icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Marzo 2017 | Empresas

Redes de distribución presurizadas para riego

Sistemas de distribución de agua para riego

La distribución del agua para riego, durante siglos se ha realizado del mismo modo, a través de canales de riego (revestidos o sin revestir), y en las últimas décadas se ha implementado incluso algunos sistemas de entubamiento de canal.

Un entubamiento de canal consiste básicamente en reemplazar el hormigón por tuberías (enterradas o no), y las compuertas manuales de canal, por válvulas manuales. De modo que un canal sin revestir, un canal revestido, o un entubamiento de canal, prácticamente poseen las mismas pérdidas operativas y no implican necesariamente un avance en la gestión del agua, puesto que no hay un control adecuado, ni registros. Es lo mejor que podíamos hacer… hasta ahora. 

¿Cuáles son las pérdidas operativas en la distribución del agua de riego?

Son ampliamente conocidas las pérdidas por evaporación e infiltración, sin embargo, existen pérdidas en la distribución del agua de riego menos conocida que pueden igualar o superar las anteriores, las pérdidas operativas, que están dadas por la incertidumbre y la falta de control en la distribución. Por ejemplo, si a un agricultor que recibe agua por canal, se le consulta: ¿qué volumen de agua recibió hoy? simplemente no tendrá respuesta, o la respuesta será “x horas de agua”, lo cual es tan inexacto como no tener respuesta, éstas son las pérdidas operativas.

Entonces, las pérdidas operativas corresponden al exceso de agua que se entrega a un cultivo, y se desconoce por falta de control o medición, provocando un ineficiente uso del agua de riego e incluso un daño a la calidad o cantidad de la producción en dicho cultivo. 

De modo que en los actuales sistemas de distribución por canal o simple entubamiento, un agricultor podría recibir un 30% menos, un 30% más o el 100% más del agua que requiere o que le corresponde y nadie es capaz de detectarlo, es decir, la incertidumbre es enorme.

¿Cuál es la causa de esta ineficiencia?

El origen de este problema radica en las limitaciones de la infraestructura existente, que posee un control muy limitado, es inexacta, no mide volúmenes de agua o caudales y no entrega registros por cada usuario.

¿Existe una forma de mejorar la gestión en la distribución del agua de riego? 

Sí, por supuesto, así como ya lo han hecho en España, Israel  y otros países del mundo. La solución a este tema son las REDES DE DISTRIBUCIÓN PRESURIZADAS PARA RIEGO. 

¿En qué consiste el control de la red?

El control de la red se logra implementando Válvulas Hidrantes en la entrega a cada predio, controladas por un sistema de telemetría muy simple de operar. De este modo se puede controlar el tiempo de entrega de agua a cada predio, regular el caudal y la presión, además de obtener registros del volumen entregado por usuario, por día.

¿Cómo  se logra una menor inversión que un simple revestimiento con hormigón?

En la etapa de diseño se puede dimensionar la obra con un alto nivel de optimización, utilizando el software de ingeniería GESTAR, el cual fue concebido precisamente para el diseño óptimo de este tipo de obras, desarrollado por la Escuela Politécnica Superior de Huesca, Universidad de Zaragoza, y validado durante casi dos décadas en España y otros países. Si el diseño de una red de distribución para riego no se realiza con GESTAR, la obra resultante es de un alto costo.

¿Cómo se obtiene el ahorro de energía?

Es simple, al presurizar el agua en una tubería, la diferencia de cota entre el  inicio de la red (por ejemplo, un acumulador) y el punto de entrega a una parcela, se transforma en presión disponible, la cual a partir de cierto valor puede ser una presión útil para utilizar en un sistema de riego por goteo dentro de una parcela particular, es decir, se puede disponer de presión para tecnificar un riego tecnificado sin consumo energía eléctrica.

Sin embargo, esto es posible sólo si se cuenta con un sistema de control centralizado (hidrante más telemetría), de lo contrario al no tener control sobre la apertura y cierre de cada válvula de la red,  el sistema no puede garantizar la presión, y aunque esté presente, la presión sin control ya no es útil.

En definitiva:

Son un aporte importante a la gestión de cuencas y uso sustentable del agua.

captura_de_pantalla_2015-09-02_a_las_11.58.21Michel Maureira Órdenes

Gerente Hidroamb

m.maureira@hidroamb.cl

www.hidroamb.cl