icon-category icon-close icon-closequote icon-down icon-download icon-evento icon-facebook icon-instagram icon-lang icon-linkedin icon-lupa icon-menu icon-next icon-openquote icon-paper icon-pluma icon-popular icon-prev icon-send icon-share icon-twitter icon-ultimo icon-video icon-youtube share-facebook share-gplus share-linkedin share-mail share-twitter

Junio 2021 | Noticias

Informe Agro-meteorológico del Ceaza

Recomendaciones para cultivos de nogal, almendro y vid vinífera en la región de Coquimbo

Diversas recomendaciones de manejo para cultivos de nogal, almendro y vid vinífera, entre otros establecidos en la región de Coquimbo entregó el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (Ceaza), en su último informe de mayo.

En su análisis agroclimático, el reporte explica que en marzo, la Evapotranspiración Potencial (ET0) en la región siguió su patrón anual típico en disminución hacia otoño, cuando los requerimientos hídricos se reducen. Los valores fluctuaron entre 76 y 79 mm/mes para las provincias de Elqui, Limarí y Choapa. En general, agrega el informe, “la cantidad de agua necesaria para riego está en el rango intermedio para el mes comparado con los últimos 3 años para Limarí y Choapa, levemente mayor en Elqui”.

En el caso de los Grados Día, en general hasta abril, se mantuvieron entre un -5% y un -15%, menores comparado con lo registrado el año pasado. “La baja acumulación de Grados Día podría haber retrasado un poco el desarrollo de las fases fenológicas que están ocurriendo al final de la temporada”, explica el informe.

EVALUACIÓN Y MANEJOS POR ESPECIE

El reporte analiza la situación según cada especie cultivada en la región y aporta algunas recomendaciones.

En Nogal (Junglans regia), en marzo terminó la cosecha de la variedad Chandler y las recomendaciones del informe son: Establecer programas de riego para reponer el 30% de la evapotranspiración del lugar y evitar que el perfil de suelo baje del 50% de humedad aprovechable. En las variedades más tardías, finalizar los programas de fertilización con Nitrógeno, Fósforo y Potasio de poscosecha.

Respecto de la cosecha, deben ser acuciosas y rápidas, guardando el fruto bajo sombra y despacharlo rápido para el proceso de partido. En cuanto al secado, tratar que sea rápido “para no perder la calidad extra light de la nuez, evitar dejar por más de 5 días la nuez en pelón en contacto con el suelo”. También analizar el pelón de la nuez cosechada para verificar los niveles de Boro y Potasio que quedaron en el suelo. En cuanto a la poda, definirlas y realizarlas durante el mes de mayo para evitar el ingreso de hongos y bacterias a través de las heridas en la madera. Por último, verificar el avance de la defoliación del árbol para programar aplicaciones de cobre.

Para Almendro (Prunus dulcis), en mayo inició el periodo de receso, lo que se traduce en la caída importante de hojas y una menor demanda de agua. Por ello sugiere detener el riego “por un par de semanas para incentivar su entrada en dormancia invernal”.

Si la cosecha ya concluyó, se proponen tres acciones: “dar un riego largo para lavar sales del perfil de suelo; dejar a Capacidad de Campo el huerto y detener los riegos esperando los eventos pluviométricos de otoño e invierno”. En caso de ausencia de lluvias, en las 2 semanas siguientes, comenzar un programa de riegos de invierno para evitar que el suelo se seque. Antes de detener el sistema de riego, dejar las líneas de riego lavadas y descoladas; revisar presiones, el estado de las bombas, los sistemas de tableros y filtros.

Dependiendo de la cantidad de hojas caídas, la recomendaciones son dos: Lavar los huertos para reducir la población de ácaros u otras plagas (usando detergentes o aceites de uso agrícola). El estudio advierte el ataque de arañitas bimaculada, roja, parda y una nueva arañita presente en los huertos: Tetranichus dessertorus, muy agresiva a nivel de yemas. Otra recomendación aplicar productos a base de cobre para evitar el ingreso de hongos y bacterias de la madera (con 50% a 80% de hojas caídas).

A nivel del suelo, se sugiere analizar, en el pelón de la fruta cosechada, los niveles de Nitrógeno, Fósforo, Potasio y Boro, para establecer el porcentaje de reservas en el huerto al final de la temporada. En cuanto a la poda, realizarla durante mayo, protegiendo inmediatamente todos los cortes con pasta fungicida. Además, limpiar el huerto de las malezas de otoño y dejarlo despejado antes del inicio de las lluvias. Más adelante considerar incorporar herbicidas residuales de suelo-activos, indica el reporte.

Respecto de Uva de Mesa (Vitis Vinífera), las recomendaciones para son: Efectuar riego para el lavado de sales y llenar el perfil para evitar problemas en la estructura del suelo. Iniciar las podas y la colocación de amarras en las variedades más tempranas. De ser posible, incorporar los restos de poda al suelo como enmiendas.

En términos sanitarios, el reporte sugiere eliminar del predio todo el material de descarte y restos vegetales para evitar la formación de inóculos de hongos en la siguiente temporada. Comenzar programas de desinfección de la madera para bajar presión de estados invernantes de hongos y plagas. Además, efectuar programas de control de maleza con herbicidas suelo-activos de pre-emergencia.
 También analizar los niveles de arginina y almidón en raíces para definir el estado nutricional de las 
reservas.