encargado de darle un nuevo rumbo productivo al fundo.

La propiedad hoy dispone de derechos de agua por cerca de 800 l/s, servidos por el canal Maule. “El problema con el riego tradicional es que por el complejo relieve las partes altas quedan secas y las partes bajas inundadas. Así el campo era muy poco rentable y ni siquiera como pradera para ganadería era bien utilizado ya que al exceso de humedad se suma el pisoteo de los animales, lo que es muy dañino para la estructura del suelo pues provoca compactación y finalmente mala calidad de pradera”, señala el administrador.

Según Sepúlveda, los antiguos dueños estaban acostumbrados a ese sistema y como no tenían intensión de invertir, al campo no se le exigía más. “Los dos últimos dueños se fueron casi quebrados de aquí”, afirma el actual administrador. “Cuando llegué hace tres años, continúa, los dueños de ahora ya llevaban un año y medio en la propiedad, pero continuaban trabajando de la misma forma que antes y los números todavía no eran azules”. Contrataron un nuevo gerente, quien tuvo la idea de modernizar la producción, de forma que los socios se dieron una última oportunidad. “Para esta ‘última oportunidad’ me consideraron a mí en el proyecto y una de las condiciones para que me quedara fue que se tecnificara el riego y se optimizaran los recursos”, precisa Sepúlveda.

Sepúlveda tenía experiencia en el cultivo de maíz ya que lo trabajaba en la zona de Parral, en suelo trumaos con riego tendido “pero muy controlado”. No había trabajado con pivotes pero sabía que funcionaban bien, sin embargo, “no había tenido la oportunidad de trabajar con un empresario que se atreviera a invertir. Al menos en este campo la única alternativa eficiente de riego eran los pivotes, por el relieve, la gran superficie y por lo automático del sistema”, explica el administrador.

MÁS DE 400 HA REGADAS POR SIETE PIVOTES

Adquirieron pivotes Zimmatic a través de la empresa Agroriego, la que desarrolló la ingeniería del proyecto y lo ejecutó. El proyecto, inicialmente dividido de dos etapas, se levantó hace dos años para ser presentado a la Ley de Fomento al Riego, de modo que los equipos fueron cofinanciados en un 47% por el subsidio conseguido a través de los concursos de la Comisión Nacional de Riego.

La idea original que llevó a invertir en pivotes fue producir maíz grano pero en paralelo a la instalación de los equipos recibieron la visita de profesionales de la empresa productora de semillas Maraseed, quienes estaban comprobando la aislación de un campo vecino (para la multiplicación de semillas es clave la aislación del cultivo). “En la conversación nos enteramos de que esta empresa, que por lo general encarga la multiplicación de semillas a terceros, desde el año pasado estaba implementando un proyecto de producción propia. Les dijimos que estábamos abiertos a un negocio de ese tipo, lo que para ellos era impensado por el gran tamaño del campo, ya que generalmente trabajan con agricultores más chicos”, señala Sepúlveda.

Según el agricultor, a la gerencia de La Invernada le pareció interesante y los cuatro socios, ante el riesgo que implica invertir en agricultura, más aun luego de varios años negativos, consideraron que esta era una apuesta segura. El contrato de arriendo les permitirá amortizar la inversión en los pivotes en menos de dos temporadas.

“La primera etapa consideró la instalación de dos pivotes centrales y este año se realizó la segunda etapa, que incorporó otros dos equipos al riego. Sin embargo, el resultado fue tan bueno el año pasado que rápidamente los inversionistas arrendaron un campo aledaño, a través de un contrato de largo plazo, para instalar otros tres equipos de modo de completar un total de 7 pivotes para regar más de 400 ha”, explica Ignacio del Campo de la empresa Agroriego, representante en Chile de los pivotes Zimmatic de Linsay.

De acuerdo a lo estipulado en el contrato con Maraseed contrataron a una persona para que se encargue del riego como parte del servicio de arriendo. “Arrendamos el suelo con agua, los equipos y una persona que riega en base a los parámetros de riego y nutrición que entrega la empresa contratante”, dice Sepúlveda. Pero paralelamente están incorporando nuevas herramientas tecnológicas: “Acabamos de contratar, continúa, el sistema de telemetría para control remoto de los equipos, lo que nos permitirá programar o cambiar la programación de los pivotes incluso desde un celular. Eso va a estar operativo desde esta temporada”.

CAMPOS CON RIEGO POR PIVOTE PARA MULTIPLICACIÓN DE SEMILLAS

La última etapa de la multiplicación de semillas corresponde al hibridaje, en el proceso se incrementa el volumen de semillas y se pone en juego 10 temporadas de desarrollo y multiplicación del material genético. 5 años de trabajo en el hemisferio norte y 5 más en el hemisferio sur. El hibridaje corresponde a la cruza de dos líneas puras, evento para el que se requiere de superficies de gran envergadura.

Explica Ignacio del Campo que luego de varios años de escasez hídrica en Chile las empresas de semillas están buscando campos con riego tecnificado para multiplicar con seguridad sus semillas. Además, “la tremenda sequía en EEUU ha afectado a todos los granos y así mismo ha repercutido en la multiplicación de semillas. Por esto los pivotes están siendo requeridos, en diferentes zonas de riego del país, para regar semillas principalmente de maíz, raps, maravilla y soja”, señala el profesional de Agroriego.

Para las empresas semilleras es una gran pérdida si un agricultor no llega al rendimiento esperado. Por ejemplo, en el caso del maíz grano el mercado no se ve afectado por las mermas que sufra un productor particular, pero en el caso de las semillas, si no se llega a los rendimientos proyectados, la empresa pierde parte de su genética e incumple compromisos como proveedor de semillas para la siguiente temporada. Por esta razón esas empresas buscan agricultores con riego tecnificado ya que les asegura que si todo los otros manejos se hacen correctamente, van a lograr los rendimientos programados.

En este tipo de contrato el agricultor que arrienda no debe cumplir con exigencias de rendimiento, pero –por ejemplo-, si hay problemas con los pivotes es responsabilidad de quien arrienda el suelo mantener los sistemas de riego operando. “El contrato que firmamos este año, proyectado a tres años plazo, define que el pago es al contado (temporada anticipada) y con eso están pagando un servicio que van a utilizar los próximos 3 a 4 meses. Ese servicio debe ser integral, partiendo por el correcto funcionamiento de los equipos de riego, para lo que comprometemos una capacidad de reacción de 24 horas, ya sea si tenemos problemas con la energía, con el agua o mecánicos. Salvo fuerza mayor.

Como ya se dijo, los derechos de agua del campo son servidos por canal Maule (aguas del río Maule) pero ante las malas proyecciones de la próxima temporada de riego en La Invernada están prospectando aguas subterráneas y proyectan perforar tres pozos profundos de respaldo que les garanticen el agua para los sistemas de riego.

¿DÓNDE INSTALAR OTRO PIVOTE?

En La Invernada ya están tan convencidos de los beneficios del riego por pivote que quisieran instalar todavía más de estos equipos, es así que están barajando todas las alternativas. “En la parte más alta del campo (faldeo de cordillera) hay un sector con torres de alta tensión. Estamos en conversaciones con la empresa eléctrica y al parecer el costo de trasladar esa línea de transmisión es abordable. Si despejamos esa área podríamos instalar otro pivote y entonces sí que tendremos cubierto el 100% de la superficie del fundo que es viable regar con pivote. Pero eso será para la próxima temporada”, manifiesta Sepúlveda.

Gonzalo Sepúlveda asegura que existen muchos campos que pueden estar en la misma situación que mantenía con números rojos a La Invernada, pero así mismo piensa que la mayoría de los agricultores no han tomado conciencia de que pueden solucionar sus problemas a través de la incorporación de tecnología.

LOS PIVOTES SON UN SEGURO CONTRA LA SEQUÍA… Y LOS TERREMOTOS:

Con el pasado terremoto se dañaron dos gigantescos sifones del canal Maule afectando la parte final de la temporada de riego 2010. Luego se logró reparar parcialmente uno de los sifones y funcionar a un 70% de la capacidad del canal. En La Invernada alcanzaron a cultivar maíz grano. “Gracias a que teníamos los pivotes no nos afectó o al menos no lo notamos. Si todavía hubiéramos estado regando con el sistema tradicional hubiéramos regado solo un 20 ó 30% de la superficie regable”.

¿PARA QUÉ OTROS CULTIVOS SE ESTÁN ADQUIRIENDO PIVOTES EN CHILE?

Según Ignacio del Campo, el cultivo principal sigue siendo maíz, en segundo lugar se ubica el total de las semillas: maíz, raps, maravilla y soja (principalmente), junto a remolacha y en tercer lugar el riego de praderas. “En el sur el sector lechero ha comenzado a desarrollarse siguiendo el modelo productivo de Nueva Zelanda, el que es muy intensivo en el uso de praderas para alimentación de animales. En este modelo la producción de leche se concentra más en primavera y verano y prácticamente no se produce en invierno. En tanto que en Chile es más o menos 70% en primavera y verano y 30% en invierno. Esto se basa en la curva de lactancia. Los chilenos han comenzado a darse cuenta de que si concentran su producción hacia el verano necesitan regar sus praderas”.