icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Marzo 2020 | Energía

Reducción del costo energético, la contaminación y la huella ecológica

¿Por qué es rentable abastecer procesos productivos con energía solar fotovoltaica?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la agricultura es el mayor consumidor de agua en todo el mundo, y el riego representa el 70 % de las extracciones de agua dulce para uso humano y la producción de alimentos representa el 20-30% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Dr. Gerardo Arancibia Moreno, consultor especialista en eficiencia energética y energías renovables. gerardo@elementalenergy.cl

Para lograr un desarrollo sostenible y competitivo necesitamos reducir urgentemente nuestra huella ecológica cambiando la forma en que producimos y consumimos bienes y recursos. La sostenibilidad integral es hoy ya un requisito para las empresas de todos los sectores y también, por lo tanto, para las del sector alimentario.

Los esfuerzos para fomentar el autoconsumo de energías limpias han comenzado a dar resultados: más del 20% de la potencia eléctrica mundial es generada por fuentes renovables. Aun así, se requieren mejoras significativas en la financiación de plantas fotovoltaicas de pequeña y mediana escala para uso industrial, mayor compromiso político y la voluntad de los países para adoptar estas nuevas tecnologías a mucha mayor escala en todos los sectores productivos para garantizar un acceso a fuentes de energía fiables y económicas.

¿QUÉ ES EL AUTOCONSUMO FOTOVOLTAICO INDUSTRIAL?

Es una de las mejores opciones para conseguir reducir el costo energético, la contaminación y la huella ecológica. Este modelo consiste en producir energía eléctrica mediante una instalación fotovoltaica conectada directamente a la red interior de la empresa y consumirla instantáneamente en el o los procesos productivos que se desarrollen durante el día solar y siempre con el respaldo de la red eléctrica local para garantizar una producción energética estable.

Si sobra energía de la planta fotovoltaica y según la normativa eléctrica vigente en cada país será posible, inyectar el excedente energético a la red y acumularla en ella para su uso posterior (en la noche consecutiva o en los meses de menor producción solar) o venderla a la compañía eléctrica.

Si no existe normativa, es posible utilizar la energía fotovoltaica sobrante para calentar agua o aire de procesos (lavado o secado de frutas, climatización, etc.) o acumularla en baterías o modificar el inicio de algún proceso productivo para consumir ese ‘peak’ de energía.

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE EL AUTOCONSUMO FOTOVOLTAICO?

Este modelo productivo es aplicable a cualquier usuario que sea consumidor de energía eléctrica con la posibilidad de uso de cubiertas o suelo propios o cercanos para ubicar la instalación fotovoltaica.

Gracias a diversos modelos de negocios, subvenciones y préstamos especiales, la inversión realizada en una planta solar fotovoltaica se recuperará desde el primer día y comenzará a ahorrar en la factura eléctrica.

  • Los principales beneficios que presenta autoconsumo fotovoltaico están en que:
  • Puedes generar de manera propia, limpia y costo competitivo parte de la energía que consumes.
  • La energía generada por tu instalación es hasta un 70% más económica que la que se adquiere de la compañía eléctrica.
  • Tienes una garantía de producción de la instalación y una vida útil de 25 años.
  • La inversión la recuperas con los ahorros energéticos generados en un periodo de 3 a 5 años.
  • Mejora la competitividad de tu negocio o empresa.
  • Mejora tu imagen de marca. Apostar por la eficiencia, la innovación y las energías renovables aumentan la responsabilidad social corporativa y mejora la imagen de marca de manera considerable añadiendo un valor diferencial que en ciertos sectores también es un plus para situarse en una posición estratégica.
  • Por estas razones y por el favorable marco legal y social de las energías renovables miles de empresas en nuestro país y América Latina están replanteando su modelo energético.

¿QUÉ MODELOS DE FINANCIACIÓN EXISTEN?

Hasta ahora, además de algunos instrumentos de subvención estatales, el modelo de financiación más difundido era el modelo ESCO que evita cualquier tipo de gastos o inversión inicial en equipos o sistemas por parte de la empresa consumidora: La ESCO diseña, financia, instala, opera y mantiene la planta fotovoltaica por un período de 15 años y la empresa consumidora compra toda la energía generada por los paneles solares a una tarifa inferior, que por lo general es de un 15% menor al precio de la energía que anteriormente era comprada a la distribuidora eléctrica.

Nuevo modelo de financiación 2020: En el marco del convenio de cooperación suscrito por el Ministerio de Energía, BancoEstado y la Agencia de Sostenibilidad Energética se ha creado un nuevo modelo para el financiamiento a proyectos de eficiencia energética y energías renovables para las empresas y personas bajo el modelo de leasing y renting.

Este modelo logran reducir el costo energético un 70% y las cuotas anuales del préstamo se pagan casi por completo con los ahorros enérgicos del sistema fotovoltaico en los primeros 6-7 años y luego, si la planta fotovoltaica está bien diseñada e instalada, quedaran aun 18-19 años donde el sistema seguirá generado ahorros enérgicos a costos muy próximos a cero al valorar la simple limpieza y mantención periódica de la planta fotovoltaica realizable por el propio usuario.

Esta es una alternativa que recomendamos evaluar, accesible para empresas y personas que busquen hacer el cambio hacia una energía más amigable y económica, sin que esto represente una inversión inicial exorbitante.

Más información en  https://bit.ly/2PLopeP